www.diariocritico.com
La abstención ha favorecido al independentismo, en contra de lo que se acusó al PSOE
Ampliar
(Foto: ERC)

La abstención ha favorecido al independentismo, en contra de lo que se acusó al PSOE

lunes 15 de febrero de 2021, 08:34h

Muchas quejas y victimismo durante la campaña pero al final las circunstancias de la pandemia han favorecido al independentismo. Los partidos soberanistas denunciaron que el PSOE y el Gobierno central estaban detrás de una maniobra política para celebrar cuanto antes los comicios y aprovechar el tirón electoral del ex ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Además, creían que necesitaban que el momento fuera ahora, en plena tercera ola de la pandemia, para sacar partido de ese tirón de Illa y además aprovecharse de una esperada alta abstención para sus intereses.

Nada que ver con la realidad, a tenor de los hechos. La abstención ha sido muy alta, efectivamente, casi de la mitad del electorado, pero a quien ha favorecido es a las candidaturas soberanistas.

De hecho, los partidos ERC, Junts y CUP han logrado 74 escaños, 4 más que en 2017, y llegan casi al 49% de los votos emitidos. Suman para sus intereses y sus cálculos los votos del PDeCAT, el partido soberanista moderado que procede del entorno post-convergente, que casi llegó al 3% de los votos y a obtener un escaño.

Todos juntos superan el 50% de apoyos de Cataluña y presumen de que son mayoría absoluta en todos los sentidos: en votos y escaños en el Parlament.

Independentismo

Sin embargo, pese a la plena legitimidad de su actual estatus, no se ha conseguido obener una fotografía real de la posición de la ciudadanía ante un futuro independiente de España. Con una participación del 53,55% pocas conclusiones se pueden y se deben extraer de estos comicios.

¿Se han abstenido más los catalanes que quieren seguir siendo también parte de España? ¿O se han abstenido todavía más nacionalistas? Interrogantes que quedarán ocultos hasta que se vuelva a porcentajes de participación más sensatos, sin pandemias por delante.

Además, los sondeos que se realizan habitualmente entre los catalanes siguen dando la mayoria a los que no quieren la independencia, sino una renovación de las relaciones con el Estado. Realmente, sólo con un referéndum se podría medir este apoyo al secesionismo, pero hoy por hoy no tiene cabida en la Constitución ni las mayorías parlamentarias en Madrid lo facilitan. Difícilmente lo hará en los próximos tiempos.

Ahora la gran duda no es tanto qué color tendrá el próximo Govern, porque parece que será nacionalista (el PSC está vetado para un pacto postelectoral), sino el talante y el cariz que ofrecerá un político moderado como parece ser Pere Aragonès al frente de la Generalitat. ERC vuelve 80 años después al frente de la Generalitat.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios