www.diariocritico.com
Imma Aguilar, sobre los tuits del juez Salas: 'Si alguien piensa que quien mata a su mujer está enfermo, nunca acabaremos con la violencia de género'
(Foto: Imma Aguilar)

Imma Aguilar, sobre los tuits del juez Salas: "Si alguien piensa que quien mata a su mujer está enfermo, nunca acabaremos con la violencia de género"

jueves 05 de enero de 2017, 10:49h
Después de haber despedido el año con la polémica generada en torno al vestido de Cristina Pedroche en las campanadas, el arranque de 2017 fue aún más controvertido por las declaraciones del magistrado del Tribunal Supremo, Antonio Salas sobre la violencia de género. El juez achacó el origen de la violencia de género a "la dificultad de convivencia, la maldad de muchos seres humanos y la diferencia de fuerza física", por lo que, según dijo, “si la mujer tuviera la misma fuerza que el hombre, esto no pasaría”. Sus palabras desataron un aluvión de reacciones en Twitter, especialmente críticas. La experta en comunicación política y periodista, Imma Aguilar, da la voz de alarma ante este tipo de declaraciones “que justifican la violencia de género, aunque el juez no lo sepa o no lo pretenda”, y cree necesario que Salas “reciba un castigo político o social”.

Para Imma Aguilar (@immaaguilar - www.immaaguilar.com), "que un juez diga algo como esto y crea que es razonable, es un problema porque trasluce arquetipos instalados de forma transversal en la derecha y en la izquierda, en las personas con y sin formación, y en jóvenes y mayores".

En uno de sus tuits, el magistrado Antonio Salas sitúa el origen de la violencia de género en "la dificultad de convivencia, la maldad de muchos seres humanos y la diferencia de fuerza física", algo que, “es una justificación de la violencia de género”, según Aguilar. “Si le das una razón lógica a esta violencia, la estás justificando y eliminando la posibilidad de erradicar esta lacra. La actitud de Salas bloquea cualquier avance porque si alguien piensa que quien mata a su mujer, está enfermo, no acabaremos con esto”.

Según ha explicado esta experta en comunicación política, “el principal problema es que la violencia de género, como suceso, está a la orden día, pero como tema no está en la agenda pública, por lo que es una rareza una conversación sobre temas de mujer, desigualdad y violencia de género. Son temas que no se abordan y que los partidos políticos evitan porque, cuando lo hacen, les sale muy caro. Hemos llegado a un punto en el que no sabemos lo que piensan los partidos acerca de las mujeres, ya que se escudan en la idea de la paridad, cuando la paridad no significa igualdad”.

A través de Twitter, Salas manifestó que “hay mucha cifra negra” de maltrato de hombres por parte de mujeres, por lo que según su parecer, hay que igualar el tratamiento penal”. Para Aguilar, esta frase, “desde el punto de vista racional, no es nada malo; el problema es que no se trata de un hecho racional sino cultural. ¿Qué quiere decir este juez cuándo habla de igualar penas?”, se pregunta.

“La violencia de género no es una cuestión sólo legal, sino que es cultural, es de dominación, y encierra muchas variables que han de tenerse en cuenta. El lenguaje es fundamental, y debemos llamar a las cosas por su nombre, y si ahora somos algo más sensibles a la violencia de género es precisamente por el lenguaje. Por eso, si este juez dice algo así y no pasa nada, le quita valor a algo que es muy importante”.

En opinión de Aguilar, “esto se debe castigar política o socialmente, porque si no, al mes que viene, volverá a salir otra voz diciendo lo mismo, y al mes siguiente, también. La política de gestos y el lenguaje son muy importantes en esta situación porque dan a entender un cierre de filas en torno a las víctimas de la violencia de género. Los políticos saben que si dicen algo similar, les sale muy caro, y por eso no hablan, o lo hacen de forma políticamente correcta, pero si estas palabras no tienen coste alguno para un juez, esto seguirá ocurriendo”.

Aguilar insiste en la necesidad de que este tema sea prioritario en la agenda pública. “La violencia de género no está en la agenda pública, y no es de extrañar viendo, por ejemplo, que en nuestro país no hay ninguna candidata a presidenta del Gobierno en unas elecciones generales. El PSOE y Podemos se escudan en la paridad, que es la excusa para no hacer nada más, porque muchas medidas políticas sobre paridad son un mero escaparate. Que haya el mismo número de mujeres que de hombres en el Congreso, vale poco, porque el problema no es de cantidad sino de calidad”.

“El PP no es un partido paritario en sus cúpulas y órganos de dirección, pero es el único partido que tiene mujeres en altos cargos. La secretaria general del partido, la presidenta del Congreso, y algunas presidentas autonómicas. En Latinoamérica hay muchas mujeres presidentas porque en la derecha, las mujeres formadas y de familia 'bien' pueden llegar a ocupar altos cargos porque son la élite, mientras que en la izquierda no se transmite ese impulso a las mujeres. Esta involución se debe a que tanto los partidos como las instituciones creen que la paridad es la panacea, mientras esta no lleva consigo la igualdad. Por eso es tan difícil desmontar este arquetipo tan potente”.

Con el objetivo de erradicar la violencia de género e impulsar medidas cualitativas en busca de la igualdad entre hombres y mujeres, Aguilar considera “que hay que ir hacia un pacto de Estado, un acuerdo general para que este tema se aborde y los partidos empiecen a darle valor de primera línea”.

“Creo que es factible alcanzar un pacto de Estado ya que es fácil que los partidos se pongan de acuerdo en una mesa. El problema es que están de acuerdo en no abordarlo alegando que ya existe una ley integral (Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género), aunque su aplicación es de dudosa eficacia. Es cierto que los únicos gobiernos que han puesto recursos y tomado medidas al respecto son los socialistas, pero la crisis y los recortes se han convertido en la excusa para recortar las partidas presupuestarias, y no debe haber excusas. Austria, por ejemplo, dedica el triple de dinero a la lucha contra la violencia de género, cuando tiene unas cifras más bajas que las nuestras”.

Aguilar recuerda que “la violencia de género ocupa el puesto 18 entre las preocupaciones de los españoles, algo que muestra claramente que es un tema que no está en la agenda. Un país de Europa que celebra elecciones generales sin ninguna candidata mujer, es una rareza, y este país tiene esa rareza”.

- Un juez del Supremo crea polémica por su visión de la violencia de género

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

3 comentarios