www.diariocritico.com

World Mobile Congress, conexión Macondo

lunes 26 de febrero de 2018, 13:01h

Hay en Cataluña un grupo de zurumbáticos que vive una ensoñación colectiva muy parecida al estado de lentificación mental que invadió Macondo por los tiempos de la Peste del Insomnio. Ahora, despreciando los 15 millones de euros que pone MadriT para subvencionar la cosa, despreciando los 13.000 puestos de trabajo temporales que el WMC genera y escupiendo los 470 millones de euros de negocio a la cara de quienes los generan, Ada Colau, la alcaldesa sin criterio y Roger Torrent, el bedel ascendido a ujier, pretenden cargárselo a toda costa porque la Nova Ítaca es, ante todo, pedestre, rupestre, cavernícola y anti-lógica.

En este momento, el lobby alemán de empresas tecnológicas (BASF, Siemens, Deutsche Telekom, AEG, Bosch, KUKA y Nixdorf) está preparando un ataque en toda regla para trasladar el World Mobile Congress a Munich o a Nuremberg antes del 2023 en que vence el contrato con Barcelona. Por su parte, el grupo conformado por los gigantes japoneses (Toyota, NTT, Matsushita, Sony, KDDI, Hitachi y Nec Corporation) quiere trasladarlo a Tokio y para ello pone a disposición del WMC un espacio tres veces mayor que el actual de Barcelona, una oferta hotelera y de transporte acorde al siglo XXI, y una subvención de 90 millones de euros anuales para su montaje e infraestructura. La propuesta nipona cuenta también con el apoyo de Corea del Sur y el silencio chino. Los árabes, por su parte, ya tienen una experiencia fructífera, rentable y puntera con el GITEX Tech Week y han propuesto su sede, Dubai, para sustituir ya el año que viene a “la inestable Barcelona” como la calificó el muy influyente británico-bangladesí Shafi Ahmed. Por su parte, los portavoces del Dubai Investment Group han dicho en cuanto foro se ha puesto a tiro que “no se escatimará un dólar para que el WMC-Dubai sea el encuentro tecnológico más puntero del planeta. Nadie volverá a acordarse de Barcelona”.

Hay más propuestas, pero solo con estas tres ya se ve que va a ser una confrontación a cara de perro entre las aspirantes porque todas dan por sentado que el WMC no va a seguir en Barcelona. Gracias, Colau, gracias Torrent: Puigdemont es grande y Artur Mas es su profeta. Mientras tanto, los zurumbáticos van despertando y, poco a poco, descubren entre sollozos e hipidos que han hundido Cataluña cegados por una quimera infantil, imposible y sin fundamento político, cultural e histórico.

Me duele por España que se pierda el WMC, me duele saber que todo ese dinero generado solo ha servido para amamantar a ineptos sin estudios (Colau no consiguió acabar Filosofía y no por falta de medios -papá y mamá tienen pasta- sino por falta de esfuerzo o seso ya que se preparó en una academia barcelonesa muy conocida porque se pagan dinerales en matrícula y mensualidad y, a cambio, la media de los egresados es muy alta, tan alta como el índice de abandonos universitarios) que han llevado Barcelona y Cataluña al borde del precipicio.

Cuando en 2022 se anuncie el adeu-siau -si no es que ocurre antes- y Barcelona se quede sin el más importante encuentro tecnológica del planeta ¿a quién echarán la culpa los escasos zurumbáticos que aún queden? ¿A los fachas, a los botiflers, al Tribunal Constitucional o a esa espantosa tonalidad de amarillo elegida para enjugar sus lágrimas torrenciales y sus mocos desconsolados? ¿Quién será el Melquiades que despierte de su ensoñación a los zurumbáticos y los devuelva, como a los habitantes de Macondo, a la sensatez de la visión global?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios