www.diariocritico.com

¿Acaso conspira la FED?

lunes 26 de junio de 2017, 09:54h

Aunque no de cálculo tan simple como cuando incrementa su balance, no es tan complejo como para no poder hacer una rápida estimación cuando lo que se anuncia es lo contrario. Sin embargo, y ateniéndonos a la reacción de los mercados, un observador bien puede pensar que después de mucho tiempo viviendo a la grupa de los bancos centrales, a los que se creía a pie juntillas cuando hablaban de comprar bonos y de incrementar su balance, resulta que cuando se anuncia próxima la hora de reducirlo, parece que, como en los guateques de antaño cuando se anunciaba la última canción, todo el mundo sale a la pista. Se va a ir retirando el ponche, pero aparenta como si en el mercado no acabasen de creerlo. Esto es lo que ocurre con la Reserva Federal norteamericana, que a pesar de lo explícito de su mensaje de cuánto y cuando va a subir los tipos de interés y cómo va a reducir su cartera de títulos, las probabilidades que el mercado de futuros otorga a lo que la Reserva Federal anuncia, nos dicen que los inversores no la creen. Quizá sea a causa de que la reducción de balance anunciada no será tan pronunciada como fue su compra, o que “largo me lo fiais”, pero los cálculos indican que en cinco años, el balance se habrá reducido a la mitad de los 4,25 billones que tiene actualmente (tenía menos de 1 billón al inicio de la QE).

"Aunque no de cálculo tan simple como cuando incrementa su balance, no es tan complejo como para no poder hacer una rápida estimación cuando lo que se anuncia es lo contrario…"

Pero, ¿qué consecuencias tiene la QT -quantitative tightening-? Dos son evidentes: i) la retirada de liquidez del mercado, y al desaparecer un gran comprador, ii) un repunte de las rentabilidades de títulos de deuda de largo plazo. Combinados ambos efectos, la resultante ya es por sí misma un incremento de los tipos de interés de corto plazo, pero a ese efecto la Reserva Federal suma el alza del tipo de los Fondos Federales en 0,25% este año, en tres ocasiones más en 2018 y cuatro más en 2019 para llegar hasta el 3% ese año, nivel que la Reserva Federal considera como tipo neutral, aquel que ni estimula ni frena la actividad económica.

A día de hoy, los mercados de futuros apenas conceden un 50% de probabilidad a un alza este año, y apenas descuentan un alza igual en 2018 y 2019. Es decir, que lo que hoy cotizan los mercados no incorpora lo que la FED dice. ¿Acaso miente? ¿Acaso quiere confundir? ¿Qué ve que los demás no ven? Aquí entramos en el terreno de las interpretaciones. Algunos creen que se trata de combatir la inflación de activos (bolsa, bonos, propiedades…) que es la inflación peligrosa de los tiempos postcrisis donde la recuperación no llega a las rentas del trabajo y se remansa en las de capital creando burbujas que amenazan la estabilidad del sistema. Otros creen que la FED tiene la convicción de que el crecimiento, los salarios y la inflación de los precios de consumo crecerán en breve, lo que exige el alza de tipos sin atender a lo que el mercado descuenta. Otros defienden que la certeza del estímulo fiscal y de la desregulación bancaria que promete la Administración Trump, exige una acelerada neutralidad monetaria que compense el estímulo que la economía recibirá por esta doble vía.

"A pesar del tono más restrictivo y de lo concreto del mensaje de la FED, el mercado no acaba de comprarlo"

Por último está la teoría con un punto de paranoica, que argumenta que el actual Consejo de la FED está defendiéndose de una posible invasión de nuevos miembros del gusto del presidente Trump, y es que en poco tiempo se concentra la renovación de una parte importante de los gobernadores, incluida su actual presidenta. Si suben los tipos, quizá se salven y con ello la independencia de la institución. Distintas teorías, con distintas consecuencias para los mercados, que en todo caso antes de elegir una de las cuatro, tendrán que ir haciéndose a la idea del fin de fiesta y reflejar esto en los precios de los activos. ¿Será esta la última oportunidad para ver de nuevo una significativa, y quizá última, apreciación del dólar? Por caber, bien cabe.

José Manuel Pazos

Consejero Delegado del Grupo Omega Financial Partners

www.omegafinancialpartners.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios