www.diariocritico.com

Libertad para los españoles: uno o varios referendums

miércoles 21 de octubre de 2020, 15:00h

Según el diccionario de la Lengua de la RAE :Del fr. référendum, y este del lat. referéndum 'lo que ha de ser consultado', n. del gerundivo de referre 'consultar'. m. Procedimiento por el que se someten al voto popular leyes o decisiones políticas con carácter decisorio o consultivo. Según la Constitución Española de 1978 en su artículo 92. El referéndum será convocado por el Rey, mediante propuesta del presidente del Gobierno, previamente autorizada por el Congreso de los Diputados.

Es decir, que estamos atados al legislativo, en momentos sumamente decisivos para España, en que precisamente, el problema es de gestión, entregada totalmente a los partidos políticos de una coalición social comunista, en plena pandemia, perdidas nuestras libertades por una interpretación maliciosa del Gobierno, en la que, seguramente a todos los españoles, les gustaría expresarse, como lo hacen algunos a través de las redes de comunicación social, sobre temas tan trascendentes como pueden ser: La formas de elección de la cúpula de la judicatura, o la eutanasia, o la presencia de partidos independentistas, o los impuestos, o la doctrina económica dominante o el Salario mínimo o el Ingreso Mínimo vital y especialmente hoy los confinamientos y la alarma social, y tantos y tantos temas que son sujeto de leyes, que en forma autoritaria son promulgadas por el gobierno, especialmente en forma de decretos ley, formula antidemocrática, que impide a los españoles opinar sobre temas que conciernen a sus vidas , sus familias, sus empresas y su actividades, convertidos en borregos, mientras vemos con envidia, como los suizos someten a referéndum la menor de las decisiones, que conciernan a la población.

Por ello, propongo que el acceso al referéndum, pueda serlo directamente desde la Junta electoral, a través de la reunión de un número determinado de firmas, medio millón por ejemplo, que nos permita expresarnos, ya que el actual sistema de partidos políticos no solo no lo hace, sino que en todos los casos se somete a pactos, que necesitando de votos suficientes en el parlamento, o bien se chantajean o bien se compran, a través de incorporar especialmente a aquellos que lo que quieren es la destrucción de España, caso cuyo; el tema de la cúpula judicial en la que se acusa al PP de no hacer política de Estado, por no querer pactar con el partido socialista, es evidente cual sería el resultado tan diferente de un referéndum sobre el tema, si deban ser los partidos políticos a través del parlamento, quien los nombre o si deben ser los propios jueces, quienes elijan sus cupulas libremente,

Es verdaderamente increíble, que los españoles en un referéndum acepten temas tales como el separatismo, o el sistema marxista que nos conduce a ser un país bananero, o una republica estilo venezolano, como lo pretende, nada menos que el vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias, y sus Unidas Podemos.

Es evidente que con el actual sistema de castas, la voz del pueblo no tiene ocasión de expresarse a través de los actuales partidos políticos, mientras que en un referéndum reluciría la verdad y nuestras ansias de libertad, truncadas por políticas perniciosas, fruto de la descomposición de las ultimas etapas de la Transición, especialmente desde el Gobierno Zapatero, nacido nada menos que de los atentados de Atocha del 11M, a su vez por el error “tremendo error” de Mariano Rajoy que en vez de convocar elecciones y dimitir se sometió a la crisis de confianza, que ganó el llamado Gobierno Frankestein, con Pedro Sánchez a la cabeza, recolectando hasta el último voto posible, especialmente los del PNV. Que provocó el vuelco del Gobierno y el actual caos, por el pánico a la pandemia del Covid 19, que está arruinando nuestra economía, aunque bien es cierto que en esa trampa han caído, casi todos los gobiernos occidentales.

Según un analista a quien no conozco, pero con el que coincido en ciertas valoraciones: Algunos creen que en España hay socialdemócratas, conservadores o liberales, se equivocan. El Estado Español es una estructura de saqueo y expolio a las clases medias, con un sistema impositivo cuyo único objetivo es desposeer en todo lo posible a la parte productiva de la sociedad.

Esas clases privilegiadas: partidos políticos, sindicatos, altos funcionarios y algunas grandes empresas, tienen por objeto maximizar el expolio mientras que se desprecia y se subestima el propio sistema productivo. Se desprecia al empresario de éxito, se entorpece la innovación y se impone un esquema de valores en que el enriquecimiento honrado es moralmente despreciable.

A todo esto hay que añadir un cuarto poder que en la práctica no es más que un formidable aparato propagandístico de una clase en que el sentido crítico, el análisis imparcial y la objetividad han desaparecido por completo, mientras toma su parte de los presupuestos públicos, endeudamiento progresivo, retroceso de nuestro país en todos los órdenes, España va alejándose poco a poco de los niveles de renta, de los cinco grandes de la Unión Europea La corrupción y la mala gestión se ve a simple vista si sabes mirar.

La carestía de la vivienda, la alta factura de la electricidad, la falta de oportunidades, la inflación de leyes, la pesada burocracia, la poca innovación o los salarios bajos son fruto del saqueo. El deterioro de ‘el contrato social’ es ya clamoroso. No existe ya igualdad frente a la ley, protección de la propiedad privada, ni presunción de inocencia.

La ecología, la desigualdad, el feminismo, las acusaciones de fascismo,… no son más que cortinas de humo que intentan generar una respuesta emocional y, por tanto, irracional. El análisis racional ha sido totalmente desterrado, ni un solo intelectual tiene hueco ya en los medios. Si queremos encontrar un modelo o algo similar a la España actual, solamente hay que mirar a Argentina. Si no estuviéramos en el euro los niveles de inflación serían galopantes.

Y estaríamos, estamos en quiebra. El Gobierno se agarra como a un clavo ardiendo, a los 140.000 millones prometidos por la Unión Europea, ¿qué es eso a largo plazo sino más deuda?. Un Referéndum refrescaría el aire viciado de este sistema clientelar y nos daría la libertad de la que carecemos actualmente.

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios