www.diariocritico.com

La alienación del pueblo español al Gobierno social-comunista de Pedro Sánchez a través de las tarifas de la electricidad

miércoles 02 de junio de 2021, 13:56h

Es evidente que al gobierno le conviene que los españoles estén aborregados, con el objetivo de tener voto cautivo y permanencia en el poder. Es solo que el pueblo español no es tan cateto que no se de cuenta, al menos en Madrid el 4 de mayo, donde la valentía de Ayuso, ha trastocado todas sus previsiones, superando el PP en escaños a toda la izquierda junta, al tenernos hartos Pedro Sánchez de sus mentiras y su despótico Gobierno, fracasando Pablo Iglesias en su objetivo, siendo expulsado de la política y de su magnifico puesto de vicepresidente. De todas formas, sigue empeñado en hacernos ovejunos, y es el caso reciente de sus manejos en el tema de la luz eléctrica, como instrumento de control de los hogares españoles a través de lo que se ha llamado “tarifazo” de una parte y de otra los tramos horarios a diferente precio que nos hacen esclavos del consumo de electricidad de nuestros electrodomésticos.

Respecto al tarifazo, todo el mundo recordará a la comunista Irene Montero y al entonces líder de la oposición Pedro Sánchez despotricar contra el Gobierno de Mariano Rajoy por perpetrar "un golpe de Gobierno a las familias" con ocasión de una subida de la electricidad del 11%. Pues bien, ahora que, con ellos en el Gobierno, el recibo de la luz se ha disparado en un año más de un 43%, entre otras razones por mantener el IVA en el 21% frente al 5% del Reino Unido, el 5,5% de Francia, el 6% de Portugal y Francia, por ejemplo. No menos cierto es que el precio de la generación y comercialización de la electricidad es apenas un tercio del importe de la factura, correspondiendo el resto de la misma a una serie de costes regulados por el Gobierno (transporte, primas a las energías renovables, pago del déficit tarifario) y al pago del impuesto eléctrico (5,1%).

Socialistas y comunistas según “Libre Mercado” mantienen un clamoroso silencio y se sacan de la chistera un nuevo sistema de facturación por tramos horarios con el que, aseguran, en el futuro las familias ahorrarán en este rubro un 15%. Lejos de combatir los disparatados y apocalípticos presupuestos en los que se basa la llamada transición ecológica, o de reducir la voraz presión fiscal que soporta la electricidad aun cuando no se consume. Esta es la razón por la que ponen en marcha un nuevo sistema de facturación que, lejos de lo que proclaman, lo más probable es que encarezca aún más la factura, habida cuenta de que el abaratamiento sólo se producirá si la mayor parte del consumo eléctrico de los hogares se lleva a cabo en horas tan intempestivas como las que van de las 12 de la noche a las 7 de la mañana.

Efectivamente, han dividido la factura en tres tramos horarios. Hora punta de 10 a 14 y de 18 a 22. Tramo llano de 8 a 10, de 14 a 18,y de 22 a 24. Tramo Valle de 0,00 a 8. Es decir que se penaliza el consumo muchas veces necesario en las horas punta, obligando a los hogares a intentar programar si vida a las horas del tramo llano o incluso durante la noche y la madrugada. Este régimen cuartelario, me ha recordado a Ignacio Buqueras y su intento de racionalizar la vida de los españoles, para que pudieran llegar como la mayoría de los europeos a media tarde a sus casas. Lo que hubiera mejorado la vida familiar.

Este planteamiento lo acaba de trastocar el Gobierno Frankenstein, intentando por ejemplo que se tenga que planchar la ropa a las 4 de la madrugada o las lavadoras por la noche debiendo vigilar para proceder al secado, encarrilando el uso de los electrodomésticos a las horas más baratas, y por tanto desplazando el horario de comidas y cenas, comer antes de las 14 para poder poner el lavavajillas a continuación o cenar antes de las 22. Esto nos limitara la libertad de horarios, sujetándonos al consumo de los electrodomésticos y no a nuestra libertad individual, como seres humanos libres. Es posible que tampoco consigan alienarnos hasta ese punto, pero lo cierto es que nos lo van hacer pagar caro, con lo que supongo que ya contaban. El Mundo según Huxley es lo que nos espera. Y no entiendo, como se puede programar el aire acondicionado, que hará que tengamos que soportar los calores del verano, nos guste o no y lo paguemos a precio de caviar, no solo los ricos como podría ser aceptable, sino todas las clases medias que disponen actualmente algunas de las comodidades de la posmodernidad y que son como siempre las que pagan el grueso de la factura de la luz, tan necesaria hoy como la alimentación. Y a esto le llaman gobernar para el pueblo, cuando lo que hacen es freírte en ese caso a impuestos indirectos sobre un bien esencial como es la electricidad. Una hazaña más de Pedro Sánchez, para sumirnos en el servilismo comunista.

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios