www.diariocritico.com

Ni contigo, ni sin ti

lunes 15 de julio de 2019, 16:53h

Pedro Sánchez consiguió desgobernar España por medio de una moción de censura apoyada por todos aquellos partidos populistas o separatistas con los que no era posible formar una coalición de Gobierno. No era posible porque los objetivos de sus cómplices eran contradictorios con toda configuración firme del poder constitucional ya que a lo que aspiraban era a desintegrarlo o a sustituirlo. También es cierto que contó con la colaboración del censurado que no fue capaz de dimitir a tiempo.

Una vez desgobernada España convocó unas elecciones para intentar conseguir una base de gobierno, pero no lo consiguió. La voz del pueblo mejoró modestamente sus escaños pero no en grado suficiente para permitirle formar un Gobierno estable. Lo revalidó como y según estaba, sin otra posibilidad de gobernar que recurrir al mismo apoyo de aquellos cómplices de la moción de censura con los que solo es posible desgobernar.

Le pidan lo que le pidan; coaliciones, impunidades, intrusiones en el Consejo de Ministros, desequilibrios presupuestarios; sabe que son fórmulas de desgobierno. Por ello se le ha ocurrido la extravagante idea de pedir el apoyo al centro-derecha para, con su abstención, poder gobernar en solitario, pero sin romper sus vínculos ideológicos y de cooperación como socios preferentes con sus cómplices izquierdistas y separatistas con los que concierta sus pactos territoriales.

Amenaza a a unos y otros con otras elecciones que supone que son el coco para las minorías por lo que tendrían de segunda vuelta que se supone concentraría el voto en las tradicionales fuerzas del bipartidismo. Pero no está completamente seguro de que esto se produzca en beneficio de un socialismo con su cara puramente sanchista. Por ello amenaza pero sigue negociando con la inseguridad que lo que ofrezca a unos moleste a otros.

Mientras tanto va prorrogando sus meses de estancia en la Moncloa, que es lo que le gusta, amenizados por unos viajes de escaso contenido diplomático que le permiten mantener imagen televisiva sin definirse en problemas internos. Hay que reconocer que ha conseguido que los españoles descansen pasivamente como los pasajeros de un avión que navega a altura de crucero con el piloto automático. No habiendo perturbaciones ni incidencias imprevistas no pasa nada. Los españoles seguimos avanzando más que otros en nuestra cabina presurizada. Se está mejor cuando el desgobernante no maneja los mandos libremente. Pero, algún día, habrá que aterrizar en una pista de rodadura.

A finales de este mes de julio sabremos si Pedro Sánchez tomó tierra o realizó un aterrizaje fallido y sigue volando a la espera de que mejoren las condiciones meteorológicas. En tal caso seguirá transcurriendo el vuelo controlado por el piloto automático. No sería un fracaso sino un éxito de nuestra democracia que Sánchez no pueda desgobernar en solitario. España con piloto automático sigue creciendo. Pero no se sabe cómo marcharían las cosas con el dúo Sánchez-Iglesias, en plan de pareja creativa. Es una pareja imposible y, sin embargo, es la única posibilidad de una investidura en la práctica. Como dice la canción: “Ni contigo ni sin ti –tienen mis males remedio- contigo porque me matas- y sin ti, porque me muero”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.