www.diariocritico.com

Basta ya de agresiones sexuales

jueves 14 de julio de 2016, 13:32h

La campaña del Ayuntamiento de Pamplona "por unas fiestas libres de agresiones sexuales", ha dado mejor resultado del que esperaban sus promotores, pese a que no han logrado erradicar una practica que es bastante habitual no solo en San Fermín también en otras muchas fiestas de las miles que se le celebran en esta época del año a lo largo y ancho de la geografía española.

Y ha dado mejor resultado porque ha logrado movilizar a la sociedad, remover conciencias, animar a las mujeres agredidas a denunciar los hechos, y a la policía y a los jueces a tomar medidas contra unos malhechores que ven el cuerpo de la mujer como obscuro objeto de deseo. Prueba de ello son esas imágenes reproducidas en toda la prensa nacional pero también en algunos medios de comunicación extranjeros, en las que se puede ver a una joven semidesnuda, a hombros de un grupo de hombres, a la que toquetean sin miramientos y sin respeto alguno, mientras ella les ríe las gracias, bebida como estaba.

No quiero pensar lo que sentiría después de la consabida resaca al ver su cuerpo expuesto de esa manera tan burda, pero también la que sentirían sus amigos y familiares, lo que me lleva a pensar que este es un mal que hay que extirpar en su raíz, en sus orígenes, a veces incluso en el entorno familiar, o en las escuelas, donde debería ser de obligado cumplimiento impartir clases que enseñen a los niños en lo importante que es el respeto a la mujer, no solo a sus madres o a sus hermanas, a todas ellas, sean quienes sean y vengan de donde vengan.

De ahí la necesidad, ahora que los partidos están en negociaciones para la formación de un nuevo Gobierno, de un gran pacto de Estado por la Educación, en el que se incluyan programas que vayan desde primaría hasta que salgan de la Universidad, pues solo con perseverancia se podrá conseguir lo que es un derecho, la plena igualdad de hombres y mujeres. Lo que permitirá que cuando una mujer dice !no, basta ya!, es un no rotundo, y hay que respetarle.

Estoy de acuerdo con Joseba Asirón, alcalde de Pamplona, cuando dice que esto es un "fallo de la sociedad", de todos, también de los hombres, a los que no podemos excluir por más que solo unos pocos de un millón hayan sido los agresores sexuales de una joven a quién después de asaltar en plena calle, metieron en un portal contra su voluntad, y al tiempo que la agredían sexualmente la grababan con un móvil. Imágenes que pensaban colgar en la red, multiplicando el daño a una inocente. Qué además uno de los agresores sea un Guardia Civil demuestra hasta qué punto nadie o casi está libre de pecado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios