www.diariocritico.com

Raimundo Castro: "Hay que reprochar a la democracia que no haya hecho nada por los maquis"

jueves 19 de mayo de 2016, 10:43h
Raimundo Castro: 'Hay que reprochar a la democracia que no haya hecho nada por los maquis'
Ampliar

El escritor y periodista Raimundo Castro presenta este jueves en el Congreso de los Diputados su novela 'Los imprescindibles. Los últimos maquis'. Castro ha dedicado 15 años a este libro de 800 páginas que "pretende hacer justicia para que la gente sepa que los maquis eran soldados republicanos y no bandoleros, vagos y maleantes". La obra cuenta los testimonios de hasta 25 maquis españoles, de los que sólo dos siguen vivos: Francisco Martínez y Esperanza Martínez, esta segunda acompaña al autor en la presentación del libro.

¿Por qué es necesario reivindicar ahora la figura de los maquis?

Siempre ha sido necesario reivindicarlo, pero es un tema pendiente de la democracia desde el año 77 porque nunca se había abordado con el valor que requería la situación, ya que por culpa de ETA, todo lo que sonara a ‘resistencia armada’ no se veía bien. En 2001, teniendo el PP mayoría absoluta en el Congreso, se reconoció que los maquis eran soldados de la República y no bandoleros, y esto fue algo difícil de conseguir ya que la Guardia Civil, que los había combatido y perseguido, se oponía al reconocimiento. Ahora queda que la gente sepa su vida, el sacrificio que hicieron, y también queda pendiente el acceso a archivos de la Guardia Civil, y que la Justicia deje de considerarlos como bandidos, vagos y maleantes, mientras que ellos eran soldados republicanos. En los 15 años que he trabajado en el libro, he conocido a 25 maquis, pero se han ido muriendo y a día de hoy sólo Francisco Martínes y Esperanza Martínez siguen vivos. Hay otros soldados que actuaron como enlaces e informaban a los maquis, y de ellos, queda alguno más vivo, pero de los guerrilleros, sólo quedan 2.

¿Son los maquis los eternos olvidados de la Historia?

Claro, pasa como los que lucharon contra los franceses, los guerrilleros de la Guerra de la Independencia, que luego fueron liberales y se encontraron con Fernando VII, y fueron perseguidos y asesinados. Aquí el dictador Franco ganó la guerra y los persiguió para combatir cualquier vestigio republicano. El reconocimiento de los maquis es una asignatura pendiente de la democracia. Encima, los españoles que tuvieron que irse a Francia y lucharon con el ejército francés contra Hitler, cuando regresaron fueron detenidos, perseguidos y fusilados, mientras en Francia eran considerados héroes. En España, empieza a haber un suspiro de reconocimiento, mientras que en Francia tienen su propio desfile de homenaje. El rey Felipe VI ha estado en el último homenaje a los maquis en Francia, confiemos en que dentro de poco le veremos con los guerrilleros españoles, antes de que mueran. Las leyendas muestran a los maquis como personajes terribles que bajaban por el monte, pero eran personas pobres que luchaban por la democracia.

Te refieres a los maquis como los imprescindibles, ¿realmente lo fueron?

Franco nunca les temió seriamente, incluso cuando se produjo la invasión del Valle de Arán, el dictador envío un ejército muy superior a los guerrilleros, pero siempre ha sido un tema que Franco controlaba, y nunca supusieron una amenaza para el franquismo. Cuando yo digo que son los imprescindibles es por la dignidad, los maquis son el telón de fondo y un ejemplo de la extrema dignidad. La filosofía de los maquis fue la de hacer lo que creían que tenían que hacer parar no sentirse indignos consigo mismos. El que cuenta la historia en la novela dice: qué mala suerte hay que tener para que hasta la nieve, una cosa tan bonita, sea tu enemiga.

¿Por qué la Historia ha pasado de puntillas por los maquis?

El que ganó la guerra fue Franco y no tenía ningún interés en reconocer que seguía habiendo soldados republicanos, y a eso se suma la presión de la Guardia Civil para que fueran considerados bandoleros y no soldados. Franco no quería que se dijera internacionalmente que eran soldados republicanos y por eso encargó a la Guardia Civil que los combatiera, para que pareciera un problema nacional. Entre los maquis, como en todas partes, hay quienes hicieron sus trastadas, y hay claroscuros, pero la mayoría eran esos imprescindibles de los que hablo en el libro. Franco quería acabar con ellos por lo que representaban, el espíritu de la república. Los maquis eran el ejército republicano o los restos del ejercito republicano, eran la banderita de la república en nuestras montañas, representaban la legalidad que Franco destruyó.

Decía Lincoln que un pueblo que olvida su Historia, está condenado a repetirla.

Aquí de lo que se trata es de educar de cara al futuro, y eso es lo que pretende la Ley de Memoria Histórica. El cambiar el nombre de las calles no es algo que se haga porque sí, sino para que los niños del futuro no jueguen a la sombra de alguien que ha matado a miles de personas, en un bando y en otro. Se trata de educar en democracia y no se puede educar con personas que combatieron la democracia. José Antonio Primo de Rivera decía que las urnas estaban hechas para destruirlas. No podemos tener en las calles a gente que está contra la democracia, no se trata de darles palos, pero sí de educar. No es una cuestión de rencor, sino de pasar página sin olvidar lo que ha. La Transición fue eso, evitar otra guerra o confrontación y ceder todos, y si sabes la Historia, puedes evitar repetirla. No hay dos Españas, hay quienes tienen sus intereses diferentes, pero todos son españoles.

¿Ha hecho suficiente la izquierda en España por los maquis?

El PSOE ha gobernado 23 años y ha hecho algo, pero muy poco y en el caso de los guerrilleros poquísimo, por eso tiene esa espinita clavada. Haber convertido en renuncia permanente lo que tenía que haber sido una clave en la Transición, es el error básico que se cometió en la Transición, como dijo el ex coordinador de IU, Gerardo Iglesias. Cuando el Congreso reconoció que eran soldados republicanos, la iniciativa fue de Izquierda Unida y la apoyó el PP. En el Partido Comunista había gente que no quería recordar el tema porque no querían recordar que dejaron abandonados a los maquis. Reconocer la labor de los maquis es de justicia. Se podía haber hecho más para recuperar la Memoria Histórica, y que esta gente no hubiera tenido que vivir en la miseria después de haber estado en el monte y en la cárcel. No digo que se les hubiera tenido que dar una pensión como a los diputados, pero sí les podían haber pagado una pequeña indemnización para permitirles morir con dignidad humana. Hay que reprochar a la democracia que no haya hecho nada por ellos. En el caso de Podemos, me consta que tienen intención de recuperar la Memoria Histórica pero no quieren tocar el tema por miedo a que les acusen de algo. Ellos quieren que se denuncien las atrocidades de la dictadura, pero no actúan políticamente. Eso le ha pasado a la izquierda, que tiene que afrontarlo sin vergüenza y sin temer que el adversario se posicione en contra.

¿Qué te parece que la única causa abierta contra los crímenes del franquismo se lleve a cabo en Argentina y no en España?

Acuérdate lo que le pasó a (Baltasar) Garzón, que por intentar abrirlo fueron a por él. Me parece patético. Todavía hay gente que se enriqueció con Franco y tiene miedo de que una reivindicación de la historia les haga perder sus riquezas y posición, porque si no, no tiene explicación. Se trata de que la gente tenga conciencia de que los que se consideran héroes no lo son.

¿Cómo recibiste la noticia de la primera exhumación en el Valle de los Caídos por la vía civil?

Es una buena noticia. La asociación Archivo, Guerra y Exilio (AGE) decía que había que sacar a la gente de las cunetas, identificar a los que se pueda, pero dejar a la mayoría enterrados en el Valle de los Caídos y colocar una lápida con sus nombres. Para AGE es más importante la memoria y que se sepa lo que pasó, que el hecho de autorizar las exhumaciones. Algunos se empeñan en ocultar que era una dictadura y lo que ocurrió. Yo no digo que haya que volar el Valle de los Caídos, pero en lugar de ser un monumento a Franco, debería ser un monumento histórico para que la gente no olvide lo que ocurrió de verdad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios