www.diariocritico.com

Teatro

'Refugiadas': teatro político, en su mejor acepción. Es decir, nada sectario. Porque, el teatro no es solo un divertimiento, sino un espacio en el que hacerse preguntas, como las de este montaje: Y ¿si nuestro país entrará en guerra? ¿Si tuviéramos que escapar con lo que podamos llevar en nuestras manos? No tienes nada, has perdido todo y sólo te queda huir para ponerte a salvo. Estas sensaciones son las que quiere hacer llegar a los espectadores, el director, Alejandro Amaniel sobre un texto de Leticia Barros, que se basa en la realidad tras acoger a un sirio.

Su despacho, situado en uno de los pisos altos del edificio del Teatro María Guerrero, es austero, nada pretencioso y de tamaño medio, incluso pequeño para lo que uno podría imaginarse a priori para todo un director del Centro Dramático Nacional (CDN). Desde las paredes, algunos de sus más importantes referentes teatrales lo observan, inmortalizados, en los lienzos que cuelgan: María Guerrero, José Estruch, -uno de sus maestros en la Real Escuela de Arte Dramático (RESAD), de Madrid-, Margarita Xirgu, García Lorca, Rivas Cheeriff o Valle Inclán…”Los pilares del teatro español contemporáneo”, como los define Ernesto Caballero (Madrid, 1958), director del CDN desde hace ya más de un lustro.