www.diariocritico.com
Graciosas quinielas preelectorales

Graciosas quinielas preelectorales

Ni siquiera hemos entrado en campaña electoral propiamente dicha, pero ya empiezan a sonar nombres para ocupar las próximas carteras ministeriales si repite un Gobierno socialista. No le damos mucho crédito a este tipo de quinielas, y mucho menos a las quinielas tan anticipadas, pero es cierto que en el PSOE hacen cábalas sobre futuros gobiernos, dando por supuesto que ganarán las elecciones. Así de revueltos andan en el cuartel general socialista.

La discusión entre la ‘alta militancia’ es la siguiente, todo en el caso de que Rodríguez Zapatero obtenga los suficientes apoyos para repetir Gabinete.

Nos dicen que sale Fernando Moraleda, secretario de Estado de Comunicación, y que por esa razón Zapatero le quiso premiar su fidelidad colocándole como diputado por Ciudad Real.

Al mismo tiempo, el Partido Socialista de Cataluña quiere mantener sus dos representantes en el futuro Gobierno: se da por supuesto que una será Carme Chacón, pero la flamante esposa de Miguel Barroso ya no quiere el ‘embolado’ de Vivienda, sino que apostaría por otro Ministerio como Industria, Turismo y Comercio, en el que otro catalán, Joan Clos, está ‘quemado’.

Según estas versiones -que ni nos creemos ni nos dejamos de creer; simplemente relatamos lo que se viene ‘cocinando’ en las esferas socialistas-, Clos saldría, pero el ‘cupo’ catalán se completaría con otro dirigente del PSC. Incluso se le pone nombre, como contábamos en nuestro e-Xclusivo de ayer: Celestino Corbacho, alcalde de la segunda ciudad catalana, L'Hospitalet, y presidente de la Diputación de Barcelona. Los mentideros socialistas catalanes cuentan que Zapatero habría pensado en este político de gran tirón popular en el cinturón industrial barcelonés como miembro del gobierno que forme tras el 9-M.

Pero, claro, dicen en el PSC que Corbacho ocuparía un Ministerio que habitualmente no es de cuota catalana: Fomento, aunque para ello deberían cesar a Maleni Álvarez. Y aquí surge el problema: Manuel Chaves también reivindica su cuota y, desde luego, no quiere prescindir de Álvarez. En ese punto, el destino de la actual ministra tendrá mucho que ver con el tirón electoral que tenga en su circunscripción, Málaga, el 9 de marzo.

Este run-run socialista señala que Fernández de la Vega seguiría como vicepresidenta del Gobierno, pero con muchas menos competencias; es decir, que Rodríguez Zapatero habría decidido recortarle las alas. Y que una secretaria de Estado, Leire Pajín, dejaría ese ‘segundo escalón’ en la Administración para dedicarse plenamente al Partido Socialista del País Valenciano (PSPV-PSOE), del que sería nombrada secretaria general.

En estos mentideros se coge el rábano por las hojas y se afirma que José Blanco entraría en el Gobierno, probablemente en un Ministerio como Administraciones Públicas. Pero podría ocurrir que dejara la secretaría de Organización socialista. Se argumenta que el propio Blanco ha dicho que dejaría el puesto pasadas las elecciones generales, y hacerle ministro sería un buen retiro.

Para Exteriores, dicen esa rumología-quinielística-socialista que Moratinos está ‘amortizado’ y que no repetirá. Se le supone una sustituta que, por increíble, no daremos el nombre que hemos escuchado.

Y, ¿quién ocuparía la secretaría de Organización? Pues nos hablan de la eurodiputada y responsable del área exterior del PSOE, Elena Valenciano.

Lo curioso de todo esto es que se empiezan a hacer quinielas -más o menos locas- incluso sin haber ganado las elecciones. Pero, tal y como nos lo han contado se lo contamos. Diviértanse.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios