www.diariocritico.com

La aguerrización de Cifuentes

lunes 05 de junio de 2017, 10:27h

De todo lo sucedido en los últimos días, me vais a permitir que me detenga en un personaje y unos hechos que quizá hayan quedado eclipsados por la dimisión del fiscal Moix, acorralado por su escaso respeto a la verdad, o la estúpida masacre del puente de Londres. Me refiero a la presidenta de la comunidad de Madrid, a la que pudimos ver el viernes, en su comparecencia ante la comisión que investiga la concesión de los servicios de cafetería de la Asamblea de Madrid a Arturo Fernández, como una Cruela de Vil, tratando de aparentar sin éxito la inocencia de un Bambi solo y asustado en medio del bosque repleto de cazadores.

Cifuentes perdió los papeles y se mostró como una mujer autoritaria, cínica y faltona, adornada con una voz más propia de un sainete de Arniches que de quien pretende ser la presidenta de todos y cada uno de los madrileños. Gritona, nerviosa e insegura, aconsejada por no se sabe quién, hizo su entrada en la sala de la comisión tal y como la heroína triunfante aparece en las apoteosis en las zarzuelas, con el traje blanco de la inocencia y luciendo en el pecho, como desagravio a la misma Guardia Civil, cuyo trabajo puso en duda, la insignia que le impuso el cuerpo mientras fue delegada del Gobierno en Madrid.

Pura parafernalia y puesta en escena de quien se cree injustamente tratada, porque siempre se ha querido al margen de la ley. Puro pataleo de quien piensa que dar su voto a decisiones injustas, a sabiendas de que lo son no tiene por qué tener consecuencias, quizá por la costumbre de tomarlas un día sí y otro también. Indignación de quien piensa que un socio parlamentario, en su caso el portavoz de Ciudadanos en la comisión, es poco menos que su esclavo y que debe guardar silencio ante las irregularidades cometidas por su partido.

Quizá por eso, sus palabras más duras, su descortesía más evidente, sus momentos más "Aguirre", los tuvo con César Zafra, de Ciudadanos, no sin renunciar a propinar golpes bajos a Ramón Espinar, de Podemos, a cuenta de su afición por la Coca Cola o la imputación de su padre en el asunto de las "tarjetas black" de Bankia, ella que tuvo, siendo delegada del Gobierno en Madrid, a su marido en busca y captura en casa. Tuvo con ellos la misma actitud altanera y retadora que tuvo para con la Guardia Civil, primero, la UCO, después y, finalmente, el autor del informe dirigido al juez que instruye el llamado "caso Púnica", corrigiendo el tiro, ella que es hija de militar, según iba viendo los daños colaterales de su fuego amigo para con el cuerpo.

Es lo que tiene la costumbre de haber estado encima del machito y no soporta que los de abajo, los que ha tenido bajo su manso o no estaban en la Asamblea cuando ella llegó hace veinte años se permitan poner en duda, aunque sea con claros indicios, si no con pruebas, su honestidad en la toma de decisiones como la señalada de adjudicar el servicio de restaurante del parlamento madrileño a la empresa del imputado amigo de Esperanza Aguirre, autor confeso de donaciones al PP, desde sus empresas o desde la patronal madrileña.

Cifuentes, rebosante de felicidad y madridismo, se dio un baño de multitudes y se mostró exultante ayer, al recibir al triunfante Real Madrid, sin mostrar un sólo gesto de aflicción ante la matanza del Puente de Londres, pese a haber madrileños afectados y a que el Real Madrid venía, como las malas noticias, del Reino Unido.

Se trata de aprovechar el momento, la foto, muy al estilo de su odiada Esperanza Aguirre, a la que, después de tantos años de compartir ideas, decisiones y listas financiadas a saber cómo, se parece demasiado.

Hubo quizá un tiempo en que Cristina Cifuentes consiguió, a base de "hacerse la rubia" dar el pego, como diría un castizo, pero, conforme pasa el tiempo pasa, cuantas más cosas sabemos de ella y su partido, a medida que se va viendo cada vez más acorralada, más se va apareciendo a Aguirre, a la que, quizá, acabe privando más pronto que tarde del honor de ser quien pierda para el Partido Popular el gobierno de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios