www.diariocritico.com
Elecciones de Reino Unido 2017: los principales partidos y candidatos

Elecciones de Reino Unido 2017: los principales partidos y candidatos

viernes 02 de junio de 2017, 14:11h
Reino Unido afronta el 8 de junio una cita electoral histórica, que sentará la hoja de ruta del proceso de salida de la Unión Europea, el ‘Brexit’. Estas elecciones generales llegan apenas un año después del referéndum en el que los británicos, con un 52% de votos y contra todo pronóstico, optaron por abandonar el proyecto comunitario europeo. La primera ministra británica, Theresa May propuso al Parlamento la convocatoria de elecciones anticipadas, con el objetivo de conseguir mayor respaldo político para su plan de salida, conocido como ‘Brexit duro’, y aunque los sondeos apuntan a una victoria de los conservadores, se antoja difícil confiar en las predicciones. Un hecho llamativo de cara a estos comicios es el ‘renacer’ del bipartidismo, y es que conservadores y laboristas suman, por primera vez desde hace casi 40 años, el 78% de los votos.

Antes de la cita electoral del 8-J, los británicos celebraron elecciones municipales el pasado 4 de mayo en las que los conservadores de May arrasaron ante el desplome de los laboristas de Jeremy Corbyn y del partido ‘eurófobo’, UKIP. También en caída se encuentra el partido Liberal Demócrata, mientras que Los Verdes si han conseguido mantener su discreto terreno.

Estas elecciones pueden ser un anticipo de lo que ocurrirá dentro de una semana, pero si algo está claro es que no se puede dar nada por sentado en lo que se refiere a la política en el Reino Unido. Solo es necesario recordar la inesperada mayoría absoluta que logró el ex ‘premier’ David Cameron en 2015 o la victoria del ‘Brexit’ para ver hasta qué punto pueden equivocarse los sondeos.

Tras el triunfo del ‘Brexit’, Cameron reconoció su derrota y dimitió de su cargo, de forma que fue Theresa May quien asumió su función para llevar a cabo un proceso con el que no estaba de acuerdo. May defensora en un principio del ‘no’ a salir de la UE, ha cambiado de opinión, una de tantas, y ha pasado a erigirse en defensora de un ‘Brexit duro’ por parte de Reino Unido. Es posible que sus continuos virajes, recordemos que tampoco quería convocar elecciones anticipadas y finalmente presentó la idea como lo más conveniente, le pasen factura en las urnas, o no, que diría Mariano Rajoy.

El 'Brexit duro'

El 29 de marzo y mediante una carta formal, May solicitó a la UE la activación del artículo 50 del Tratado de Lisboa, que fija un plazo de dos años para la salida de Reino Unido. Según el calendario fijado, en abril de 2019, ya se debería haber completado el proceso, pero las dificultades que entrañan las negociaciones hacen presagiar que el proceso se dilatará en el tiempo, al menos, hasta finales de ese año.

Desde que se iniciaron las conversaciones entre May y la comisión negociadora de Bruselas, el tono de las mismas ha ido en ascenso, del mismo modo que los reproches y acusaciones. May, con fines electoralistas, ha hecho suyo el discurso del ‘nosotros contra ellos’ para tratar de presentar a Reino Unido como el David que se enfrenta a Goliat (Europa). Lo curioso es que ella es también la que acusa a Bruselas de emplear ese discurso en su contra, y ha cargado contra la “prensa continental”, que a su entender, “malinterpreta la posición de los británicos”.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker y negociador europeo del ‘Brexit’, Michel Barnier, mantuvieron una difícil reunión con May el pasado 26 de abril. Juncker consideró que la ‘tory’ vivía en “una galaxia paralela” por sus condiciones de cara las negociaciones; a lo que May respondió diciendo que no vive en ninguna realidad paralela y que esa reunión dejó patente “lo duras” que serán las negociaciones. También dejó claro que prefería no alcanzar un acuerdo con Bruselas “antes que llegar a un mal acuerdo”.

En medio de este cruce de acusaciones, May llegó a acusar a Bruselas que querer interferir en las elecciones británicas “con amenazas”. El comentario no sentó nada bien en Europa, donde sin embargo, se limitaron a decir que no opinarían sobre las opiniones de May respecto a los comicios. Lo que sí han dejado claro los 27 a la premier británica es que la UE está preparada para un ‘Brexit duro’.

Pese a los más de 700 tratados internacionales que Reino Unido debe renegociar con la UE, uno de los puntos más conflictivos parece ser la factura que Bruselas presentaría a los británicos por su salida, que según las cifras que se manejan podría ser de 100.000 millones de euros, cifra que May ha confirmado que no pagará porque, en su opinión, el país británico no le debe nada la UE. En cualquier caso, las negociaciones se retomarán 11 días después de la cita electoral, es decir, el 19 de junio, y según May “no será posible detenerlas”, ni serán “pospuestas”.

Las encuestas apuntan a la vuelta al bipartidismo

Pese a la incertidumbre que marca la situación política de Reino Unido, hace un mes, cuando May convocó las elecciones anticipadas, la distancia entre los conservadores y los laboristas era de 20 puntos. En este tiempo, y debido en parte a los cambios de postura de May, los laboristas se han ido acercando hasta situarse 3 puntos por detrás de los ‘tories’, según los últimos sondeos.

La última encuesta publicada en ‘The Times’, justo una semana antes de las elecciones, sitúa a los conservadores de May con un 42% de los votos, mientras que los laboristas les siguen muy de cerca, con un 39% de apoyo. Esto podría ser un presagio de una amarga victoria para May, que de no lograr la mayoría absoluta, se verá obligada a buscar alianzas o llegar a acuerdos con los laboristas de Corbyn. El partido liberal demócrata continúa en caída libre, y es que los sondeos le otorgan un 7% de los votos, mientras que ‘antieuropeo’ UKIP lograría un 4% de los sufragios, tras la práctica desaparición del mapa en las elecciones municipales.

En cuanto a los candidatos, la pugna parece desarrollarse entre los líderes de los dos partidos que acumulan mayor respaldo: Theresa May y Jeremy Corbyn.

Theresa May, ¿la nueva Thatcher?

Theresa May (1956) asumió el cargo de premier británica en julio de 2016, tras la dimisión de Cameron por el resultado del ‘Brexit’. May, con dilata experiencia política, llegó a su puesto sin pasar por las urnas y después de que se descartaran los ‘sustitutos esperados’. Desde 1997 es miembro del Parlamento británico, donde ha desempeñado varios cargos en los gabinetes en la sombra de Iain Duncan Smith, Michael Howard y David Cameron, entre los que destacan el de líder en la sombra de la Cámara de los Comunes y secretaria en la sombra de Estado para el trabajo y las pensiones. Con la llegada de los conservadores a Downing Street en 2010, Cameron nombró May ministra del Interior y ministra de Mujer e Igualdad. Hay quienes se aventuran a decir que May es la nueva Margaret Thatcher, conocida como la ‘dama de hierro’. May es una de las políticas que más tiempo ha ocupado la cartera de Interior, en la que se caracterizó por su mano dura en materia de inmigración y lucha contra el terrorismo. Durante su mandato, protagonizó diversas polémicas como la deportación del clérigo radical Abu Qatada, medidas restrictivas en lo que se refiere a migración familiar, su propuesta de reducir cada año en 100.000 el número de inmigrantes en Reino Unido, o su rechaza a la propuesta de acogida de refugiados acordada por la Unión Europea, entre otras. En lo que respecta al ‘Brexit’, May era una de las partidarias de la permanencia en la UE, pero tras el resultado, cambió de parecer y prometió buscar acuerdos favorables a Reino Unido en las negociaciones. En campaña, trata de presentarse como la opción sensata y una negociadora hábil y fuerte frente a su principal rival, Jeremy Corbyn. Habrá que esperar al 8 de junio para saber si May consigue repetir el gran resultado cosechado por Margaret Thatcher en 1979 y se convierte en la nueva ‘dama de hierro’ británica.

Jeremy Corbyn, ¿el Bernie Sanders británico?

Jeremy Corbyn (1949) es el líder del partido laborista desde 2015 y líder de la oposición parlamentaria. Hay quienes encuentran similitudes entre el veterano político británico y el que fue precandidato del Partido Demócrata, Bernie Sanders, y es que ambos se definen como activistas y han querido llevar sus respectivos partidos a la izquierda del tablero político, aunque Corbyn ha tenido más éxito que el cosechado por Sanders a este respecto.

Corbyn se define como pacifista y republicano. A lo largo de su carrera política ha participado y colabora en campañas internacionales en favor de los Derechos Humanos. Su postura anti bélica en la guerra de Irak, su solidaridad con Palestina, su apuesta por el desarme nuclear o por la unidad de Irlanda son algunos ejemplos. Se mostró muy crítico con el giro a la derecha que el ex primer ministro Tony Blair indujo al partido laborista, y le acusó públicamente de violar los Derechos Humanos y libertades de quienes solicitaban asilo político. Se erigió en líder de los laboristas en 2015 tras la dimisión de Ed Miliband y revalidó su liderazgo en 2016, aunque es cierto que su partido atraviesa una crisis histórica, y existen dentro muchas voces discordantes contra las propuestas de Corbyn. Pese a esta crisis, los laboristas han logrado recortar distancias con los ‘tories’ hasta situarse muy cerca, según las últimas encuestas.

Paul Nuttall, ¿candidato invisible?

Paul Nuttall (1976) es el líder del partido por la independencia de Reino Unido (UKIP, por sus siglas en inglés). Nuttall asumió el liderazgo del partido tras la salida de Nigel Farage, que abandonó la política tras el ‘Brexit’ alegando que había logrado su objetivo de que Reino Unido saliera de la UE. El UKIP atraviesa su peor momento, y es que pese a haber llegado a marcar la agenda política en las dos últimas legislaturas, su crisis de liderazgo y la ausencia de un proyecto posterior a la salida de la UE, ha pasado a ser un partido residual. En los comicios de 2015, el UKIP acaparó 1 de cada 8 votos, aunque sólo obtuvo un escaño. Si bien Nigel Farage consiguió convertirse en un símbolo del euroescepticismo y del populismo de derechas, Nuttall pasa más desapercibido y es visto como un candidato flojo, al que las encuestas pronostican una caída de hasta el 4% del voto, frente al 12,6% conseguido por UKIP en 2015.

Tim Farron, la apuesta por un segundo referéndum

Tim Farron (1970) es el líder del Partido Liberal Demócrata desde julio de 2015. Es sucesor de Nick Clegg, tras haber cosechado este unos malos resultados en las elecciones de 2015. Aunque se le considera un hombre situado a la izquierda de su partido, él prefiere mirar al centro. Hizo campaña por la permanencia de Reino Unido en la UE y en esta campaña electoral, ha prometido celebrar un segundo referéndum para rectificar el ‘Brexit’.

Ya en las elecciones de 2015, su partido sufrió un gran revés con la caída del 23% al 7,9% de los votos, un resultado similar al que los últimos sondeos le otorgan dentro de una semana. Tras las elecciones municipales en las que los liberal demócratas confirmaron su caída libre, y pese a querer representar al 48% de británicos que votaron en contra del ‘Brexit’, no han conseguido que su propuesta sea la favorita para frenar a May. Según las encuestas, el partido de Farron obtendría entre un 8 y un 11% de los votos.

Estas elecciones del 8-J pueden suponer un nuevo periodo de esplendor para el bipartidismo británico, y es que todo apunta a que será una batalla May-Corbyn, que puede terminar de decantarse en esta última semana.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Elecciones de Reino Unido 2017: los principales partidos y candidatos

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    44683 | Jose - 02/06/2017 @ 20:32:16 (GMT+1)
    Él otro circo Ingles..

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.