www.diariocritico.com

Barack Obama esperará al 20 de mayo para cantar victoria

El aspirante a la Casa Blanca Barack Obama, se negó este jueves a declararse el candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, a pesar de su claro liderazgo en número de delegados, y cuando será matemáticamente imposible que los seis estados que aún deben realizar elecciones primarias puedan marcar un diferencia.

En unas declaraciones a la cadena NBC, Obama dijo que el 20 de mayo, día en que Kentucky y Oregon salen a elegir a su candidato demócrata, será "un día importante".

"Si en ese momento tenemos la mayoría de los delegados comprometidos, lo que es posible, creo que entonces podremos hacer una declaración sólida de que hemos ganado", señaló el senador por Illinois.

Tras las recientes primarias en Carolina del Norte e Indiana, Obama aventaja a Hillary Clinton en el número de delegados (comprometidos y superdelegados) que necesita para proclamarse el nominado. Al día de hoy, Obama cuenta con 1.846 delegados, superando los 1.685 de Clinton, si bien ninguno de los dos llega a la cifra de 2025 delegados necesarios para lograr la nominación.

Hillary Clinton, por su parte, declaró que no abandonará la carrera por la nominación demócrata hasta que haya un ganador oficial, a pesar de la aplastante victoria de Obama en Carolina del Norte y después de haber sobrevivido en Indiana por apenas dos puntos porcentuales (23.000 votos).

Clinton no ha dicho si llevará su causa hasta la Convención demócrata de agosto, obligando a los oficiales del partido a tomar una decisión, y por el momento sólo ha dejado claro que estará presente en la contienda hasta el próximo 3 de junio, cuando el proceso de primarias termine.

La senadora por Nueva York enfrenta problemas para mantener de su lado a los superdelegados -la élite del partido que tiene voz y voto en la convención demócrata y cuyo apoyo será decisivo para declarar a un ganador- y algunos de ellos ya han empezado a pedirle públicamente que se retire de la contienda.

Este jueves los medios de comunicación ya empezaban a tratar a Obama como el supuesto ganador. La portada de la última edición de la revista Time es una foto de Obama acompañada de la frase "Y el ganador es..."

Durante una entrevista con la CNN este jueves, el senador afroamericano reaccionó a la declaración de Time diciendo que aún faltan algunas batallas por ganar, refiriéndose a los estados que disputará con Clinton en las próximas semanas. 

"No quiero adelantarme a los acontecimientos; probablemente nos dividamos los estados que quedan [por celebrar primarias]", dijo Obama.

De las seis primarias que aún están en juego, las encuestas favorecen a la ex primera dama en tres -Virginia Occidental, Kentucky y Puerto Rico- y al senador por Illinois en las otras tres: Oregón, Montana y Dakota del Sur.

Entre los seis estados suman 217 delegados, que dadas las complicadas reglas de reparto proporcional de los demócratas es imposible que sirvan para inclinar la situación de modo decisivo de un lado o de otro.

Por esta razón, y dada su desesperada situación, Clinton ha insistido en la necesidad de incluir en las cuentas a los delegados de Florida y Michigan, cuyas primarias fueron anuladas por el partido por haberse celebrado antes de lo permitido y en las que ella resultó triunfadora.

Pero aunque se incluyeran estos delegados, las matemáticas indican que el resultado final seguiría beneficiando a Obama.

Un plan propuesto la pasada noche por los demócratas de Michigan prevé repartir casi equitativamente sus delegados, 69 para Clinton y 59 para Obama. Sin embargo, no habrá un decisión en torno a este tema hasta el próximo 31 de mayo, cuando el comité de reglamentos del partido demócrata se reúna.

Preguntado por la CNN sobre las posibilidades de que, declarado finalmente el presunto candidato demócrata, le pidiera a Clinton que fuera su vicepresidenta, Obama halagó a su contrincante sin dar un respuesta concreta.

La senadora Clinton es un persona "incansable, inteligente y capaz, y creo que estaría en los primeros lugares de la lista de cualquiera", señaló el senador.

"Pero sería presuntuoso de mi parte pensar en eso cuando la senadora es todavía un candidata activa, y cuando se preveé que ganará algunos de los estados que aún deben celebrar primarias", concluyó Obama.

Tanto Clinton como Obama han dedicado los últimos dos días a reunirse con los superdelegados que todavía no han decidido a quién darán su apoyo, buscando que algunos de los que forman parte de ese exclusivo grupo de 300 indecisos se incline finalmente a su favor.

 

 

 

 

 


 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios