www.diariocritico.com

Con Castelao en Donosti y Bilbao

viernes 08 de octubre de 2021, 08:41h

En 1984 trajeron desde el cementerio de La Chacarita en Buenos Aires a Santiago de Compostela los restos mortales de Alfonso Rodríguez Castelao, médico, escritor, poeta, dibujante, diputado, político y la conciencia viva de Galiza. Había fallecido en el exilio en 1950 y los gallegos nos dieron la lección, desde la derecha a la izquierda, de honrar sus restos en el Panteón de Galegos Ilustres.

A mi ese necesario reconocimiento a una personalidad perseguida y fallecida en el exilio me impresionó vivamente y descubrí que una de las carpetas que me había facilitado D. Manuel de Irrujo había una serie de cartas entre él y Castelao impresionantes. Tan es así que el homenaje del exilio republicano y de Galeuzka a Castelao, al mes de su fallecimiento se hizo en la Delegación del Gobierno Vasco en Paris en la Av. Marceau. Cerró el acto el Lehendakari Agirre. Y con todos ese material editamos un libro al que titulé “Castelao y los Vascos”. Había descubierto el mundo de relación política de los “periféricos” a Madrid y de la intensa colaboración política vasco-galega de aquellos años.

Ese librote de 600 páginas le interesó a los gallegos y lo han traducido a su idioma. Lo hizo Xurxo Martiz Crespo, lo editó Xan Leira, y lo promovieron Francisco López “Chesqui” y Carlos Mella. Todo un honor. Este libro lo presenté en Ourense en junio y en Bilbao este jueves en la Fundación Sabino Arana junto al reciente trabajo de Xosé Estevez “A Presenza de Castelao en Euskadi”. Xosé Estever es un gran intelectual puente entre su Galicia natal, en Quiroga, y su Oiartzun vasca donde vive. Profesor, historiador, promotor, proapandista de GALEUZKA, es una persona clave en las relaciones vasco galaicas. Es la gran referencia.

Su libro lo presentamos el miércoles en el Museo San Telmo de Donostia. Hizo de anfitriona la Sociedad Bascongada de Amigos del País y en concreto el ex alcalde Xabier Albistur. Y al acto donostiarra y al bilbaíno vino desde Rianxo, su alcalde Adolfo Muiños un hombre apasionado con la historia de Castelao y que además edita trabajos sobre aquel líder tan querido. Le entregamos las cartas de Irujo para organizar aquel homenaje por ver si editaba un pequeño folleto con todas ellas.

El libro de Estevez es fácil de leer por su letra, por su organización por la documentación que recoge y porque evidencia esa amistad que derivó en acciones concretas. De alguna manera aquel viaje de la Triple Alianza de 1923 y Galeuzca en 1933 dieron lugar en los años noventa a la declaración de Barcelona que puso nerviosos a más de uno. Hoy ya no se trabaja en ella y es una lástima porque los llamados “periféricos” deberíamos dar la batalla conjuntamente contra ese ombligo del mundo que es el Madrid de Díaz Ayuso y la mentalidad imperial de José María Aznar que ayer mismo, en la Convención del PP, dijo esta frase digna de ser esculpida en la Puerta del Sol. “España es una Nación, no una nación plurinacional, ni multinivel, ni la madre que la parió”. España sigue siendo una unidad de destino en lo universal y nosotros sin tener las ideas claras.

¿Por qué lo digo con dolor?. Porque lo malo es que en esos dos actos no hubo ningún político en activo de ninguna institución vasca y como medio solo Onda Vasca entrevistó al alcalde de Rianxo que vino expresamente desde su localidad a visitarnos. Ni que decir que ETB promocionó los libros de Atxaga y Lamarka pero no el de Estevez que vale mil veces más, en onda política y de amistad y de reflejo de nuestra historia silenciada, que los de ellos. Con todo mis respeto a los de ellos, ante tanto irrespeto hacia lo que no tiene campanillas. Ya se sabe. El criterio y la mirada es lo que falta en ciertos ámbitos culturales e informativos.

El lehendakari Agirre, terminó el acto en homenaje a Castelao en la Av. Marceau en 1950 con estas palabras: “En esta casa donde, según se ha recordado esta noche, Castelao se sentía en su propio hogar. En esta casa acaban de oírse voces distintas, ideas diversas y todo ello en corroboración del significado de este hogar que es precisamente eso: tolerancia, respeto mutuo, esfuerzo de comprensión y afán de concordia para llegar a la consecución de los fines comunes. Que de esta conmemoración surja, pues, la decisión de laborar más y más, con fe absoluta en el porvenir”.

Eso decía el Lehendakari. Sin embargo la radio y televisión pública, avisada por los servicios de la Fundación y de la Bascongada, de los dos actos no le interesaron en nada. Todo esto se lo trae al pairo. Y, cada vez, peor. Y eso que no estamos en clandestinidad y que aquel hombre murió en el exilio y que la colectividad gallega en Euzkadi es la más importante y el gallego el tercer idioma más hablado. Les importa un pito. Y, repito, fueron avisados por la Bascongada y la Fundación. Venía el alcalde de Rianxo, se hablaba de Castelao y la gran referencia que es Xosé Estevez, que siga su trabajo de hormiga.

Es lo que tenemos. Mucha mediocridad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios