www.diariocritico.com

Elecciones autonómicas

Chaves vuelve a ganar en Andalucía pero Arenas le pisa los talones

Chaves vuelve a ganar en Andalucía pero Arenas le pisa los talones

No hubo grandes sorpresas en el mapa político de Andalucía. Otra vez, por octava consecutiva, el PSOE y Manuel Chaves se alzaron con la victoria, aunque anoche no lo hicieron con tanta comodidad como en otras ocasiones. Es cierto que los socialistas han conseguido superar el umbral de la mayoría absoluta, con 57 escaños y un 49% de los votos, pero también es verdad que este resultado suponen 4 escaños menos que en las pasadas elecciones de 2004. Por lo tanto, y dentro del magnífico resultado obtenido, podemos decir que Chaves y el PSOE han experimentado una caída en Andalucía. Ligera caída que ha beneficiado claramente a su rival más directo, el candidato del PP, Javier Arenas.
Sin duda, Arenas ha sido el actor revelación de estas elecciones andaluzas. Ha conseguido convencer a un electorado indeciso que, quizá llevado por la inercia y el aburrimiento, votaba tradicionalmente al PSOE. Arenas ha convencido a más de un 37% de andaluces, casi un 6% más que en los anteriores comicios, y ha logrado 46 escaños frente a los 37 que obtuvo en 2004 la entonces candidata popular, Teófila Martínez. Son 9 escaños más para los populares en un Parlamento que se le puede volver más incómodo que de costumbre a los socialistas. Además, esta subida será todo un revulsivo para los populares en una legislatura en la que se hablará mucho de la sucesión de Chaves. Los populares tienen una oportunidad de oro para demostrar a los andaluces que son una alternativa real de gobierno y que dentro de 4 años podría producirse un cambio de gobierno. Por cierto, que la subida de los populares en el Parlamento Andaluz también se ha dejado notar en el Congreso de los Diputados. El PSOE ha perdido en Andalucía 2 diputados, pasando de 38 a 36, mientras que el PP ha subido de 23 a 25 diputados.
 
La imagen de Arenas y del PP sale reforzada en Andalucía, mientras que el líder de Izquierda UNida, Diego Valderas, apenas se ha visto afectado por la debacle de su partido a nivel nacional. Valderas y LLamazares nunca se llevaron bien, y anoche volvieron a demostrarlo. De hecho, el propio Valderas, lejos de lamentarse por el devenir de su compañero, exigió que en su formación política haya cambios profundos "más allá de una sola persona". Pero mejor que Valderas no lo diga muy alto porque son muchas las fricciones internas que Izquierda Unida tiene en Andalucía, y eso podría ser muy mal visto entre su fiel electorado andaluz. Un fiel electorado que volvió a serlo una vez más. De hecho, Valderas se queda con los mismos 6 escaños que en 2004, aunque con algunos votos menos.
 
Y menos votos aún tuvo la recién constituida Coalición Andalucista, con Julián Álvarez a la cabeza, los grandes perdedores de la noche. Se trata de un invento que los nacionalistas andaluces del antiguo PA (Partido Andalucista) y del PSA (Partido Socialista Andaluz) se sacaron de la manga para concurrir con una nueva imagen a los comicios de ayer. De este modo, pretendían borrar la mala imagen que dejaron algunos líderes históricos como Alejandro Rojas Marcos o Antonio Ortega, políticos viciados que dejaron vacías las arcas de algunos ayuntamientos y consejerías andaluzas. Pero lejos de conseguirlo, lo único que han obtenido es un fuerte varapalo en las urnas. De hecho, han perdido los 5 escaños que el PA había logrado en 2004 y ni siquiera han reunido el 3% de los votos. Por lo tanto, todo parece indicar que el andalucismo tiene los días contados...
 
Así pues, ya sin los andalucistas, en Andalucía nos espera una nueva legislatura a tres bandas: PSOE, PP e IU. Parece que esta vez habrá más tensión que de costumbre. Y es que tenemos a unos populares que se sienten respaldados por los andaluces con esos 9 escaños más, los socialistas, que se sienten más perseguidos que de costumbre y con un líder que ya piensa en jubilarse, e Izquierda Unida que no parece que vaya a hacer más ruido del que ha venido haciendo en los últimos años. Lo dicho, el mapa político andaluz se ha movido poco, pero sí se han dejado sentir ligeras convulsiones. No sabemos muy bien qué consecuencias tendrán. Lo cierto es que Manuel Chaves celebraba anoche la victoria con mucha menos euforia que otras ocasiones.
 
Por cierto, ¿ha escuchado usted hablar hoy en alguna tertulia de los resultados de Andalucía?. Si es así, hágamelo saber y convénzame de que realmente no hace falta que las elecciones andaluzas sean separadas...
 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios