www.diariocritico.com

Dogmas y herejías

domingo 15 de enero de 2023, 11:48h

"La izquierda es hoy la opción política más conservadora". Aunque estoy básicamente de acuerdo con la afirmación, debo decir que la he leído en El Independiente, en boca de un estupendo ensayista y novelista italiano, Alessandro Baricco (Novecento, Seda, Los bárbaros y The Game…) que, a partir de ahora, y al margen del calado y la profundidad de su obra, estoy persuadido que va a ser tildado como fascista o, si se me permite, como un hereje de la nueva religión progresista. Más aún después de mostrarse muy crítico con "una izquierda europea a la que considera sin rumbo ni proyecto capaz de ilusionar a la ciudadanía de un continente envejecido".

Y hablo de religión y herejía con plena conciencia de lo que afirmo. El término herejía se aplicaba a una creencia a la que se llegaba por uno mismo (en griego, hairesis, ‘elección propia’), y era utilizado para indicar sectarismo en los Hechos de los Apóstoles y en las Epístolas de San Pablo. Posteriormente fue utilizado en el deshonroso sentido de una creencia mantenida en oposición a la doctrina de la Iglesia, hasta desembocar siglos después, con la creciente identificación de la Iglesia con el poder y viceversa, a ser considerada un crimen contra el Estado.

El panorama no era muy diferente al que hoy se puede ver en la sociedad y los medios españoles en los que cualquier afirmación libre, por muy fundamentada que esté, que vaya en sentido distinto al de la propaganda gubernamental, no hace falta que recuerde cómo es acogido entre los ortodoxos del sanchismo y del resto de la progresía izquierdista.

El problema es aún mucho mayor cuando se pone en marcha la maquinaria propagandística que busca hacer ver al ciudadano lo que no hay. Y, para evidenciar lo que afirmo, voy a descender al escabroso terreno de los datos, geografía que maneja siempre a beneficio propio el largo brazo del gobierno y sus miles de asesores.

Cuando se hace poco menos que dogma de ley la transición energética hacia unos medios más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente, parece que solo están excluidos de la regla los aviones VIP del Ejército del Aire (Falcon, sobre todo), que despegaron 1 231 veces el año pasado. Entre otras razones de estado, para que Sánchez pudiese acudir al último concierto de Joan Manuel Serrat en Barcelona, cuando un par de días antes lo había tenido a tiro de piedra, en el Palacio de los Deportes de Madrid. Otro tanto puede decirse de la ministra y sus chicas de Igualdad, que utilizaron este mismo transporte para su gira rockera a Estados Unidos, haciendo escala en Azores, Maryland, Nueva York y Nueva Escocia (Canadá). Ni el ciudadano común, ni la oposición considera necesario tener que recurrir a este medio de transporte con tanta alegría, sino que, por el contrario, piensan que su utilización resulta más que abusiva.

Empleo

Otro campo sembrado de minas ideológicas y propagandísticas es el relativo a las cifras oficiales de empleo en España manejadas por el ministerio de Trabajo que comanda Yolanda Díaz. Cuando el Banco de España, FEDEA o el BBVA Research piden al Gobierno que identifique los periodos de actividad e inactividad de los trabajadores ahora llamados ‘fijos discontinuos’, no se deja de gritar eso de ¡lagarto, lagarto! en las filas progresistas porque las fuentes técnicas serias como las citadas, son consideradas como una especie de portavoces del capitalismo internacional cuando la realidad es que ponen en evidencia la falta de transparencia gubernamental en los datos manejados. Fijo discontinuo es un maestro que trabaja por contrato anual durante 9 meses, pero también lo es el temporero que tiene un contrato de 15 días anuales. Ni uno ni otro, sin embargo, figuran en la lista de desempleados ningún mes del año, luego una cosa es estar en desempleo y otra figurar como parado.

Tampoco se habla en los términos precisos de las cifras que periódicamente hace públicas la oficina comunitaria de estadística Eurostat. Según los últimos datos, los referidos a noviembre de 2022, la cifra de parados en la eurozona es del 6,5%, mientras que esa cifra se duplica en España, que lidera el paro en la UE con el 12,4% de desempleo.

Y, lo que aún es mucho peor, Cuatro de cada diez jóvenes que se fueron al paro en 2022 en la UE son españoles. Cualquier día de estos escucharemos quizás que hasta allí han llegado también los enemigos de la progresía.

Bonanza económica

La propaganda gubernamental proclama también, no ya que España va bien —eso ya lo dijo Aznar y nosotros no queremos que nadie nos asocie a ese señor—, sino que esto es la pera limonera. Con el incremento de los impuestos (IRPF, IVA, sociedades…), el gobierno ha decidido dedicar 200€ a familias desfavorecidas, pero, sin embargo, duplica esa cantidad, 400€ para dar un cheque cultural a los jóvenes de 18 años. No creo que pueda decirse con propiedad que esas dádivas vayan encaminadas a paliar la pobreza de unos y de otros.

España ha multiplicado por varios enteros su endeudamiento desde 2018, ha crecido menos que la media de los países de la UE hasta el punto de que ni siquiera ha llegado al PIB previo a la pandemia, ha incrementado notablemente el agujero de las pensiones y, por tanto, España es más pobre que hace cuatro años.

Es así a pesar de que la famosa Agenda 2030, tan recurrente en las declaraciones del gobierno, persiga la erradicación de la pobreza. Se considera que una persona está en la franja de pobreza severa cuando ingresa menos de 535 euros al mes (6 417 euros al año).

Hagan ustedes los cálculos correspondientes cuando pensemos en una familia de dos, tres o cuatro miembros. Pues bien, según cálculos del informe anual para España de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza (EAPN), más del 10% de la población española, unos 4,8 millones de personas, viven hoy en pobreza severa.

Desde luego la inseguridad jurídica, el deterioro institucional y el progresivo incremento de los impuestos no constituyen precisamente un acicate para los inversores patrios o extranjeros para apostar por proyectos creadores de riqueza y empleo en España. Y de eso no tiene ya la culpa Rajoy, ¿verdad? En algún momento, después de cuatro años de gobierno, habrá que empezar a señalar a Sánchez como principal responsable de la situación. He aquí, pues, una pequeña colección de herejías de nuestros días en la España sanchista.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios