www.diariocritico.com

Quim Torra i Pla, el torraplanista

viernes 22 de marzo de 2019, 11:25h

El Catalaplanismo y su líder Quim Torra i Pla son algo más que una china en el zapato de la democracia y la convivencia nacional.

Su gurú marajá o majara, Carles Puigdemont, que vive unas vacaciones de oro a 15.000 euros mensuales que vaya usted a saber quién paga, es el Samuel Birley Rowbotham de esta sandez colectiva que el inglés llamo zetética y el gerundense Dret a decidir.

-Oiga, sin ofender, que somos dos millones cuatro indepes con capa estelada supermegapower.

-Ya, y el último censo cabal muestra que los terraplanistas son cerca de 20 millones de… de… ¿lerdos? siguiendo las doctrinas de Samuel B. Rowbotham.

Los catalaplanistas, al igual que sus homólogos de la sociedad zetética-patética, tienen un empacho y una mala digestión de historia, pero de historia mal explicada y peor entendida. Así, mientras para los zetéticos Eratóstenes fue un facha que nos engañó con su demostración de que la tierra es esférica, para los catalaplanistas y sus gurús, Felipe V era Satán y se ensañó con ellos precisamente por ser catalaplanistas y no porque perdieran una guerra en la que apoyaron al aspirante austracista.

Y del mismo modo que los terraplanistas interpretan la Biblia para demostrar sus teorías (¿Cómo se puede demostrar nada con un libro de cuentos?), los catalaplanistas y su santón Torra i Pla creen que Wifredo el Velloso, un matarife asesino y sin escrúpulos, traidor y felón sin ser del PSOE fue el primer catalaplanista de la Marca Hispánica Carolingia. Lástima que en aquel tiempo, oh niños, ni tan siquiera existiera el concepto “Cataluña”, solo el concepto “Toestoesmío, Carlomagno, y me lo voy a quedar que pa’ eso soy el matón del barrio”.

El catalaplanismo, vomitado en una mala borrachera de cuatro amargados a finales del XIX, adquirió su máximo exponente en los treinta del siglo pasado cuando un tonto inútil, Lluis Companys, y un espabilado megalómano y pesetero -antecedente del mismísimos Jordi Manolarga Pujol- de nombre Francesc Maciá, aprovecharon los días difíciles del nacimiento de la Segunda República para declarar que Catalunya era rica y PlAna, creencia tan estúpida como peligrosa que España, como sociedad, nunca quiso desmontar intelectualmente y ahora, como a los astrofísicos los terraplanistas, los enanos nos han crecido. Claro que es lo que tiene montar un circo de 17 pistas en vez de un país con un único y solo sistema educativo.

En la ignorancia siempre hay algo deleznable y algo risible. En el caso del catalaplanismo y el torraplanismo lo deleznable es ese supremacismo de Orbán de segunda categoría y el racismo de todos sus adalides, desde Vicenç Albert Ballester, un asesino junto con los hermanos Badía, terroristas elevados a mártires por el Torraplanismo, hasta paniaguadas como Pilar Rahola, iluminadas como Anna Gabriel, lloronas como Marta Rovira o simples débiles intelectuales como cualquiera de los Lluis Llach y Gabriel Rufián que en su mundo plano son. Lo risible es todo lo demás pues en un mundo bidimensional y plano todo da risa cuando visto desde la tridimensionalidad.

Ahora estos incompetentes con barretina -están barajando cambiarla por un gorro de papel de plata para que los constitucionalistas no les abduzcamos- nos han vuelto a traer el nacional catolicismo con pistola y 155 Plus aderezado con 116-Estado de excepción. No sé cuántos escaños sacarán, pero a la vista de los resultados de la ultraderecha en Dinamarca, ante la ola de aceptación yanqui aplaudiendo a Vox y viendo el cabreo generalizado del resto de España contra los racistas en amarillo pollito del este levantisco, no sería de extrañar que el 28 A sea el dramático principio del fin de estos aprendices de Garibaldi sin ideario, sin territorio, sin valor y sin bonhomía, solo esa cobardía infantilona e intelectualmente espeluznante que considera que cambiar una pancarta amarilla por otra blanca es una “jugada maestra” (sic). Como dice Rahola en su columna de 21/03, “hay vetusteces que hielan el alma y, sin embargo, ahí están, volviendo a vender su oscuridad como si fueran una solución luminosa”, claro que ella no se refiere a sí misma, cazo llamando tiznada a la sartén, sino a cualquiera que no diga que Catalunya Independent tornará a ser rica y plAna.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Quim Torra i Pla, el torraplanista

    Últimos comentarios de los lectores (4)

    51891 | Manuel Pascua - 22/03/2019 @ 22:20:27 (GMT+1)
    Hola, Miguel. Con la educación y alguna otra cosa como los calendarios de vacunación. Necesitamos urgentemente incluir cláusulas de intangibilidad en la constitución justamente para impedir que se adoctrine contra la nación y que existan partidos con objetivos anticonstitucionales. A ver en qué deriva todo esto el 28 A. Un saludo y gracias por leer y comentar.
    51890 | Manuel Pascua - 22/03/2019 @ 22:13:07 (GMT+1)
    ¿Crueldad? ¡Si soy un corderito! ;)
    51885 | Miguel Maté - 22/03/2019 @ 15:39:10 (GMT+1)
    Sería más cruel, aunque más exacto, llamarles"encefalogramaplanistas". Todo esto empezó a tomar como consecuencia (perfectamente previsible) de la transferencia de la Educación a las autonomías. Creo que somos el único país del mundo que permite que en las escuelas de su territorio nacional se inculque el odio a la nación.
    51880 | gabriel Domenech - 22/03/2019 @ 12:41:04 (GMT+1)
    jajajá, le reconozco talento para los hallazgos literarios y este Torraplanismo de Torra i Pla tiene gracia. Y llamar catalaplanistas a los independentistas es gracioso y un poco cruel.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.