www.diariocritico.com

Jeremy Corbyn

> La primera ministra gana los comicios pero con menor mayoría parlamentaria
> El laborista Jeremy Corbyn disfruta de una segunda plaza con sabor a victoria

La primera ministra Theresa May lleva un año de lo más negativo. Primero, pidió en calidad de ministra del Interior no abandonar la Unión Europea en el ya célebre referéndum que acabó en el Brexit. Después, heredó el cargo del dimisionario David Cameron pero no consiguió popularidad en Downing Street y tras adelantar elecciones para intentar ampliar la mayoría que tenía en el Gobierno, consigue un pobre triunfo que la obligará a pactar con unionistas de Irlanda del Norte y mirar a los liberales para tener un Ejecutivo mínimamente estable porque ha perdido escaños respecto a la 'era Cameron'. Los laboristas exigen que dimita por este fracaso mientras celebran un segundo puesto de Jeremy Corbyn con sabor a 'victoria'.

Reino Unido afronta el 8 de junio una cita electoral histórica, que sentará la hoja de ruta del proceso de salida de la Unión Europea, el ‘Brexit’. Estas elecciones generales llegan apenas un año después del referéndum en el que los británicos, con un 52% de votos y contra todo pronóstico, optaron por abandonar el proyecto comunitario europeo. La primera ministra británica, Theresa May propuso al Parlamento la convocatoria de elecciones anticipadas, con el objetivo de conseguir mayor respaldo político para su plan de salida, conocido como ‘Brexit duro’, y aunque los sondeos apuntan a una victoria de los conservadores, se antoja difícil confiar en las predicciones. Un hecho llamativo de cara a estos comicios es el ‘renacer’ del bipartidismo, y es que conservadores y laboristas suman, por primera vez desde hace casi 40 años, el 78% de los votos.

Este jueves los británicos acudirán a las urnas, en unas elecciones históricas y con la incertidumbre como protagonista. La primera ministra, Theresa May convocó elecciones anticipadas con la idea de reforzar su mayoría parlamentaria de cara a las negociaciones del ‘Brexit’ con Bruselas. Cuando convocó esta cita electoral, May partía como clara favorita con una ventaja de hasta 23 puntos sobre los laboristas de Jeremy Corbyn. Sin embargo, durante la campaña, la distancia entre ‘tories’ y laboristas se ha ido recortando. 5, 4, 3 y hasta apenas 1 punto de diferencia separan a los dos grandes partidos británicos. Como ocurrió con el ‘Brexit’, los sondeos pueden volver a equivocarse, pero está claro que en un panorama tan volátil, puede ocurrir cualquier cosa.

> Enrique Arias Vega