www.diariocritico.com

Theresa May anuncia el 'Bréxit'

martes 17 de enero de 2017, 19:33h

A mediodía de hoy, 17 de enero de 2017, en el mismo lugar que fuera la sede del Museo de Londres, en Lancaster House, donde en 1979 se firmó la independencia de Rhodesia, la actual Zimbabwe, la Premier del Reino Unido, TheresaMay, ha presentado sus ideas para abandonar la Unión Europea. Ha comenzado su discurso manifestando que hacía seis meses, el pueblo británico votó por abandonar la Unión Europea, y aquella votación, según ella, se hizo con los ojos abiertos, creyendo que conducía hacia un futuro mejor.

Entre otros argumentos, manifiesta que las tradiciones políticas entre los países europeos y Gran Bretaña son diferentes y por ello, las instituciones supranacionales creadas por la Unión Europea se sienten muy incomodas con la historia política y el modo de vida de Gran Bretaña. La Unión Europea ha podido considerar a Gran Bretaña como un Estado miembro incómodo y Gran Bretaña, por su parte, ha entendido que no ha habido suficiente flexibilidad en muchos asuntos importantes para la mayoría de los británicos.
La líder británica tiene clara su posición, que no es sino la de abandonar la Unión Europea, dando certidumbre al proceso que se va a iniciar, tratando al mismo tiempo de construir una nueva asociación “positiva y constructiva” entre Gran Bretaña y la Unión Europea.

Una importante mención del discurso se ha dirigido a su voluntad de fortalecer la Unión entre las cuatro naciones del Reino Unido: Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte. Esta referencia es lógica si se tiene en cuenta que en Escocia el resultado a favor de la Unión Europea alcanzó el 62% y el Brexit el 38%; en Irlanda del Norte el voto para continuar en la Unión Europea fue de 55.8% mientras que el de abandonar la pertenencia de la Unión alcanzó el 44.2% de los votos. Es por ello por lo que TheresaMayanuncia que va a trabajar con las administraciones de Escocia, Gales e Irlanda del Norte. Por otra parte, plantea que en el futuro tendrá una frontera terrestre con la Republica de Irlanda y que trabajará por ofrecer una solución practica, sin necesidad de volver a las fronteras del pasado.

Entre las ventajas que ofrece la Primera Ministra a los británicos sitúa en primer lugar el control de la inmigración, asunto que conoce sobradamente al haber sido titular del Ministerio del Interior y sobre lo que manifiesta que no se puede controlar la inmigración si existe libre circulación con los Estados de la Unión Europea. Este ha sido el verdadero caballo de batalla que ha hecho bascular la opinión de los votantes a favor del Brexit, vinculada a esta cuestión ofrece garantizar los derechos de los ciudadanos de la Unión Europea que viven en Gran Bretaña y los derechos de los ciudadanos de Gran Bretaña que viven en los Estados miembros, pero sobre esto manifiesta simplemente que planteará un acuerdo sin dar más referencias.

Otro de los grandes aspectos que ha considerado en su discurso es el de realizar un ambicioso Acuerdo de Libre Comercio referido a los bienes y servicios sin que ello suponga mantenerse en el Mercado Único, reconociendo y aceptando, por tanto,lo que los líderes europeos ya le han dicho de modo claro y terminante: que la Unión Europea no le permitirá permanecer enel Mercado Único si elimina alguna de las cuatro libertades en las que se fundamenta (bienes, capitales, servicios y personas). Por lo tanto, plantea un Tratado de libre comercio en el que se incluya por ejemplo, la exportación de camiones y automóviles o la libre prestación de servicios financieros.Quiere llegar asimismo a un acuerdo aduanero con la Unión Europea, en todo caso, anuncia que realizará también acuerdos comerciales con otros países en su propósito de negociar con todo el mundo.

La Primera Ministra Británica, en suma, ofrece realizar un Brexit suave y ordenado “A smooth, orderlyBrexit”. Pretende alcanzar un acuerdo en dos años, sobre la base del artículo 50 poniendo en marcha un proceso que dé tiempo a las empresas para que puedan planificar y adecuarse a la nueva situación… “Trataremos de evitar un acantilado perturbador”.

El discurso finaliza con una referencia destinada a considerar el daño catastrófico que se sufriría si no se llegase a un acuerdo positivo. Si se pusieran obstáculos al comercio se pondrían en peligro las inversiones en Gran Bretaña por empresas de la Unión Europea por valor de medio billón de libras; la pérdida de acceso de las empresas europeas de los servicios financieros de la City de Londres; la puesta en riesgo de las exportaciones de la Unión Europea a Gran Bretaña por un valor aproximado de 290 mil millones de libras anuales; la interrupción de las cadenas de suministro de muchas empresas que dependen de la UE; los efectos de la industria automotriz de Europa; así como los efectos en sectores como la energía, alimentos y bebidas, productos químicos, productos farmacéuticos y agrícolas; aludiendo que la voluntad de castigar a Gran Bretaña produciría efectos muy catastróficos no propios del acto de un amigo.

Se ha dicho por la Secretaría del Tesoro británico, que el Brexit duro podría costarle al Reino Unido hasta 73 mil millones de euros al año, cerca del 10% del PIB y la noticia del Brexit, y el miedo en los mercados han venido propiciando caídas de la libra esterlina así como un aumento de la inflación. La libra está destinada a tener una posición débil constituyéndose una de las peores divisas del mundo, una posible recesión y una fuerte inflación son amenazas que también aparecen en el horizonte, no olvidemos que tiene Reino Unido de importar materias primas, combustible, alimentos, bienes de consumo... No parece muy claro el futuro de la economía en el Reino Unido y el impacto en las inversiones. Inevitablemente la City va a sufrir las consecuencias y se producirá un desplazamiento de poder económico, un abandono de entidades financieras que cerrarán progresivamente sus oficinas buscando nuevos centros europeos de operaciones.

El discurso no ha ofrecido una información adicional nueva, salvo la aceptación de renunciar al Mercado Único por parte de Gran Bretaña. No parece que la Unión Europea tenga mucha prisa en dar una contestación en la que se señale su posición, ya que hasta el final de las elecciones francesas y alemanas no puede calcularse la capacidad de maniobra de los mayores líderes europeos y, consecuentemente, cuál es el proyecto de reconstrucción de la Unión Europea, una vez que el Reino Unido active el artículo 50 del TUE.
Hay un punto que también debe resaltarse, TheresaMay desea el éxito para Gran Bretaña pero también desea el éxito para la Unión Europea. No quiere la desintegración de la Unión Europea, no quiere que esto suceda. La Unión Europea debe tener éxito: “EU shouldsuceed” y lo manifiesta claramente con las siguientes palabras: “We do notwanttounderminethe Single Market, and we do notwant to undermine the European Union. We want the EU to be a sucess and we want its remaining member states to prospers” Algo así como, no queremos socavar el Mercado Único, no queremos socavar a la Unión Europea. Queremos que la Unión Europea sea un éxito y queremos que sus Estados miembros prosperen.

Concluyamos que la Primera Ministra británica podría haber acabado su discurso con una de las frases más memorables de Winston Churchill: “Soy optimista. No parece muy útil ser otra cosa".

Rogelio Pérez-Bustamante

Catedrático Jean Monnet ad personam

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios