www.diariocritico.com

Bendita Isla de La Palma

martes 05 de octubre de 2021, 14:10h

El martirio de fuego que sufre la isla de La Palma es la maqueta del nacimiento de la Tierra. Le llaman la Isla Bonita porque lo es y porque lo seguirá siendo. En nuestros días aparece en todas las pantallas del mundo por la erupción del volcán llamado paradójicamente de Cumbre Vieja, cuando debería llamarse de Cumbre Nueva.

Los habitantes de La Palma sufren pérdida de sus casas, de sus recuerdos, de sus plataneras —el 38% del plátano canario— de sus huertas sembradas de papa negra y de sus flores cubiertas de ceniza. Los pescadores costeros tienen que permanecer con sus barcos amarrados lejos de un litoral humeante. Hay un rugido de tragedia inquietando a muchas personas que merecen la solidaridad de todos los españoles. Pero ese ronco bramido del volcán es como el grito fecundo de una hembra parturienta. Es una emanación de la madre Tierra que nos recuerda que vivimos sobre la costra de un planeta caliente que aún crece sobre las aguas del océano.

Todas las maravillosas Islas Canarias, mundialmente tenidas por Afortunadas, nacieron del fuego interior del planeta. No son residuos de una Atlántida sumergida sino cumbres nacientes y crecientes, como estamos viendo crecer a las fajanas de La Palma. Como nunca se había visto en otros tiempos, salvo por las víctimas de cada erupción. Ni cuando ya había nacido la fotografía, ni el cine, ni la televisión. Esta visión cotidiana, coloreada y sonora del fuego desde un cráter activo solo está siendo visible a la humanidad entera desde que existen drones capaces de sobrevolar sin riesgo humano sobre las lavas ardientes. Es decir, desde anteayer mismo. Es la novedad nacida en la isla de La Palma como un milagro para que la humanidad pueda contemplar la grandiosidad del Génesis. Esa es la condecoración que merece la isla de La Palma como premio a su martirio. Porque su drama es el espectáculo de la vida capaz de abrirse paso sobre el infierno de lava ardiente hasta el triunfo germinal que llegará, tras el choque térmico, en ese proceso de fertilización de los micronutrientes que harán nacer sobre la roca los organismos más simples primero y después los más complejos.

Cuando el volcán duerma su largo sueño en las noches de los siglos, como durmió aquel que originó la Caldera de Taburiente, considerada uno de los mayores cráteres del mundo, o el cráter de Teneguía que aún recordamos los más veteranos, el cráter de Cumbre Vieja será un símbolo de la juventud fértil de esta isla hermosa. No podrán vencerla ni los humos ni las cenizas. El mar de Tazacorte romperá sus olas espumosas contra unos acantilados distintos y nuevos caminos sortearán las rugosa montañas de lava que ahora cortan el paso entre el norte y el sur de la isla. Volverán a verse los cielos más limpios del planeta desde el observatorio del Roque de los Muchachos y se extenderá una arquitectura de vanguardia para alojar a los palmeros y a decenas de millares de nuevos turistas.

La isla tiene como patrona a la Virgen de las Nieves, que parece contradecir su calor interno, pero que es una invocación nostálgica al frescor blanco que aliviará sus heridas ardientes. La isla emana temporalmente olores de azufre pero sabe que sus aromas vencerán porque, como dicen las décimas de su tradición poética insular recopiladas por el profesor palmero Justo Roberto Pérez Cruz: “La Palma sabe a almendro – a queso y a malvasía”. “Por la arena del volcán –La Palma me sabe a pan”. “A tomillo y mejorana – en la orilla del sembrado”. “Sabe a papas arrugadas –sabe a pescado salado”. “La Palma sabe a verano –a gofio y a chicharrona”. “La Palma sabe a boniato –sabe a mango y a papaya”.

Oración: Isla de La Palma; rezamos hoy por que seas bendita entre todas las islas y porque sean benditos los frutos de tu vientre. Alimenta como madre generosa a tus hijos y fertiliza su tierra con los beneficios que su trabajo que curen amorosamente las cicatrices del fuego. Que la naturaleza mantenga tu hermosura para que sigas siendo Isla Bonita como ayer, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios