www.diariocritico.com

La España invertebrada. La España vaciada, la membresía y la deconstrucción de España. Conversaciones con mi hija Alicia

viernes 09 de julio de 2021, 15:27h

Membresía de ser español, es una cruzada contra el caos, que nos ha procurado la Transición española, a través de sus cuatro etapas a cuya definición he llegado contestando, las preguntas que me ha planteado José Manuel Canales Aliende para hacer llegar las respuestas. a su colega el profesor Antonio Colomer Viadel, Catedrático de derecho constitucional de la universidad Politécnica de Valencia, para que, como director de la revista y del monográfico sobre la Transición, se publique el próximo otoño y de las conversaciones inteligentes con mi hija Alicia, actualmente residiendo en Pamplona, sobre la sociedad de provincias en la que ella se ha visto envuelta, ya por diversos años, tan cercana al vasquismo, . A ello añadir mi reciente viaje a Palma de Mallorca y describir el ambiente ominoso que vive la catalanizada isla, por una izquierda que se dice progresista y que se acerca más, como Valencia al modelo catalán, de independentismo y disgregación nacional. En todos esos casos, País vasco y Cataluña son los polos destructores de la España de las Autonomías.

Respecto a la Transición, en realidad tiene 3 etapas. la 1ª desde Adolfo Suarez hasta Aznar, la 2ª desde Aznar a Rajoy pasando por Rodríguez Zapatero, la 3ª desde Rajoy a Pedro Sánchez, incluyendo la abdicación del Rey Juan Carlos 1º y la Coronación de Felipe II. No se pueden juzgar como un conjunto, pues son bien distintas. Y no me extenderé más, sobre el concepto dado que forman parte, del texto que he mencionado, en cambio sí hablare, sobre la explicación sociológica de las antiguas provincias, hoy transformadas en Autonomías disgregantes, con un traslado masivo de los habitantes rurales a las capitales de las mismas transformadas en emporios ciudadanos, con los mismos defectos históricos que en este siglo del cambio, siguen manteniendo como puede verse en la novela “Cinco horas con Mario de Miguel Delibes respecto a Valladolid y en la “Saga fuga de J.B” de Gonzalo Torrente Ballester en la inexistente población gallega de Castroforte del Baralla, que he tenido la ocasión de releer estos días y que me sirven como ejemplo de conducta, de la membresía de sus personajes,

Mis conversaciones con Alicia, hoy pasando unos días en mi casa de Madrid, me han explicado, el entramado del nacionalismo y de clases sociales de Navarra y el País Vasco, centradas en el ombliguismo de algunos de sus habitantes, que a su vez crea la estructura de sociedades cerradas desde el punto de vista económico, que creen que son mejores que los demás miembros del Estado Español y que se reparten la tarta de su futuro, en función de los confines geográficos y étnicos(teóricos), y su capacidad de influir sobre el mismo, ya que la Ley electoral(D´Hondt) prima la concentración de votos, en un área que recibe más diputados que los que tiene un partido nacional. Un ejemplo de esta distorsión ocurrió en las elecciones de 1982, donde el PCE criticó duramente el sistema, alegando que con el mantenimiento del método D'Hondt -para distribuir escaños según el número de votos obtenidos- favorece el bipartidismo y mantiene las grandes diferencias en el coste de votos que los partidos necesitan para obtener un lugar en el Parlamento. Tomando como base los datos de las legislativas del 28 de octubre de 1982, el coste medio de votos por escaño fue, para cada partido: PSOE, 50.136 votos; Coalición Popular, 51.684; UCD, 129.556; PCE, 216.317; CDS, 302.154; CiU, 64.394, y PNV, 49.457. Lo que demuestra que CIU obtuvo 12 diputados con 772.000 y el PCE 4 con 842.000, el PNV 8 con 395.000 y el CDS 2 con 604.000. y la UCD 11 con 1.450.000 en su gran debacle con Landelino Lavilla.

Parece claro que el provincianismo o regionalismo paga, lo que hace una España en deconstrucción, pues incluso se consigue como ejemplo 1 escaño por Teruel existe y es evidente que tanto en Cataluña como en el País Vasco, con la concentración del voto contribuyen a mantener el gobierno Frankenstein de Pedro Sánchez, lo que no ocurriría si no existiera la ley D’Hondt y fueran, circunscripciones geográficas, cada una con su diputado, lo que nos daría un sistema mayoritario como UK, y por tanto una verdadera democracia,

La España vaciada se refiere al escritor Sergio del Molino, quien publicó en 2016 un libro de título España Vacía, en el que hacía un análisis de la situación de buena parte de la España interior. Partiendo de esa idea, posteriores análisis reivindicativos hablaron de que esa parte de España no está solo vacía, como que sucesivas políticas de todo signo la estaban vaciando, no solo de población sino de acciones para cortar esa sangría. España sin futuro, salvo en las capitales de las Autonomías, donde prima la corrupción, el control por las mafias locales, y por tanto de la necesaria democracia.

Menos moderno, pero no menos valido en nuestro S.XXI, está la España invertebrada que es una obra de José Ortega y Gasset publicada en 1921 en la que analizaba la crisis social y política de la España de su tiempo.​ Dentro de un estudio de la descomposición de las naciones, explica su pensamiento en cuanto a la desarticulación de España, el efecto de los regionalismos y separatismos como parte del "proceso de desintegración que avanza en riguroso orden, desde la periferia al centro, de forma que el desprendimiento de las últimas posesiones ultramarinas parece ser la señal para el comienzo de una dispersión interpeninsular".​ Ortega acusaba la falta de una minoría dirigente ilustrada capaz de tomar decisiones firmes y eficaces, Yo como Ortega, acuso de la misma actitud a los partidos políticos actuales, que a través del Régimen de las Autonomías, incurren en los mismos vicios que llevan a la rotura de España.

Es como, en mis conversaciones con Alicia, y mi percepción como mallorquín de la sociedad Balear, el triunfo de las mafias locales, a través de las lenguas, o las estructuras educativas, o el enchufismo en los puestos de trabajo y también en el sistema de contratación del mismo Estado, en su versión local, como mal funciona la membresía de ser español, que en la Constitución dice que nacemos libres e iguales y lo único que cuenta es la Ley, convenientemente separada del Ejecutivo y el Legislativo. Nos hallamos ante la Gran mentira, como predijo Antonio García Trevijano, con la mente lucida, como la de Ortega y de estos mismos conceptos expresados con mis palabras.

En 1977 a Adolfo Suarez le propuse en la Monclo ,a, como Presidente del comité de organización de la UCD, la verdadera solución España con dos Autonomías, País Vasco y Cataluña, su respuesta fue; “ para todos café” y hoy 17 Autonosuyas y dos ciudades autónomas, son incapaces de conseguir que los españoles tengamos una membresía única. No somos diversos como seria bueno, sino diferentes, en escalas inaceptables. Desde luego no somos hoy los españoles iguales ante la Ley, sino que unos viven mejor que los otros sin haber hecho ningún mérito para ello.

Esta es la España, dirigida por políticos y sus adláteres cuyo sistema impositivo, es desposeer todo lo posible a la parte productiva de la Sociedad, con menos Estado viviríamos mejor.

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios