www.diariocritico.com

La boina de la Historia

viernes 24 de noviembre de 2017, 14:25h

La historia, es decir la colección de acontecimientos pasados que han quedado en los textos, es una fruslería. Para muchos, la historia es la madre de todas las excusas -en el monotema catalán no hago más que leer un Memorial de Agravios que se remonta hasta el año 840, siglo noveno, en que un tonto con lanza, Wifredo el Velloso, Guifré el Pilós en catalán, fue el último conde de Barcelona nombrado por la monarquía franca y fue el primero en pensar lo de que La pela es la pela así que decidió dejar sus posesiones en herencia a sus churumbeles.

Guifré era hispano godo. No catalano-godo, no franco-godo; pero hispano godo. Y era un tipo tan tonto como brutal. Se hizo famosete en su época porque dio muerte de manera poco cristiana y nada caballerosa al condeSalomón, sucesor por ley y derecho de Sunifredo de Urgel.

Eran tiempos raros, el imperio carolingio se desmenuzaba en condados y principados y al Pilós no le parecía bien que estando el río revuelto no fuera él uno de los que pillara cacho así que asesinó a lo bestia al legítimo Conde de Urgel, Salomón, y se nombró a sí mismo conde-de-todo. Su importancia en la cosmogonía indepe catalana es solo porque, aprovechando el ruido, se robó las nueces y, por primera vez en este tipo de condados, nombró herederos a sus hijos, eso sí, con el beneplácito de los reyes francos que seguían vigilando "su" reino. De esta manera asentó las bases de la riqueza patrimonial de la casa Condal de Barcelona. Vamos, un expoliador en tiempos de expoliadores.

Casi 1.200 años después de las burradas del medieval Pilós, los indepes siguen adorando al bruto y ya hasta declaran, con dos bien puestos, que el catalán es el parlamento más antiguo del universo mundo. Afortunadamente, la UNESCO puso los puntos sobre las íes hace ya algunos años y declaró las Cortes de León de 1188 como el Primer Parlamento del Mundo. Esto, por supuesto, a los indepes no les parece más que otro acto facha de la humanidad conchabada unánimente contra ellos, pobrets, que no mes volem votar, quina pena donem.

Era la época en que el “Cid lloraba de los ojos” y cortaba cabezas con sus espadas Tizona y Colada y a veces lo hacía de parte de los cristianos y a veces, las más, para engrandecer los dominios de los moros, Al-Muqtadir primero y luego otros, desde Zaragoza abriéndoles una brecha hasta el mar por Morella. En el camino, el mercenario y poco amigable Cid Campidoctor, otra bestia parda con la ética de un banquero, se merendó con patatas a Berenguer Ramón II, conde de Barcelona, protomártir indepe y un asesino tan bestial que ha pasado a la historia como el Fratricida.

En fin, podríamos seguir ilimitadamente pero al final solo hay una pregunta: ¿a quién coño le importa tanto todo eso como para que su vida hoy, en el siglo 21, esté mediatizada por lo que hicieran un montón de brutos hace mil años? Mayoritariamente los humanos damos por sentada una deuda de sangre, honor calderoniano y herencia antigua con la historia y solemos citarla -mal- y embadurnarnos con ella como si de un ungüento mágico se tratara.

La verdad, sin embargo, es que intentar explicar el hoy con las burradas del ayer es intelectualmente insostenible. Que el cupo vasco tenga cabida constitucional porque se remonta a los tiempos del reino de Navarra allá por el 1100 es de cachondeo. Que los catalanes se sientan herederos directos de Guifré el Pilós; los valencianos de Jaume I y algunos andaluces de Abderramán III (Pedro Ignacio Altamirano), más allá de lo folclórico, a mí me da la risa. Que en un mundo interconectado por electrones transliterados en unos y ceros que salen de la atmósfera, rebotan de satélite en satélite y regresan a la tierra para decirnos a cada instante en que punto de la autopista estamos, las decisiones políticas y sociales se tomen porque hace un montón de siglos un asesino matara a su hermano o a su padre o arrasara una ciudad a sangre y fuego, es de cornetín. Tenemos que cambiar la constitución, sí, pero primero tenemos que desenroscarnos la boina.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios