www.diariocritico.com

La nueva globalización y las añoranzas imperiales, según el Club de Roma

martes 27 de octubre de 2020, 08:32h

Organizado por ES Global y el Capítulo Español del Club de Roma se ha celebrado el SEMINARIO WEB – ZOOM PRO. APUNTES Madrid GEOPOLÍTICOS EN UN OTOÑO CON LA COVID-19 Ayer 26 de octubre con la Presentación a cargo de D. José Manuel Morán. Vicepresidente del Capítulo Español del Club de Roma. Actuando de Moderadora: Dª Ana Mangas. Redactora jefa de esglobal. Intervinieron

  • D. Mariano Aguirre. Investigador de cuestiones Internacionales. Asesor del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad de Deusto.
  • D. Eduard Soler. CIDOB. Investigador sénior de CIDOB.
  • Dª Mira Milosevich-Juaristi. Investigadora principal del Real Instituto Elcano y profesora asociada de Russia's Foreign Policy del Instituto de Empresa (IE University).

Extraído de un resumen de ES Global:

“Cuando se informó de que se concedía el premio Princesa de Asturias en Ciencias Sociales 2020 a Dani Rodrick se volvieron a recordar las inviabilidades de su conocido trilema (globalización económica, soberanía nacional y democracia). Así como su insistencia en la necesidad de cómo enfocarla, cómo regularla y cómo mejorar su gobernabilidad. Ahora, cuando las consecuencias socioeconómicas de la COVID-19 se dejan sentir por doquier, la OMC está aventurando una caída relevante de las transacciones de bienes. Y ve difícil que se aprovechen las libertades en que se sustentaba la globalización iniciada cuarenta años atrás (la de comerciar y las de movimientos de capitales y personas)”.

Rodrik es profesor de Política Económica Internacional en la Escuela John F. Kennedy de la Universidad de Harvard. Es autor de Una economía, muchas recetas. Globalización, instituciones y crecimiento económico (FCE, Ciudad de México, 2011) y La paradoja de la globalización. La democracia y el futuro de la economía mundial (Antoni Bosch, Barcelona, 2011).

Según él: El mundo no solo se está dividiendo por diferencias políticas, sino por un régimen de comercio internacional que no fue diseñado para un mundo de software, datos e inteligencia artificial. El conflicto entre Estados Unidos y China por la megaempresa Huawei lo confirma claramente. El régimen de comercio internacional que tenemos, expresado en las reglas de la Organización Mundial del Comercio y otros acuerdos, no es de este mundo. Fue diseñado para un mundo de autos, acero y productos textiles y no para uno de datos, software e inteligencia artificial. Ya está sujeto a intensas presiones por el ascenso de China y el rechazo a la hiperglobalización, y es totalmente inadecuado para enfrentar los tres grandes desafíos que plantean las nuevas tecnologías. El primero se vincula a la geopolítica y la seguridad nacional. El segundo desafío está vinculado a la privacidad. El tercer desafío es económico

“En este clima Rodrick, en el mensaje que ha enviado para agradecer su galardón, ha vuelto a insistir en la necesidad de ver a quiénes se debería tener en cuenta en estos procesos. Para que dichas tareas sirviesen a las sociedades para gestionar sus desafíos económicos y no económicos. y las empujasen a preocuparse por los bienes públicos. Y más cuando se empieza a hablar de una nueva globalización, basada en el comercio digital y el intercambio transfronterizo de intangibles y que va más allá del comercio de servicios. Pero que tendrá que sortear restricciones en determinadas latitudes Imperio Otomano. Y más si se quiere ser alguien en el conflictivo Mediterráneo Oriental actual., o se acabará limitando esta nueva cuarta libertad de intercambiar informaciones de interés y en modo seguro. Tales condicionantes se producen cuando el multilateralismo se deteriora a diario y hace difícil compartir las regulaciones para ejercer las libertades mencionadas. Y también cuando desde algunas áreas del Planeta se propician procesos para actualizar imperios pasados. Que en unos casos buscan retomar exitosamente historias imperiales, como es el caso de China. Mientras que en otros, como son Rusia y Turquía, sus pretensiones parecen más añoranzas del ayer que oportunidades factibles. Pues ni sus áreas cercanas se prestan a ser fácilmente tutelables, como está constatando Moscú. Ni será suficiente la reislamización de Santa Sofía, o la invocación de la patria azul para olvidar aquel 1923 en que se disolvió el Imperio Otomano. Y más si se quiere ser alguien en el conflictivo Mediterráneo Oriental actual”

Las intervenciones se han centrado sobre todo en USA, Rusia, Turquía y China y han demostrado que se tiende a perder multilateralismo y globalismo por el nacimiento de nuevos imperios populistas, reivindicativos como son Rusia y Turquía, especialmente, Rusia respecto a sus antiguas naciones pertenecientes a la URSS y Turquía en el Cáucaso. Según Mira los acontecimientos son 4 . El 1ºla abdicación del liderazgo de USA y de imponer las reglas del juego que nos hacían pensar hace años, que favorecerían la democracia liberal, cuando parece lo contrario, yendo hacia un populismo imperialista. En 2º lugar las presiones de China Rusia y Turquía, que dependen de si gana Joe Biden, en cuyo caso regresaríamos a una diplomacia participativa o si gana Trump que es capaz de abandonar incluso la OTAN. 3º La Unión Europea amenazada por el Brexit y 4º El auge de los populismos. Me ha extrañado que se ha hablado poco de África y de Latinoamérica. Que no cuentan en esta geopolítica y de España ni mencionarla.

Eduardo son ha hablado de una globalización fragmentada y después ha hecho un sensacional análisis de Erdogan y de Turquía, de una parte sirviendo de valladar a la inmigración de sirios, y otro nacionales perjudicados por las guerras de Iraq y Siria , incluyendo a los Kurdos y su participación en la guerra del Cáucaso (Nagorno Karabaj).

Mariano ha insistido en las consecuencias del Covid 19, pobreza, desigualdad, con descontento social, lo que no es muy favorable para la democracia liberal, además del auge del autoritarismo y de los populismos, como el putinismo, el erdoganismo y la posición de China comunista. Mira ha cerrado, sobre el tema del desarme nuclear cuyo pacto termina en febrero y dado el Revisionismo de Putin que tiene gas hasta 2024, quiere seguir jugando a potencia mundial, quejándose de que las URSS se desmoronaron perjudicando a Rusia, En fin, peligros por todas partes para las democracias liberales europeas. Negros nubarrones sobre la Globalización. El Egoísmo prevalecerá entre tanta miseria.

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios