www.diariocritico.com
     20 de septiembre de 2021

Fernando Cayo

  • "La cultura sigue siendo un hermano pobre de la identidad española"
  • "Me gusta mucho el salto técnico que supone transitar entre el cine, el teatro y la televisión"
  • "No creo en ninguna escuela concreta. Hay muchos caminos para llegar a la verdad…"

Fernando Cayo nació en Valladolid, un mes antes de aquel mayo de 1968, el año que los estudiantes parisinos se lanzaran en tromba a la calle reivindicando una revolución social que no se sabe muy bien si llegó a cuajar de verdad, pero lo cierto es que aquella fue una generación que removió el mundo y marcó toda una época. "Quizás mi espíritu de lucha venga de ahí", nos confiesa el actor a quien, traspasada ya la cincuentena, acaba de recibir la buena noticia de que en 2019 estará grabando la tercera parte de La Casa de papel, la serie en español más vista de Netflix en todo el mundo ("incluso se está doblando ya al inglés cosa que antes no se hacía").

Muerte, teatro y filosofía se dan la mano en ‘Inconsolable’, un texto de Javier Gomá que ha llevado a la escena del María Guerrero Ernesto Caballero dirigiendo a un único actor, el gran Fernando Cayo quien, durante hora y media de montaje, transita con asombrosa naturalidad entre el diálogo con el espectador -–casi como si estuviera invitado en el sofá de su casa-, pasando por la metafísica, el existencialismo y un auténtico trance espiritual para terminar de nuevo en un diálogobis a bis con unos cientos de espectadores que han tenido el placer de seguirlo en ese periplovital, el de quien acaba de perder a su propio padre.
  • 1