www.diariocritico.com

Procusto, gobernantes y coronavirus

miércoles 18 de marzo de 2020, 17:22h

El posadero Procusto ofrecía hospitalidad a sus visitantes proporcionándoles una cena caliente y abundante e invitándolos luego a dormir en una buena cama.

Una vez dormidos los huéspedes, los maniataba y comprobaba si la cama era de su medida, es decir, si sobresalían pies o cabeza o si el colchón era pequeño para el cuerpo acostado.

Procusto era sádico, malvado y tramposo: tenía una cama muy pequeña que ofrecía a los huéspedes altos y una muy larga que ofrecía a los más bajos. Cuando un huésped era más grande que la cama, Procusto le cortaba piernas y cabeza que sobresalían; y si por contra era más pequeño, los descoyuntaba hasta que, estirados y desgarrados músculos y huesos, ocupaba el espacio adecuado a la cama.

Procusto es una buena metáfora de cómo los humanos adaptamos la realidad a nuestros prejuicios en vez de seguir la máxima tomista Adequatio mentis ad rem, adecuemos la mente a las cosas.

No voy a dar datos ni proyecciones del coronavirus en España porque cada minuto las cifras cambian, pero no hemos hecho más que empezar y creer que no es pa’ tanto o que esto lo solucionamos en un mes es ser un estúpido y moderno Procusto. Esos individuos, repugnantemente egoístas, que se van de senderismo, a jugar al tenis, a correr o a nadar en la pisci chupiguay; esos que suben al coche y deciden irse a la finca o ir a visitar a los primos o sacar a pasear al perro seis horas, son irresponsables dolosos que, si dependiera de mí, serían duramente sancionados. Y aún así, la cosa crecerá: por cada contagiado detectado hay entre ocho y doce no detectados según las experiencias de China e Italia. Lo peor está por llegar: para hacernos una idea, hasta junio en la mejor de las hipótesis no alcanzaremos el pico crítico en España. Faltan 100 días en los que el virus mutará -es su naturaleza- y puede hacerlo a menos o más virulento. Y en unos meses tendremos una segunda oleada y si para entonces hay nuevas cepas más virulentas, lo de este año será menos que lo que viene.

En muchos países, especialmente los que tienen una seguridad social pobre, se va a colapsar el sistema sanitario y el número de muertos crecerá exponencialmente. En los países ricos o con una buena sanidad pública, como España, también puede reducirse hasta casi desaparecer los recursos disponibles si los majaderos siguen haciendo deporte, conduciendo el coche, patinando, haciendo ciclismo o cualquier otra actividad que conlleve riesgo físico ya que una rotura de un codo o un corte profundo son, en este momento, algo que no necesitamos en ningún hospital.

La mortalidad de este virus va a ser muy alta, de entre 60 a 100 millones de personas. Solo España (ojalá me equivoque) y atendiendo a la evolución, morbilidad y mortandad aprendidas de Italia y China, perderá a 90.400 ciudadanos en todo el tiempo que dure esta pandemia.

El confinamiento con altas y frecuentes medidas de higiene es la mejor medida. Y la paciencia que da el ser consciente de la situación: esto va a durar muchos meses y el encierro va a ser muy duro. Este nuevo balconing y toda esta ola de sensiblería colectiva está muy bien (yo soy autista así que me queda difícil participar del sentimentalismo global que subyace, aunque comprendo el comportamiento), pero apunta a Arrancada de caballo y parada de burro: cuando esto se prolongue, toda la actual autocompasión colectiva llena de huera bondad de postureo se tornará frustración y cabreo, personal primero y colectivo después, y habría que ser consciente de ello. Es por eso que creo que, más allá del miedo escénico de los gobiernos y de su malentendida defensa del sistema económico, las medidas deberían ser más drásticas (cerrojazo total y toque de queda) y la información más realista, menos amariconada si se me permite la expresión: dulcificar lo que pasa será muy milennial y líquido, pero es peligroso, irresponsable y aumentará el nivel de contagio. Ojalá me equivoque, pero casi seguro que no lo hago: las matemáticas elementales así lo demuestran y todo lo que sea minimizar avisos como éste u otros similares es comportarse como Procusto, adecuando la realidad a nuestros prejuicios.

El profesor Gabriel Leung, decano de la Facultad de Medicina Li Ka Shing de la Universidad de Hong Kong y catedrático de Medicina de Salud Pública en HKU, afirmó el pasado 10 de febrero (https://www.theguardian.com/world/2020/feb/11/coronavirus-expert-warns-infection-could-reach-60-of-worlds-population y https://www.youtube.com/watch?v=Y7nZ4mw4mXw&t=30s) que el 60% de la población mundial se contagiará y que la mortandad alcanzará a 45 millones de personas, pudiendo llegar a 60 millones de muertes. (No he encontrado actualización más reciente de esta fecha. Se agradece de antemano que si alguien conoce nuevos datos numéricos del profesor, me lo comunique a [email protected])

a= Hipótesis Dr. Leung = a0= 60% infectados mundialmente

a1= 45 Millones de muertos en el mundo

b= 7.500 Millones Población mundial.

h= 47 Millones Población España

(Edad promedio población española = 43.4 años, https://www.ine.es/prensa/pad_2019_p.pdf)

z= Población española mayor de 43 años = 22,6 millones (https://www.ine.es/jaxi/Datos.htm?path=/t20/e245/p08/l0/&file=02002.px#!tabs-tabla)

i= Tasa porcentual de Mortalidad Covid 19 para 43.4 años = 0,4% (https://www.elplural.com/sociedad/tasa-mortalidad-coronavirus-edad_233928102)

Mortandad esperada en España =z*i = [(22.6MM)*(0,004)] = 90.400 personas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
4 comentarios