www.diariocritico.com

Herodes 2020

lunes 28 de diciembre de 2020, 13:53h

Recta final, última semana del año, últimos lunes del año... Comienza la cuenta atrás para despedir este 2020 con el deseo de que “tanta paz lleve como descanso deje”. Y parece que también estamos en la cuenta atrás para dejar atrás el virus que nos cambió la vida a los que tuvimos suerte de seguir viviéndola. Ayer Araceli fue la primera española en ponerse la vacuna en la que tenemos puestas todas nuestras esperanzas y curiosamente no lo agradeció ni a Sánchez ni al Gobierno sino a Dios. Ese maravilloso cruce entre ciencia y fe.

Hoy día De los Santos Inocentes, me acuerdo de todos esos inocentes injustamente muertos y que este año se han multiplicado en todo el mundo. Porque este año Herodes no llegó el 28 de diciembre, lo hizo muchos meses antes, persiguiendo inocentes de cualquier edad, sexo y condición. Esta vez no se cebó con los niños sino que lo hizo de la manera más cruel y despiadada con nuestros mayores, a los convirtió en un año de nacimiento sin más. Sin importarle que fueron ellos los que nos trajeron hasta aquí, los que nos hicieron ser lo que somos, los que quisieron hacernos y dejarnos un mundo mejor. Los que se sacrificaron por nosotros, los que perdieron para que nosotros ganáramos, los que entregaron sin recibir, los que dieron sin pedir. Los que se desvivieron para que nosotros viviéramos...

Este año Herodes cambió de nombre, COVID 19. Mutó en un virus letal, que se extendió por todo el planeta sin dejar un rincón a salvo. Se hizo fuerte sabiéndose poderoso, se hizo grande haciéndonos pequeños, se multiplicó dividiéndonos. Se hizo más vivo cuanto más mataba, más presente cuantas más ausencias dejaba, más valiente cuanto más miedo sembraba, más cierto cuanta más incertidumbre creaba...

Este año inocentes hemos sido todos y no sólo por un día. Este año nos ha resultado difícil creer que lo que pasaba era verdad, incluso hemos pecado de inocentes creyéndonos infalibles, disfrazando la gravedad y la muerte de gripe. Enmascarándonos más tarde de lo debido.

Ahora toca mirar hacia delante, hacia un futuro esperanzador, hacia un nuevo comienzo, hacia un nuevo principio, hacia una nueva vida más llena de vida. Dejando atrás pero sin olvidar la inocentada que nos gastó 2020.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios