www.diariocritico.com

Cochabamba, fuera de control

La Bolivia de Evo Morales, al borde de la guerra civil

Luego de 3 días de bloqueo de caminos y de hasta amenazas de cerrar las válvulas de suministro de agua por parte de los manifestantes contrarios al Prefecto y afines al Gobierno, la ciudadanía cochabambina comenzó a estructurar un movimiento de resistencia al asedio campesino y por la defensa de la institucionalidad democrática. No obstante, los mejores deseos no se correspondieron con los hechos violentos de enfrentamiento entre ciudadanos cochabambinos contra los campesinos cocaleros y regantes. El saldo del hecho: 3 muertos y más de cien heridos que colapsaron los centros de salud más importantes de la ciudad.

El día 10 de enero se realizaron marchas pacíficas que pedían el diálogo, pero tampoco faltaron muestras de intolerancia que fueron matizadas por manifestaciones de racismo e insulto a los campesinos. Gracias a la oportuna intervención de la Policía, ese día se puedo evitar cualquier enfrentamiento. Sin embargo el día 11 por la tarde, las manifestaciones civiles cobraron mayor impulso de presencia ciudadana y mayor agresividad por la situación de “sitio” de la ciudad.

 Así a las primeras horas de la tarde, comenzaron a agruparse en varios lugares de la ciudad, grupos de civiles que portaban palos, fierros, bates, cinturones y hasta armas de fuego. Las movilizaciones buscaron llegar a los lugares donde se encontraban los campesinos apostados y con diversos estribillos comenzaron las agresiones que fueron detenidas por la policía. Sin embargo a horas 15:00 los policías fueron rebasados y comenzaron los enfrentamientos. A las 15:45 se denunció la primera víctima fatal, un campesino cocalero que mostraba dos impactos de bala y que inmediatamente fue mostrado ante los medios de comunicación y anticipaban las macabras escenas posteriores.  

El saldo de la jornada: tres muertos, más de un centenar de heridos entre hombres, mujeres y adolescentes dejaron los enfrentamientos protagonizados la tarde del jueves por cocaleros, regantes y un grupo denominado “jóvenes por la democracia” que utilizando palos, piedras y hondas además de armas de fuego, ocasionaron el terror de la capital del valle. El gobierno responsabilizó a Manfred Reyes Villa y convocó al diálogo. La Policía Nacional se vio obligada a utilizar agentes químicos para dispersar a ambos grupos pero se vio rebasada ante la agresividad de los manifestantes que protagonizaron una guerra de palos, golpes, y piedras.

Al promediar las 17.30 la Policía Militar salió a las calles para reforzar a la institución del orden. Cabezas rotas, contusiones en las piernas, brazos, y otras partes del cuerpo se observaban en los distintos nosocomios donde decenas de heridos llegaban ensangrentados en ambulancias, vehículos particulares y cargados por los mismos manifestantes a tal punto de colapsar los mismos que pedían de emergencia la donación de sangre.

Con la movilización de las fuerzas policiales y efectivos de la Policía Militar del Ejército, el gobierno logró controlar la violencia que provocó tres muertos confirmados: Nicomedes Gutiérrez, Christian Urresti y Fernando Reza (Un cocalero muerto a bala y dos jóvenes cochabambinos muertos por estrangulamiento). El presidente en ejercicio, Álvaro García Linera reiteró su convocatoria al diálogo y la negociación que, manifestó, el Poder Ejecutivo propone desde hace varios días, iniciativa que fue sistemáticamente rechazada por el prefecto de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, a quien acusó de conspirar contra el gobierno. Reveló que tres ciudadanos fueron detenidos en la ciudad de Cochabamba portando armas de fuego, motivo porque serán investigados y enjuiciados.

“No vamos a permitir el uso de armas”, sostuvo antes de lamentar la muerte del cocalero Nicomedes Gutiérrez como producto de un disparo. Insistió en la necesidad de que el prefecto Reyes Villa respete el voto ciudadano expresado por los cochabambinos quienes negaron la aplicación de la autonomía en ese departamento, pero también señaló que el Poder Ejecutivo garantiza el respeto al mandato constitucional de la primera autoridad política y administrativa de Cochabamba.

REUNIÓN DE PREFECTOS EN LA PAZ.  El prefecto de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, lamentó este jueves que el presidente Evo Morales sume más muertos en menos de un año de gestión a tiempo de responsabilizarlo por los hechos luctuosos ocurridos en la capital del valle entre grupos de jóvenes cochabambinos y productores de coca y campesinos. “El gobierno es el responsable de los muertos”, insistió antes de señalar que tanto en el trópico cochabambino con los mismos cocaleros; como en Huanuni, con los mineros; y Oruro, con los Sin Tierra; el presidente de la República y sus ministros “mintieron cuando ofrecieron paz a los bolivianos”. Aseguró que, de la misma manera, el presidente Morales financia el bloqueo que esta semana aísla a Cochabamba del resto del país porque “quienes quemaron el Palacio Prefectural, quienes bloquean al país, no solo a Cochabamba, no saben siquiera por qué lo hacen. Están financiados y alentados por el gobierno”.

Estas declaraciones fueron realizadas a la conclusión de la reunión de Prefectos no afines al MAS, que se realizó en el Hotel Europa de La Paz. Mientras en Cochabamba los enfrentamientos entre civiles sumaban los muertos y heridos, en La Paz, los prefectos se reunían con el propósito de sacar una posición conjunta. A horas 19:00, comenzaron a nucleares alrededor del Hotel Europa, grupos afines al gobierno que pedían la renuncia de Reyesvilla y también del Prefecto de La Paz, José Luis Paredes.

En un operativo especial de seguridad y si sacar un pronunciamiento oficial conjunto, los Prefectos de Santa Cruz, Beni, Tarija, Pando, Cochabamba y La Paz, abandonaron el hotel con distintos rumbos y más tarde se confirmó la salida de la ciudad por vía aérea de los mismos. No obstante, la ciudad vivió horas de tensión, pues organizaciones vecinales de El Alto cercaron  el aeropuerto y existieron amagues de enfrentamiento con los pasajeros varados en la ciudad de La paz, que se aprestaban a beneficiarse con el servicio de "Puente aéreo" que el gobierno organizó para trasladarlos a sus lugares de origen dada la situación de bloqueo en Cochabamba. 
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios