www.diariocritico.com

Entrevista - Concepción Dancausa, delegada de Familia y Asuntos Sociales

"No podemos obligar a nadie a dormir en un albergue"

Seis meses después de acceder al cargo, la delegada de Familia y Asuntos Sociales del Ayuntamiento, Concepción Dancausa, habla para Madridiario de los problemas de los sin hogar y de los nuevos retos que supone la Ley de Dependencia.
La consejera de Asuntos Sociales, Gádor Ongil, sostiene que la mayoría de los dependientes madrileños ya estaban atendidos antes de la aprobación de la Ley de Dependencia. ¿Suscribe esta afirmación si nos referimos a Madrid capital?
Sin la menor duda. El Ayuntamiento está atendiendo en este momento a 102.900 personas mayores a través de 83.349 teleasistencias, 44.000 ayudas al domicilio y 6.000 plazas en residencias, ya que tienen algún grado de dependencia.

La Comunidad ha emitido una orden por la que los servicios sociales de los ayuntamientos deberán tramitar las solicitudes de dependencia y elaborar un informe sobre el entorno del solicitante. ¿Está preparado el Consistorio madrileño para llevar a cabo esta tarea?
Antes de que saliera esa orden, ya recibíamos las solicitudes y tramitábamos los expedientes desde los centros de Servicios Sociales. Ahora debemos cumplir el plazo de seis meses que establece la ley. Para ello hemos elaborado unas instrucciones que transmitiremos verbalmente a los directores de los centros de servicios sociales.

¿Pueden afrontar este trabajo con los medios de los que disponen ahora?

Vamos a necesitar algún refuerzo, porque todas las personas que deseen el rconocimiento de la situación de dependencia lo pueden pedir ahora y va a crecer el número de solicitudes. Además, si queremos respetar los plazos, tenemos que ser mucho más ágiles, por lo que necesitaremos especialistas en gestión administrativa.

¿Esperan recibir ayuda externa?
Vamos a pedir a la Comunidad que nos ayude a financiarlo, según está previsto en la Ley de Servicios Sociales, que recoge que, cuando la comunidad autónoma solicita a los ayuntamientos servicios que no les corresponden, debe financiarlos.

Usted destacó, en la presentación del programa de su departamento para esta legislatura, “la importancia de los recursos que el Ayuntamiento recibirá tras la aprobación de la Ley”. ¿A qué se refería exactamente?
Aún no hemos recibido nada, porque no se han aprobado los presupuestos de 2008, pero espero que si el Ministerio transfiere dinero a las comunidades autónomas, estas destinen una parte a los ayuntamientos. Tampoco sabemos por qué modelo optará Madrid, ya que la ley deja elegir a las autonomías la gestión de las ayudas a la dependencia. Esta ley era una oportunidad para que los servicios sociales, que no cuentan con una legislación a nivel nacional similar a las de sanidad o educación, tuvieran unos mínimos comunes para todas las comunidades autónomas. Esto habría facilitado mucho la gestión tanto a las administraciones públicas como a las empresas.

Vamos con la campaña del frío. Usted visitó hace poco el albergue de San Isidro y anunció que arreglarían las humedades y lo adaptarían a las nuevas necesidades. ¿Tan mal estaba?
El albergue es de 1947 y precisa de algo más que de un simple cuidado. La remodelación se irá haciendo poco a poco, porque no dejará de funcionar  por ello, y empezará en enero de 2008. De cualquier forma, hemos inaugurado el Centro Luis Vives, que está en magníficas condiciones. Ahora hay más de 6.649 plazas en total para los 127 días que dura la campaña; cinco mil de ellas son hoteleras, lo que significa que 1.649 de ellas son plazas estables. Hay de sobra, si tenemos en cuenta que ahora hay 174 personas atendidas.

La fecha fijada este año para arrancar la campaña fue el 26 de noviembre. ¿Qué habría pasado si hubiera helado antes de esa fecha? ¿Y qué pasará si nieva después del 31 de marzo, fecha en la que termina?
La Campaña del Frío es un concurso público y hay que hacerlo en las fechas que se han señalado en ese documento. Eso no quiere decir que no haya cierta flexibilidad, porque sabemos que el tiempo es imprevisible. Antes de que empezara, quedaban plazas libres para cubrir esa contingencia.

El año pasado el dispositivo especial de Vallecas se abrió en caso de emergencia y permaneció operativo durante 90 días ininterrumpidos e improrrogables. ¿El procedimiento se repetirá este año?
Ese dispositivo ya se ha activado. Si ahora tenemos 174 personas atendidas, hay plazas libres de sobra. La idea es que ninguna persona que no tenga techo duerma en la calle por falta de plazas.

Todos hemos visto a personas durmiendo en la calle en plena campaña del frío. ¿Por qué, si hay plazas de sobra?
Porque no quieren ir.

¿Y por qué cree que algunas personas prefieren dormir en la calle a pernoctar en un albergue?
Muchas personas sin hogar tienen problemas de salud mental, o de drogadicción, o de alcoholismo, y no podemos obligar a nadie a dormir en un albergue si no quiere. Además, nuestro objetivo no solo es paliar esa situación, sino que esas personas vuelvan a tener su propia vida. De hecho, tenemos muchas personas que están retornando a su vida anterior, en concreto, el nueve por ciento. Es una cifra que hay que valorar desde el punto de vista social, porque estas personas tienen problemas tan graves que les cuesta mucho reinsertarse.

¿Disponen los albergues de psicólogos?
En todos los centros hay psicólogos y médicos. Es más, en la visita que hice al albergue de San Isidro vi que todas las personas que viven allí toman su medicación.

Algunos se quejan de que tienen que volver a la calle a primera hora de la mañana, cuando aún no ha amanecido. ¿Han pensado en flexibilizar los horarios?
Hemos tratado de adaptar todos los servicios a los problemas de las personas a las que se dirigen. Incluso tenemos plazas específicas para alcohólicos y drogodependientes, además de centros de baja exigencia, a los que pueden acudir a cualquier hora. Durante el día, en San Isidro, incluso hay clases voluntarias de manualidades y actividad física, pero para gestionar un centro donde duermen 120 personas es necesario atenerse a unos horarios.

ONG como Solidarios para el Desarrollo han pedido al Ayuntamiento plazas estables para los sin hogar. ¿Adónde van los indigentes que han accedido a las plazas especiales de la Campaña contra el Frío?
En primer lugar, el Ayuntamiento de Madrid es el que más plazas tiene de toda España, pero no se trata de crear más plazas para que la gente se cronifique sino de hacer un trabajo social con ellos para que vuelvan a su vida normal. Por tanto, al margen de que creemos más plazas en la próxima legislatura, lo importante será a cuántos logremos reinsertar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios