www.diariocritico.com

El dolor y la pasión en la Semana Santa, ante la mediocridad

lunes 02 de abril de 2018, 12:18h

Ha sido la peor semana de mi vida, pues además del constante repicar de campanas de la información, sobre la pasión de Cristo, ha fallecido mi esposa Rosario, después de sesenta años de vida en común.

Pero hay que levantar cabeza, y seguir y si algo me duele aún más, es la mediocridad con la que hemos llegado en estas fechas al colmo de la mediocridad de España,

Leyendo un texto de Antonio Fraguas(Forges) que me ha parecido muy adecuado, pues me duele España, y me temo que tenia toda la razón y que lo difícil es arreglarlo, pues la Constitución de 1978 en la que participé oponiéndome desde la Presidencia del comité de organización del Centro democrático a los enjuagues de Adolfo Suarez, cuyos polvos trajeron estos lodos.

Hemos conseguido con ella, que España sea un país lleno de políticos mediocres, en base a una Ley electoral injusta que premia los lugares despoblados, por una representación en listas cerradas, que aleja a los diputados de sus votantes y dejando en manos de las cúpulas de los partidos, las decisiones de todo el país. Las nacionales entre PP Y PSOE y las locales entre PNV y los catalanes independentistas.

Entresaco, algunas de las afirmaciones de Forges(qpd) que me parecen más significativas:

Mediocre es un país donde sus habitantes pasan una media de 134 minutos al día frente a un televisor que muestra principalmente basura:

- Mediocre es un país que en toda la democracia no ha dado un solo presidente que hablara inglés o tuviera unos mínimos conocimientos sobre política internacional.

- Mediocre es un país que tiene dos universidades entre las 10 más antiguas de Europa, pero, sin embargo, no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir.

- Mediocre es un país donde la brillantez del otro provoca recelo, la creatividad es marginada –cuando no robada impunemente- y la independencia sancionada.

- Mediocre es un país en cuyas instituciones públicas se encuentran dirigentes políticos que, en un 48 % de los casos, jamás ejercieron sus respectivas profesiones, pero que encontraron en la Política el más relevante modo de vida, ganando sueldos y pensiones impensables, además de algunos, forrarse a robar en base a la contratación pública. (esto es mío)

- Es Mediocre un país que ha hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos por esos miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, por políticos que insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza.

- Mediocre es un país que ha permitido, fomentado y celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconando la excelencia hasta dejarle dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad.

- Es Mediocre un país, a qué negarlo, que, para lucir sin complejos su enseña nacional, necesita la motivación de algún éxito deportivo

Como he escrito en cinco tomos, la Historia del Centro Derecha, el 1º desde 1812 a la muerte de Franco, el 2º Adolfo Suarez , periodo en el que fui protagonista, el 3º Felipe González, el 4º Aznar y el 5º Zapatero Rajoy hasta 2011, con más de 5000 páginas, tengo autoridad histórica suficiente para decir, que la Transición, siendo como ha sido un periodo de paz y prosperidad económicas, salvo con Zapatero (la peor ruina de nuestro país), intelectualmente, ha sido una época trágica de olvido de los valores del progreso de la Ciencia , el Arte y la Filosofía, y encima ahora, estamos protagonizando el mayor y más ridículo sainete de nuestra Historia, con el caso Cataluña y Puigdemont, donde si no fuera por un juez; Llarena, habríamos naufragado en toda la línea internacional, incapaces Rajoy y su asistente Soraya de resolver el tema sin el concurso de la Justicia.

La única ventaja, que ha tenido este proceso ha sido enfrentar a España con sus mediocres políticos y recuperar paradójicamente nuestros valores nacionales, cercenados por la dictadura de Franco, y la vergüenza de la derecha por no ser considerada fascista si hacia referencia a ello, Nuestra izquierda no es mucho mejor, y la corrupción ha sido durante estos años, el soporte de la indignidad nacional. España me duele, pero creo que tenemos que hacernos conscientes de que tenemos que seguir luchando por salir de la mediocridad, y esto, está por encima de los dolores personales, como el mío, porque de mi soledad futura tendrá que salir la creatividad liberal que me haga enfrentarme con ella, y acabar venciendo al mal y a quienes viven de ello.

La Semana Santa es semana de dolor y de purificación, y debemos hallar en ella los valores que puedan seguir impulsando nuestros objetivos nacionales, y aunque yo sea laico, los símbolos son la base de los valores, y el valor del ejemplo religioso de Cristo es referencia obligada para un país tradicionalmente católico.

BERNARDO RABASSA ASENJO.
PRESIDENTE DE CLUBS Y FUNDACIONES LIBERALES.
MIEMBRO ASOCIADO DE ALIANZA LIBERAL EUROPEA (ALDE), PREMIO 1812(2008).
PREMIO CIUDADANO EUROPEO 2013. MEDALLA AL MÉRITO CULTURAL 2015, PSICOLOGO SOCIAL

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.