www.diariocritico.com

Corriendo detrás de la pandemia, de prescindibles a héroes

lunes 11 de mayo de 2020, 19:23h

España mantiene la tasa de sanitarios contagiados por Covid-19 más alta del mundo. Se calcula que más de 70(76 oficialmente) han perdido la vida tratando de salvar las nuestras, cuando al principio se decía que sobraban, más del doble de los publicados por el Instituto Carlos III la pasada semana.

Según los datos del Ministerio de Sanidad, ejercen en España un total de 178.600 médicos tanto en el sector público como en el privado. La cifra de facultativos sitúa a España en el quinto puesto del entorno europeo. En lo que refiere a la Enfermería. Con 245.533 enfermeras, la sanidad española es la sexta de Europa.

Los profesionales de la Sanidad 424,133 forman parte de la diana del virus, que en nuestro país ha contagiado a 48.046 11,32% del total, y el 21 por ciento del total de positivos en el país (227.436). Teniendo en cuenta el número de contagios en la población general, los nuevos positivos crecen entre los sanitarios a doble velocidad. Esto se debe a que, tal y como explicó el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, los hospitales son el "principal foco de contagio" en una sociedad que lleva casi 50 días confinada.

Las condiciones de trabajo de los profesionales sanitarios, sin material de protección o en su caso defectuoso, han comprometido su salud en el ejercicio de su actividad. Desde el Ministerio de Sanidad apuntan, como principal razón del aumento de contagio en estos profesionales al desconocimiento que había de la enfermedad en las primeras fases de la pandemia, cuando se pudieron haber provocado contagios, por parte de asintomáticos a profesionales sanitarios poco protegidos. Otra de las razones es la escasez de equipos de protección individual, sobre todo al inicio de la pandemia, por la incapacidad del Ministerio de Sanidad, de dotarles en 1º lugar de una comprensión de la enfermedad, tratamiento y de sus consecuencias, en 2º del material sanitario adecuado para evitar el contagio, en 3º por la desorganización de la estructura sanitaria de recepción de contagiados, aunque ha habido excepciones como la de IFEMA Madrid de colaboración con la creación en pocos días del hospital de campaña de 5000 camas dirigido por el Dr. Antonio Zapatero, por el que al final pasaron 4000 enfermos. . La tercera causa se refiere a la transmisión intrafamiliar y, sobre todo, comunitaria. Gran parte de las transmisiones del virus se estarían produciendo entre profesionales sanitarios, no entre pacientes y profesionales sanitarios.

A día de hoy, el 49% de los médicos considera, que aún no tiene el material de protección suficiente, o que no está debidamente homologado para trabajar con seguridad. Así lo revela una encuesta realizada a casi 1600 médicos de 327 centros sanitarios de todo el país, sobre las condiciones de los facultativos españoles en la práctica clínica durante la crisis del Covid-19, elaborada por la recién creada Asociación de Médicos Unidos por sus Derechos. «Después de dos meses en plena batalla, con la gente en las calles de nuevo, seguimos vendidos»

Según se desprende de este informe de 70 páginas, casi un tercio de los médicos no dispone de mascarillas Fpp2, Fpp3 en su trabajo, sabiendo ya el Ministerio de Sanidad y las diferentes consejerías, que las mascarillas quirúrgicas no se consideran equipos de protección individual. Y, además, un 25% de los médicos encuestados ha tenido que reutilizar su mascarilla de un solo uso durante más de una semana.

El doctor Antonio Zapatero, fue el director clínico del hospital de campaña que se montó en Ifema, en un despliegue increíble entre el ejército y la Comunidad de Madrid, y ha participado, en una videoconferencia, organizada por la Fundación Independiente y moderada por su presidente Aldo Olcese, a la que asistí, en la que se dijo que el hospital de campaña de Ifema cerró, el 1 de mayo, tras un acto solemne en el que se homenajeó a los sanitarios y tras haber superado los 4.000 pacientes.. Ha manejado 1.000 enfermos de coronavirus de manera simultánea, muchos de los cuales estaban graves. En los 8 primeros días ingresaron 1.110 pacientes y dieron de alta a 430. Estaban consiguiendo su objetivo inicial y su capacidad iba a ser mayor en las semanas siguientes, en las que aparecieron los más graves, que se contagiaron a finales de febrero y principios de marzo, para lo que disponían de 500 camas de UCI, que no fue necesario utilizar completamente, pero que alivió la presión asistencial de todos los hospitales de Madrid.

En Ifema se juntaron, médicos de familia que dieron un paso al frente, médicos de hospitales, el SUMA, el Samur y enfermeras de diferentes ámbitos en un total de 850. Es decir, se juntaron todos los recursos asistenciales de Madrid para trabajar todos juntos codo con codo, con 35 Km de conducciones de cobre para recibir oxígeno. Solo hubo 3 muertos. En cuanto al tratamiento se ha apreciado que esta enfermedad tiene dos fases. En la primera fase, el daño lo hace directamente el virus, para la que se usaron fármacos antivirales, sin que haya una evidencia científica que lo reportara. La segunda fase de la enfermedad, una situación clínica muy llamativa, no conocida previamente, se produce en torno al 30% de los pacientes. Consiste en una inflamación, para lo que estaban usando antinflamatorios, uno de ellos que empleado para enfermedades reumatológicas y otros para la malaria, e incluso el Sida en fases previas, y esteroides y cortisona en dosis francamente altas, una vez producida la inflamación. Esta, es la que condiciona una mala evolución en algunos pacientes y la muerte en caso de que no respondan a la intubación de oxígeno.

Falta mucho para una vacuna, se necesita un año por lo menos. Los genes condicionan el contagio, y la sintomatología de este coronavirus. Los tests deben de hacerse para ver el IGG y para hacer un seguimiento casi personal, y evitar lo que ha pasado en Seúl en una fiesta, de la que se tomaron los teléfonos a unas 3000 personas, para luego avisarles y controlarles por la asistencia de un contagiador. En Resumen, ojo a los rebrotes, pues no se puede garantizar que la inmunidad dure lo suficiente. Nuestros sanitarios son unos héroes, aunque empiezan a cabrearse con razón. El miércoles a las 18 horas serán objeto de una videoconferencia sobre el tema, convocada por el Club Liberal 1812 de Málaga en la que participaré, presidida por Rafael O´Donnell y moderada por María Montiel.

BERNARDO RABASSA ASENJO. PRESIDENTE DE CLUBS Y FUNDACIONES LIBERALES. PREMIO 1812. PREMIO CIUDADANO EUROPEO 2013. MEDALLA AL MÉRITO CULTURAL 2015, PSICOLOGO SOCIAL. SECRETARIO R.I Y COMUNICACIÓN del PARTIDO 3ª EDAD EN ACCIÓN

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.