www.diariocritico.com

La Conferencia sobre el Futuro de Europa (I): La inauguración

lunes 10 de mayo de 2021, 08:33h

El 9 de Mayo de 2021, día de Europa del presente año, ha sido la fecha elegida para una cita histórica por parte de la Unión Europea. No se había visto nunca el anuncio de un esfuerzo similar por parte de las instituciones comunitarias, para abordar un proceso de reflexión que comprometiese a los ciudadanos europeos en tan loable tarea y con semejante despliegue de medios. Ciertamente que se llamó a la reflexión de los ciudadanos en el año 2000 con la Declaración 23 de Tratado de Niza y en mayor medida en la Convención destinada a realizar el fracasado Tratado Constitucional, pero no existía la generalización de las tecnologías de la información y la comunicación con las que contamos actualmente. Ahora nos encontramos en 2021, a la salida de la crisis del COVID con el avance de las vacunaciones y a las puertas de una nueva revolución tecnológica, que pide a marchas forzadas a Europa adaptarse e incrementar su resiliencia frente a las transformaciones que vive el mundo global.

La Conferencia inaugurada hoy se ha abierto como un proceso de debate que involucre primero a los ciudadanos europeos, a propuesta del Gobierno de Francia. Las instituciones comunitarias han realizado una puesta en escena desde el Parlamento Europeo en Estrasburgo, invitando a casi 500 ciudadanos europeos, alumnos Erasmus, eurodiputados y ministros de los Estados miembros a ser testigos de su formal lanzamiento. Tuvimos la suerte de estar entre los participantes en el evento, a través de una invitación por Zoom, para acceder a las 13:30 al acto.

Desde la antesala nos recibieron tres trabajadores del Parlamento Europeo, que en 10 minutos despacharon al grupo con escuetas indicaciones. Permanecimos media hora atentos a que nos dieran traslado al panel luminoso del público en el Plenario y comprobamos la aparatosa, precipitada y poco cuidada puesta en escena, cuando comenzamos con 15 minutos de retraso con respecto al horario previsto y a lo largo del acto tuvimos fallos constantes de sonido.

El acto fue presentado por el Presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien apeló a la soberanía europea y a reducir las divisiones nacionales: “Europa necesita un nuevo aliento democrático. Este es el significado de la Conferencia sobre el Futuro de Europa que lanzamos hoy”. Mientras los ciudadanos desde todos los rincones de Europa podían escuchar en sus idiomas maternos la traducción simultánea del discurso, los que conformábamos el público digital de Estrasburgo no disponíamos de traductores y el chat de Zoom se convirtió en un escenario donde se volcaron las frustraciones de los asistentes con la política lingüística de la Unión Europea porque no todo el mundo entendía el francés y había ciudadanos pertenecientes a los 27 Estados sin contar, al menos, con la versión inglesa prometida por los organizadores.

Hasta bien entrado el discurso del Presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, no se facilitó al público digital en el plenario la traducción al inglés. El político italiano fue vehemente en su expresión y en su reconocimiento al “espíritu de nuestro tiempo que quiere más Europa”, apelando a una actualización de los Tratados “generosa, con coraje, sin miedos, sin tabús”, porque necesitamos respuestas que la sociedad espera de nosotros, donde nuestra conciencia de unidad y destino común se pueda reflejar en nuestra actuación conjunta.

La Presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, con voz grave, seria y poco dada a gesticulaciones, afirmó que en Europa somos más audaces cuando nos fijamos por primera vez un objetivo ambicioso, estar a la altura del desafío y actuar cuando es su deber. Apeló a la juventud, manifestando que es fundamental involucrarla porque el futuro de la organización está en sus manos. La pandemia, confiesa, ha robado un año a los jóvenes en sus experiencias y vivencias, en viajes y en conocimiento, en amistades y entretenimiento en estos años vitales que configuran su plena personalidad.

En este escenario, Ursula reclama la justicia y los derechos de nuestra sociedad y de las próximas generaciones, reconstruyendo un escenario más justo, inclusivo e integrador. Entiende que el propósito de la Conferencia es el de tender vías de “diálogo real y estructurado entre las generaciones sobre cómo podemos preservar los medios de vida… la dirección que tomemos hoy definirá nuestras respuestas para mañana por eso es fundamental”.

El Primer Ministro de Portugal, António Costa puso el broche de oro a la inauguración, con unas palabras dirigidas esencialmente a los representantes de los 27 Estados miembros de la Unión, Ministras y Ministros de Asuntos Exteriores que estaban presentes por videoconferencia. Con una voz circunspecta, pero al mismo tiempo carismática y profunda, destacaría que estamos ante “una oportunidad para asumir, con total franqueza y apertura que los nuevos tiempos requieren nuevas voluntades, deben centrarse en el debate de los ciudadanos y no en las negociaciones de los Estados”. Es una conferencia de los ciudadanos, por los ciudadanos, y para los ciudadanos.

Efectivamente, loable propósito el querer contar con la opinión de más de 400 millones de ciudadanos, pero el seguimiento del propio acto no alcanzó a superar las mil personas en directo. Mejorar estas cifras solo va a ser posible si las instituciones europeas y los Estados miembros emprenden un esfuerzo conjunto por divulgar la plataforma digital https://futureu.europa.eu/ en la cual se encuentran distintos campos y materias de interés para la Unión Europea, donde la ciudadanía puede involucrarse, presentando iniciativas o sumándose a alguna propuesta elevada por cualquier ciudadano miembro de la Unión o discutir y opinar, por escrito. Todo enteramente digital, con objeto de maximizar los potenciales participantes y poner el foco sobre los Estados miembros, que deberían vencer sus resistencias nacionales y admitir las reformas en los Tratados que Europa necesita, para ser propuestas, a más tardar, durante el semestre de la presidencia francesa, entre enero y junio de 2022.

Al concluir esta última intervención Institucional, se pudieron escuchar algunas preguntas enlatadas y grabadas previamente, pero a los ciudadanos que estuvimos pacientemente como público desde nuestras casas no se nos dio uso de la palabra. No pudimos interpelar a ninguno de los tres miembros del Comité Ejecutivo de la conferencia: a la Secretaria de Estado portuguesa para Asuntos de la UE, Ana Paula Zacarias, a la vicepresidenta de la Comisión de Democracia y Demografía, Dubravka Šuica, o al eurodiputado liberal belga Guy Verhofstad, quien apeló al federalismo como vía para articular el reforzamiento europeo.

Verhofstad hizo un llamamiento a forjar un Ejército común, recuperando el Plan Pleven; una verdadera política exterior común, desterrando el uso de la unanimidad o un equipo olímpico europeo. Parece que solo podemos resignarnos a que se nos escuche nuestra voz por medios telemáticos, así que una vez más apelamos a todos los españoles que nos puedan leer a la participación en este proceso y les animamos a que se sumen y contribuyan, pues eso es lo que Europa requiere actualmente: reflexión, compromiso y resolución, para avanzar en pos de la integración y seguir uniendo a los ciudadanos, como firmemente quería Jean Monnet cuando manifestó el 30 de abril de 1952, que la integración europea obedecía a la máxima de “No coaligamos Estados, sino unimos personas” - "Nous ne coalisons pas des États, nous unissons des hommes" -.

Rogelio Pérez Bustamante & Julio Guinea

Rogelio Pérez Bustamante es Catedrático Jean Monnet; Julio Guinea Bonillo es Profesor en la Universidad Rey Juan Carlos

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios