www.diariocritico.com

Los terroristas catalanes de Ripoll

lunes 28 de agosto de 2017, 13:11h

Leo con estupor que los jóvenes miembros de la célula yihadista de Ripoll, eran buenos alumnos del Instituto, “Todos ellos trabajaban o estudiaban, naturalmente en catalán; solo uno era usuario de los servicios sociales” según Maria Dolors Vilalta, concejala de Convivencia, lo que quiere decir que eran buenos catalanes antes que españoles.

Cataluña es la región donde trabajan más marroquíes, el 26,8% del total en España. El independentismo favoreció la llegada de inmigrantes que no hablaban castellano. El pasado mes de julio había 1,87 millones de extranjeros afiliados a la Seguridad Social en nuestro país, según los recientes datos del Ministerio de Empleo. El mayor colectivo es el de rumanos, con 329.975 (el 17,6% del total), seguido de marroquíes, con 225.351 (12%), italianos, con 103.022 (5,5%) y chinos, con 99.912 (5,3%). Cataluña es la comunidad autónoma donde hay más extranjeros afiliados (465.415, el 25% del total) y también donde trabajan más marroquíes (60.439, el 26,8% de todos los que hay en España). La importante presencia de este colectivo en esa región responde, sobre todo, a la estrategia diseñada por el independentismo catalán desde hace años para favorecer la presencia de inmigrantes que no hablan castellano, en detrimento de los que son hispanoparlantes. Lo que ha fracasado completamente en estos terroristas, pues no solo no se integraron al catalanismo independiente, sino que estaban dispuestos a derribar el icono más querido de Catalunya La Sagrada Familia. Además, y con la intención de que el numeroso colectivo marroquí apoye el independentismo, el expresidente de la Generalitat, Artur Mas, aprobó hace tres años el denominado «Plan Marruecos 2014-2017», que incluye varias medidas para reforzar las relaciones con el país norteafricano, entre ellas, que Marruecos tutele el islam en Cataluña e introducir el árabe y el tamazigh en horario lectivo. Este plan no gustó en el Reino alauita.

Datos que revelan un aspecto clave a la hora de desentrañar la metamorfosis de estos chicos, que llevaban una vida aparentemente integrada entre sus conciudadanos catalanes. El patrón que se siguió parece alejado de los actuales modelos de captación del Estado Islámico, basados en su poderosa maquinaria propagandística a través de vídeos, o bien mediante la figura de ciberreclutadores que entran a las redes sociales para persuadir a jóvenes musulmanes occidentales. En este caso, no. A los investigadores les ha chocado la recuperación de una fórmula que se creía desfasada, la de la manipulación psicológica, siguiendo una hoja de ruta propia de las sectas. Así fue como el imán los reclutó, sobre todo a los más jóvenes, "los más influenciables y vulnerables", añaden fuentes de la investigación.

De ellos, Moussa Oukabir y Yousef Aalla habían nacido en Ripoll, y el resto habían llegado con sus padres en edades tempranas. El testimonio de los chavales y padres de la pista de fútbol encaja con las líneas que siguen los investigadores, quienes van llegando a la conclusión de que los chicos no tenían un estrecho vínculo con el islam y que incluso llevaban "un tipo de vida occidental", según fuentes conocedoras de las pesquisas que han entrevistado a familiares de los terroristas. Es por la influencia del imán que se empezaron a alejar de sus conocidos y familias y "a tratarse solo entre ellos". Ahora se sabe por ejemplo que algunos de los más jóvenes comenzaron a recriminar a sus hermanos mayores que bebieran alcohol.

Lo sorprendente es que ninguno de ellos se arrepintiera, lo que nos lleva a la actual polémica sobre envidia y resentimiento, especialmente dado lo lejano de Cambrils de Ripoll, y así hubiera podido avisar a la policía, de la que, por cierto, estos famosos “mozos” con tal de mantener alejada a la guardia civil dejaron para otro día la investigación de la explosión que la juez consideró indicio de terrorismo. El independentismo evitó que se hubieran tomado medidas adicionales concretas,! ni un solo policía en las Ramblas!, todos con sus motos y sus coches, ninguno a pie como suele hacerlo por comodidad los policías de toda España, que asi pudiera disparar contra la furgoneta, en cambio cuando ya se vio que era terrorismo, en Cambrils si los había, y así acabaron con todos ellos, lo que demuestra la importancia de estar presentes y a pie.

Los catalanes musulmanes son pues un fracaso, como catalanes, como terroristas y como musulmanes. Salvo la furgoneta de las Ramblas todo fue improvisado, yo creo que el conductor Younes Abouyaaqouub, atropellaba a todo el mundo como si de un videojuego se tratara, aunque luego acuchillo al conductor al que robo el coche, abandonado en Sants. El resto, unos piernas, que perdido el liderazgo del Imam no dieron pie con bola. Ojo pues en el resto de España ya un todavía en Catalunya al resentimiento y la envidia de los 225,351 marroquies, de los que en un cierto % anidaran seguramente estos sentimientos, que pueden en tal caso, llevarlos al terrorismo. Integrarles es básico y urgente. Catalunya no lo ha conseguido ¡Menudo fracaso!

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios