www.diariocritico.com

La importancia de saber comunicar

viernes 14 de agosto de 2020, 14:27h

Esta vez, me decido a tratar un tema que siempre he considerado fundamental para la vida diaria. Y es que siempre me ha interesado todo lo relacionado con el lenguaje tanto escrito como oral.

Y es que estando en la Universidad en mis tiempos de Magisterio, tuve la suerte de tener como profesor a Virgilio Crespo Cano, el cual en dos ocasiones me impartió clases: primero sobre Lengua Castellana y después, sobre una asignatura llamada Taller de Expresión Oral y Dramatización y he de decir que aquello me marcó, me interesó y a decir verdad, me sirvió de mucho para comprender cosas que llevaba viendo desde hace tiempo sobre todo en televisión.

La televisión no sólo es el medio que mayor alcance tiene para comunicarnos e informarnos además, de las redes sociales las cuales están cambiando la forma de relacionarnos los seres humanos y que nos sirve como forma de conocer a personas de cualquier punto del planeta.

Es verdad que en la televisión tenemos a comunicadores de altura, que son capaces de llegar a la gente transmitiendo información contrastada y de calidad pero también, por desgracia, nos estamos encontrando con personas que dicen ser periodistas pero que sin embargo, utilizan los medios de masa no para informar sino para coger una noticia y retorcerla a la conveniencia del periodista que la cuenta buscando fines que para mí, no tienen nada de éticos porque se basan en argumentos falsos, en mentiras, en engaños que buscan ser masivos a fin de utilizar a la gente para conseguir fines que nada tienen que ver con la búsqueda de la verdad, con la objetividad y con la calidad informativa saltándose todos los límites que marca la ética periodística.

Volviendo a mi profesor, aprendí una frase de él que me ha marcado para siempre: “Las palabras no sólo dicen. También hacen”. Y estoy de acuerdo porque depende del contexto lingüístico, una palabra puede tener varios significados y dependiendo del uso que se le dé, tendrá una determinada intención.

Y es que las palabras cuando son pronunciadas, dependiendo de con la intención con la que se utilicen, provocarán una reacción u otra en la persona que reciba el mensaje.

Por eso, teniendo en cuenta que la comunicación es un acto que abarca toda nuestra vida, deberíamos ser muy cuidadosos cuando lanzamos un mensaje. Y es que estoy de acuerdo cuando se dice que para vencer, antes hay que convencer, persuadir a quienes nos estamos dirigiendo a fin de que nuestro mensaje cale en la sociedad mucho más que el de cualquier otra persona y no sólo eso es vital para un político, lo es para cualquier individuo que tenga que hablar en público alguna vez.

Pero, no sólo es fundamental saber comunicar oralmente. Hemos de saber que no sólo nuestra voz es la herramienta básica para que un mensaje llegue, sino que debemos saber acompañar esa voz con los gestos adecuados si es que estamos en un espacio donde podamos ver a los receptores.

Caso muy distinto es comunicar a través de las ondas de la radio. Ahí, la voz es la única vía para que nuestro mensaje pueda llegar a los demás y por eso, debemos saber articular las palabras, saber emitir los sonidos adaptándolos de tal forma que sea perfectamente audibles para quien nos escucha de tal forma que si nos esforzamos, nuestra voz puede enganchar al oyente de manera que el mensaje cale de una manera limpia y por qué no decirlo, hasta de forma agradable. Y es que he de confesaros que echo de menos poder participar en algún programa de radio. Pocas veces lo he hecho pero cuando esto ha sucedido, aunque hayan sido pocos minutos, me ha parecido una experiencia fascinante.

Y es que os confieso que soy una persona que intenta esforzarse al máximo para que el mensaje que quiero transmitir a los demás, cale. Además, no hay nada más bonito en esta vida que hacer lo que uno quiere transmitiendo toda la pasión que le pones a las cosas que haces y cada vez que veo que alguien me felicita por el artículo que he escrito, me quedo con la sensación del deber cumplido.

También tengo claro que una misión que me encomiendo a mí mismo cada día es que mediante el uso de las redes sociales, llegue a todos los españoles el mensaje sobre todo aquello que hacemos los socialistas tanto dentro de nuestras fronteras como fuera de ellas. Y es que, tengo muy marcado el objetivo de llevar el Socialismo allá donde vaya y para eso, tengo presente que mi labor debe ser la constante búsqueda de poder transmitir la ideología socialista de la manera más clara posible. Y eso, intento que sea mostrándome siempre abierto a todas aquellas personas que sean receptivas a aquello que expreso, pasando de aquellos discursos cargados de odios, mentiras y rencores que no hacen sino dividir a la sociedad hasta creo, tratar de romperla en mil pedazos. Es el temerario discurso del “cuanto peor, mejor” tan vacío de verdad y de buenas intenciones como cargado de odio, confrontación y mala sangre.

Y es que tengo claro que mostrándome con un uso de un lenguaje cuidado, atractivo, sugerente pero sobre todo, limpio y lleno de verdad podremos hacer frente a los males que nos acechan y que por desgracia, tanto vemos en los medios de comunicación actualmente, donde el dinero lo ocupa todo dando la sensación de que la labor de algunos no sólo es mentir sino también, desinformar pero claro, ¿alguien que sepa un poco de esto se extraña cuando esas mismas personas aplauden los recortes en Educación Pública? Y es que está meridianamente claro: a menor inversión en Educación Pública, mayor será la ignorancia de la sociedad y mayor el poder de manipulación de las élites sobre las masas.

Por eso, debemos tener claro que la buena comunicación debe estar siempre presente. Que debemos ser mayoría los que apostemos por esa manera de enviar mensajes. Ya lo dijo Jesucristo cuando pronunciaba que la Palabra de Dios era simple y llanamente una declaración de la verdad, de la justicia y de la igualdad para todos.

Es aquí pues donde os pido a todos que seamos críticos con la información que recibimos. Que indaguemos hasta encontrar la verdad. Que seamos siempre inconformistas y no nos quedemos nunca con lo primero que nos dicen porque lo que de verdad importa cuando nos comunicamos no es cómo lo hacemos sino qué mensaje estamos trasladando. Contemos la realidad de las cosas pues sólo combatiremos a aquellos que tratan de manipularla y retorcerla para buscar ensuciar la sociedad con sus oscuros objetivos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios