www.diariocritico.com

Tarjetas black: el RIP de las cajas de ahorros

viernes 24 de febrero de 2017, 14:02h

Hoy han salido por fin, las condenas por el uso inapropiado de tarjetas opacas de la Caja de Ahorros de Madrid, posteriormente Bankia. La sentencia dice "Sus conductas, junto a atentar a los más elementales deberes con la entidad, por cuyo patrimonio tenían que velar desde su máxima autoridad, crearon una situación de riesgo potencial de distracción de fondos de la caja". Son apenas tres líneas de una sentencia de 259 páginas, pero describen a la perfección los motivos que han llevado a la Audiencia Nacional a decretar penas de prisión para Miguel Blesa y Rodrigo Rato. Seis años para el primero, y cuatro años y medio para el exvicepresidente del Gobierno.

Las tarjetas “black’ u opacas son una retribución que recibieron 86 miembros de la dirección y el Consejo de Administración de Caja Madrid y después Bankia, independiente de sus retribuciones y gastos de representación. La diferencia con aquellos es que nadie declaraba los gastos a Hacienda, ni la entidad bancaria, ni sus beneficiarios. Aun siendo el tema de interés en sí mismo, lo que afirma esta sentencia es la declaración de defunción de las Cajas de Ahorro, de las que solo queda una, La Caixa y 2 pequeñas Ontinyent y Pollença, mientras que el resto ha desaparecido, por lo general quebradas y absorbidas por los Bancos en la crisis de 2008 a la que llegaron ya medio quebrads. La confederación Española de Cajas de Ahorro, la mayoría fundadas en el S. XIX había llegado a ser muy poderosa gracias a que siendo sus clientes por lo general las clases bajas y medias bajas de la Sociedad Española, habían crecido gracias a la política de subvenciones y de protección social del PSOE de Felipe González, que las hizo crecer económicamente y con ello competir en buenas condiciones con la Banca, que perdió terreno en el control de la economía del país. Pero la aparición de las 17 Comunidades autónomas y su afán insaciable por financiar las “locuras” que se les ocurrían a los políticos, a los que se sumaron los sindicatos y la CEOE, hicieron proclamar una nueva Ley que cambiaba la dirección profesional de las Cajas por una pandilla de enchufados políticos que vieron la posibilidad de hacer su “agosto” con los recursos tan duramente conseguidos.

Los consejos de administración de todas las cajas fueron colonizados por los partidos políticos y los sindicatos, que se repartían sus sillas. Militantes de unos y otros, o simplemente nombrados a propuesta suya, copaban los puestos. Caja Madrid y Bankia no fueron una excepción. Los 86 beneficiarios de las tarjetas se repartian de la siguiente forma: 27 del PP, 15 del PSOE, 5 de IU y 11 sindicalistas. En una semana se han producido 14 dimisiones o ceses. UGT y Comisiones Obreras han perdido a dos históricos, José Ricardo Martínez y Rodolfo Benito, ambos con un historial de lucha sindical que se remonta al franquismo.

Todo comienza con la Ley 31/1985, de 2 de agosto, de regulación de las normas básicas sobre órganos rectores de las Cajas de Ahorro (Vigente hasta el 29 de diciembre de 2013). Que en su apartado e) fijaba como miembros de la Asamblea General que designaba el Consejo de Administración la participación de las comunidades autónomas, que se llevararia a cabo a través de miembros designados por la Asamblea autonómica que posean reconocido prestigio y profesionalidad. Ahí estaba el coladero por donde los amigos de los políticos, podían meterse hasta controlarlas por completo, en tanto que antes bastaba que fueran personas de reconocido prestigio, que era de los que se nutrían hasta entonces, con influencias más bien religiosas o de entidades sociales no políticas. Participe en algunas elecciones en los 80 ayudando a crear imagen entre los representantes de los impositores y de los empleados, especialmente en Caja Madrid que hasta ese momento tenía un Consejo sumamente profesional. El Golpe de gracia final se lo dio Ley de Cajas de Ahorros y Fundaciones Bancarias (Ley 26/2013, de 27 de diciembre). La creación de cajas de ahorro se rige por el Decreto 1838/1975, aún en vigor. Igualmente, el resto de normativa aplicable a entidades de crédito les es aplicable, tales como las normas relativas a recursos propios e infracciones y sanciones, entre otras.

La dedicación de las inversiones, además de lo que se robaba y cobraba en Comisiones por los amigotes metidos en las Cajas, desprofesionalizó las Cajas que en 2008 se vieron incapaces de hacer frente al temporal, medio quebradas que estaban ya, las tarjetas black hoy consideradas delito, afectaron por ejemplo a dos examigos míos, Juan Iranzo condenado a tres meses de cárcel y Ramón Ferraz a dos años y multa de 4500€, ambos estaban en el Club Liberal Español, del que fui Presidente y del que me dieron la patada hacia arriba nombrándome Presidente de Honor, naturalmente pedí, en el momento de su imputación su baja en el club a lo que no se me hizo ningún caso, terminando con darme de baja del mismo. Juan Iranzo catedrático y Decano del Colegio de Economistas de Madrid, tuvo que presentar su dimisión en otras dos grandes empresas, perdiendo una remuneración de varios miles de euros, hoy condenado, aunque sea a tres meses de cárcel, demuestra cómo funcionaba el servicio de amigos a dedo, en este caso del PP. La corrupción y el amiguismo era y son el credo de la “Casta” y en este caso cierran el capítulo de sepultura de la que fue una gran Caja, la Caja de Madrid, a la que todavía le quedan numerosas deudas por resolver las “preferentes” y que ha supuesto un endeudamiento de España, de nada menos que 24.200 millones de euros, de los 100.000 millones que el gobierno pidió para luego devolver "la mayoría" del préstamo que pidió al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), sobre todo para reestructurar Cajas, excepto lo que se pueda vender, a restar de tan astronómica cantidad. En realidad nos han hipotecado a todos los españoles, todo por unos pocos aprovechados como el más arriba mencionado, gentes con una capacidad de vulgar ambición en hacerse ricos. ¡Que decir finalmente de Rodrigo Rato y de Miguel Blesa , en realidad parte de los capos de esa mafia que todavía, aunque cada vez menos, desgraciadamente, controla nuestra nación.

BERNARDO RABASSA ASENJO.
PRESIDENTE DE CLUBS Y FUNDACIONES LIBERALES. MIEMBRO ASOCIADO DE ALIANZA LIBERAL EUROPEA (ALDE), PREMIO 1812(2008). PREMIO CIUDADANO EUROPEO 2013. MEDALLA AL MÉRITO CULTURAL 2015, PSICOLOGO SOCIAL

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.