www.diariocritico.com

El horizonte de la vacuna

lunes 23 de noviembre de 2020, 15:17h

Por muy disparatadas trifulcas que organicen los políticos para hacerse notar, en España y en otras partes del mundo, la esperanza colectiva está atenta a una realidad científica que oscurece el griterío de los agitadores. La esperanza colectiva de la humanidad gira en torno a las noticias de las vacunas solventes contra la pandemia que se filtran en los medios informativos por detrás de las ridículas peleas de gallos del partidismo. Pedro Sánchez ha querido ponerse en la cresta de la ola anunciando un plan de vacunación sin saber cuál, cómo ni cuándo podrá empezar a aplicarlo. Ha querido asumir la gloria de la vacuna como algo suyo aunque, en su día, veremos si mantiene la unidad de criterio o intenta diluir las responsabilidades de los errores que puedan producirse.

Pero por detrás de piruetas propagandísticas, es evidente que recobrar el pulso de la humanidad entera cuando vuelva a reír la primavera es lo que importa a todos. Los reveses económicos y las torpezas gubernativas pasarán su factura pero la naturaleza impondrá su fuerza regenerativa una vez que la sombra de la muerte masiva se haya alejado del mundo. Hubo unos primeros tiempos en los que como es habitual, los propios responsables de deficiencias higiénicas o de descuidos imperdonables, hablamos de China, alzaron sus soflamas totalitarias con alardes de soluciones drásticas nunca aclaradas, desde sus controles de la población silente y sus instituciones burocráticas rígidas y unilaterales. Pero el paso de los meses ha puesto sobre la mesa de los laboratorios los éxitos de la iniciativa libre, occidental y transparente. La biotecnología funciona con eficacia allí donde la iniciativa privada respira libremente.

Aquí andan buscando voluntarios para la fase III de la vacuna Janssen, la principal candidata a vacuna de Johnson and Johnson y nadie duda de que los encontrarán. Pero, con más prisa, la farmacéutica Pfizer asegura que ya tiene una efectividad del 95% con los dos meses requeridos de datos de seguridad para solicitar la autorización de emergencia de uso en Estados Unidos. Aquí Sánchez se apunta a Pfizer, quizá acertadamente pero sin que sepamos qué datos de seguridad exige. Lo que es cierto es que a nivel internacional los resultados son mejores de lo esperado. La famosa vacuna de Oxford parece especializarse en personas mayores cuyas respuestas sean peores por deterioro del sistema inmunológico. Dentro de este cuadro, la Agencia Europea de Medicamentos podría autorizar la comercialización de las primeras vacunas a mediados de diciembre.

Este es el horizonte donde los españoles nos sentimos integrados como miembros de un pueblo libre sin interferencias ideológicas ni propagandas personales. Aún no se han despertado los pájaros carroñeros del sociocomunismo, entretenidos en perseguir la lengua de los españoles y la libertad de enseñanza de sus hijos. Es de desear que sigan enfrascados en sus eternas querellas liberticidas y no dificulten el derecho de nuestro pueblo a ser tratado en el marco de las sociedades avanzadas que éramos y no en el cuadro sombrío de la planificación demagógica y la mentira sistémica.

Ojalá el cercano horizonte de vacunación sea un proceso abierto y optimista y no otro conflicto depresivo de un Gobierno doctrinario. Los planes de vacunación serán la medida de la capacidad operativa del Estado para lograr la inmunidad del 70% de la población, porcentaje considerado necesario para vencer al coronavirus en los seis primeros meses del próximo año. La teoría se aprobará en estos días pero la práctica dependerá, en gran medida, de que el Gobierno haya dejado de actuar como un gabinete fracturado por la desconfianza.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios