www.diariocritico.com

Soplar y sorber

lunes 03 de abril de 2017, 11:03h

El presidente norteamericano firmaba esta semana dos órdenes ejecutivas relacionadas con el comercio. La más importante está destinada a analizar las causas del déficit comercial con una lista de 16 países, encabezados por China, Japón, Alemania y México. El estudio, que ha de ser completado en 90 días, será la fuente de argumentos en los que se basará la apertura de negociaciones comerciales y la revisión de tratados como el NAFTA. Los máximos responsables del comercio estadounidense han querido destacar que no habrá que esperar al final del estudio para iniciar actuaciones. La segunda orden se refiere a reforzar la aplicación de medidas antidumping y otro tipo de medidas compensatorias. Tras el fracaso de su iniciativa sobre la reforma sanitaria, estas órdenes ponen en marcha uno de los puntos principales de su estrategia política: la revisión de todos los aspectos relacionados con el comercio internacional.

Destituido por sorpresa el ministro de finanzas: El rand pierde en la semana un 7,9% frente al dólar.

Coincide esto con el final del primer trimestre, en el que los mercados han registrado un balance favorable que visto a través del FTSE All World Index, registra una mejora del 6,4%, el mejor inicio desde 2012. Difícil relacionar este balance con el trimestre que lanza el Brexit, el primero de la proteccionista administración norteamericana y con el que certifica, si hemos de creer a los líderes de las cuatro mayores economías de la eurozona, la Europa a varias velocidades. Por si no fuera suficiente, han subido los tipos de interés en EE.UU. y por paradójico que pueda resultar, el Presidente del BCE ha dejado caer algo que tiene todos los visos de convertirse en real y que consiste en el aparente imposible de soplar y sorber a la vez. Sería como muy pronto a final de este año, y consistiría en comenzar el proceso de normalización de los tipos de interés mientras se mantiene el programa de compra de activos. Aparentemente el proceso normal sería desandar lo andado y suspender el programa de compras antes de iniciar el alza, pero en este caso parece que el BCE va a preferir mantener la tranquilidad en el mercado de bonos, que es en el que se endeudan grandes corporaciones y gobiernos, y ayudar a los bancos a mejorar su rentabilidad a través del alza de los tipos de corto plazo. De paso obtiene munición por si es preciso reaccionar a cualquier shock que obligue a un recorte brusco. La normalización, algo que se demanda cada vez más insistentemente desde distintos organismos, en particular desde el BIS presidido por Jaime Caruana al que no es difícil escuchar en España reclamando esa normalización por ser ya mayores los costes que los hipotéticos beneficios, tiene sin embargo algunas excepciones notables. Noruega y otros cuatro emergentes como Brasil, Rusia, Chile y Corea están entre los que probablemente su próximo movimiento sea el de recortar tipos.

Al margen de estos, el grueso del debate está en cuando y, sobre todo, cuanto subirán los tipos de interés, que no será mucho.

Pero si a pesar de esto, los mercados cierran un buen primer trimestre, habrá que concluir que quizá como aquellos demógrafos que en los 70 pronosticaban desastres mundiales relacionados con la sobrepoblación y la falta de alimentos, los que ahora tememos la inaudita normalización de asuntos impensables hace bien poco tiempo como es la aceptación de una UE a dos o más velocidades, estamos también en el error, y lejos de ser el germen de la descomposición del euro, resulte ser el único camino a su salvación. Claro que, al menos, los optimistas habrán de reconocer que abre la puerta a que algunos, quieran o no, hayan de abandonarlo. De eso no ha habido este trimestre nada cotizado en los mercados. El alza de esta semana del dólar responde básicamente al ajuste de expectativas de tipos.

José Manuel Pazos

Consejero Delegado del Grupo Omega Financial Partners

www.omegafinancialpartners.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios