www.diariocritico.com

Restar (II)

sábado 05 de diciembre de 2020, 10:14h

En las fuerzas públicas armadas hay que restar-arrestar a generales-jefes “salvadores de patrias” dispuestos a fusilar a más del 60% de compatriotas… incluyendo ancianos y niños. Ojo, si les queda pólvora para fusilar a emigrantes corremos el riesgo de que fusilen a los nuestros-suyos en otros países porque también son emigrantes. ¿Cómo es posible que haya generales que sus actitudes-aptitudes para el cargo no lleguen a las de honorables sargentos chusqueros y haya que escucharlos-obedecerlos? ¿Fusilando a más de 26.000.000 de hermanos-paisanos, -justo los que no votan a los paladines del capitalismo-individualismo-privatizaciones con más-menos corrupciones-intoxicaciones, del pp, vox y ciudadanos-, acabarán con los virus Covid 19, virus 20, virus 21, etc.? ¿Terminarán con las desigualdades-parálisis extremas? ¿Amenazarán-atemorizarán a…, y aquí paz y después gloria? Habrá crónicas-libros para el resto que recojan los aburrimientos-barrabasadas-divertimentos de estos días que aquí solo apunto respecto a “deseados-posibles” fusilamientos-pronunciamientos. Y en las fuerzas mixtas-privadas armadas “salvadores de sí mismos” también hay mucho peligro.

Hay “salvadores de almas” con categoría religiosa-cristiana de cardenales-obispos que desde los púlpitos no denuncian, ni siquiera argumentan-mencionan, el porqué de largas-penosas filas de personas en espera de mal beber-comer-vivir hoy, mañana… Dios-Dioses lo decidirán. Sí, hay que restar creatividad-credibilidad a discursos-sermones que tampoco contribuyen a la calidad-claridad-cantidad de entendimientos entre los seres humanos. Como haya Dios celestial-verdadero lo tienen imposible, o casi, para pasar por en fielato que conduce al cielo. Los dioses terrenales suelen ser como “El Guerra”: “primero yo, luego nadie y después Fuentes”. Claro, lo de Fuentes podemos cambiarlo por sobras inciertas para caridades-limosnas.

¿Si los elitistas establecidas y aspirantes a serlo, en el más de lo mismo o peor, no hacen ni casto ni puto caso a su desafío, perdido, al ritmo-compás-límite-sabio de La Naturaleza y sus recursos… como van a hacer caso a las quejas de abstencionistas, de minorías, de críticas-críticos razonables, de marginados por esa abstracción que llaman mercado, o de manifestantes-manifiestos ante la gravedad-opacidad de sus objetivos? Desde su ficticia burbuja-espacial-especial dan por hecho que la codicia-condición, humanas, son compatibles con la ostentación-penuria que potencian-provocan. Ni los animales salvajes son tan depravadores-diferentes-indiferentes entre sí.

¿Cómo es posible que haya “lumbreras” que al sentido-sentimiento común-mayoritario lo llamen despectivamente social-comunista y no llamen despectivamente capital-fascista al sentido-sentimiento particular-minoritario?

Es urgente restar pleitesías-prebendas-privilegios a ciudadanos que se jactan de sapiencias y más parecen, o son, sumas de conveniencias.

Reconozco que tiene cierto mérito llegar a finales-semifinales competitivas-ociosas de lo que sea, pero tiene mucho más mérito llegar a finales-semifinales competentes-obligatorias de lo esencial, basadas en la naturalidad-normalidad para que el mundo sea más saludable-solidario-solvente de lo que es. Sí, a los acaudalados-drogadictos insaciables de poder-trofeos hay que empezar a tratarlos a la distancia que ellos tratan desde siempre o casi siempre a todos o a casi todos los demás mortales… y porque en el fondo suelen ser más perdedores que triunfadores en lo trascendente; porque desprecian más que aprecian los trabajo diarios necesarios y poco remunerados; porque suelen ser más indolentes que considerados; porque califican más por el tener que por el ser; porque en pocos años quieren acaparar más pleitesías-prebendas-privilegios que la inmensa mayoría de la población en generaciones; porque son tan imprescindibles como prescindibles en casos-cosas de todos los contrastes, calores y colores; porque hay que restar importancia a logros meritorios pero con beneficios materiales mucho más personales que colectivos; porque hay que restarles banalidades-vanidades; porque abundan los que adoran exclusivamente al becerro de oro y a los paraísos fiscales.

Tampoco se trata de desprestigiar a todas las elites, pero si se trata de que su espíritu-filosofía-recomendaciones se analicen con calma, se compren si lo merecen… porque más-menos influyen en el talante-talento, en el “palante o patrás” de sus admiradores-espectadores-seguidores-sistemas. Sus vistosas exhibiciones no son suficientes para justificar idolatrías eternas o fuera de contexto-tiempo-lugar.

Hay que restar-vetar vejaciones-veleidades-vítores exagerados.

Del estrafalario-estruendoso fracaso de la dictadura capitalista todos somos más-menos cómplices, pero son las élites, o son casi todas las elites, las principales culpables al ejercer-ejecutar-protagonizar directa-indirectamente los grandes-medianos-pequeños atropellos que maltratan-dividen La Humanidad. Elites que divierten y aburren también.

Hay que restar culto a falsas-fatuas elites y ponerlos en su sitio terrenal, o seguirán desde sus “cielos-patrias” abusando-aprovechándose de nuestras vacías flaquezas-formalidades.

Por ahí hay que empezar para cambiar mentalidades-prioridades caducadas-calcinadas… solo así, o solo casi así, podemos restar muertes inocentes a la mar; podemos restar militares-religiosos más profanos que profesionales en lo suyo y en lo de los demás; podemos restar canallas a las elites y sustituirlas por señoras-caballeros excelsos en ciencia, conciencia, decencia… que es lo que más se aproxima a la autenticidad de todo elite-gobernante que se precie y aprecie.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios