www.diariocritico.com

La presión vuelve sobre Sánchez ante el temor a que esté negociando en secreto

> Si Rajoy fracasa en sus contactos de esta semana, el socialista podría dar una sorpresa que no todos desean en el PSOE

domingo 31 de julio de 2016, 11:00h

Nadie ha conseguido confirmar una sola de las presuntas reuniones secretas para alcanzar un pacto de Gobierno, pero todo el mundo asegura que existir, existen. La única esperanza de Mariano Rajoy es que Ciudadanos cambie su voto de la abstención al sí resignándose al apoyo de nacionalistas e independentistas, lo que hoy por hoy parece más improbable aún que el PSOE se baje del “no y no”. En consecuencia, las miradas -y la presión- se dirigen, más que hacia Albert Rivera, hacia Pedro Sánchez: ¿dará la sorpresa?

La presión vuelve sobre Sánchez ante el temor a que esté negociando en secreto
(Foto: Dani Gago/Podemos)

Tras los contactos previstos esta semana a instancias del ‘candidato’ propuesto por el Rey, puede llegar el momento de Pedro Sánchez, o eso temen incluso en su propio partido, donde no se descarta que mueva ficha antes de superar el plazo necesario para poder formar Gobierno y, sobre todo, aprobar el techo de gsato, los Presupuestos... Evitarlo exige celebrar la sesión de investidura antes del viernes 26 de agosto y el sentido común fijarla para el martes 23 y proceder al día siguiente a la primera votación, el famoso 'motor de la Democracia'

Quedan, pues, tres semanas decisivas. La primera, para Rajoy; la segunda, quizá para Sánchez y, la tercera, para atar cabos, es decir, recabar los apoyos suficientes y descubrir, por fin, quién se lleva el gato al agua del 26J. Hay que tener en cuenta que si el aún presidente del Gobierno en funciones declinara someterse a la confianza del Congreso, Felipe VI debería reanudar las consultas para cumplir las formalidades, por lo que el “tiempo razonable” para negociar que pide el líder del PP sería aún más ajustado.

En realidad, es lo que pretende Mariano Rajoy, estirar estas dos próximas semanas para reducir las posibilidades de la única persona que puede arrebatarle La Moncloa.

Con las manos atadas

Posponer la investidura a septiembre sería un desastre fuese quien fuese el ‘elegido’. Todos los saben. Llegar al Gobierno con las manos de la Economía atadas complicaría enormemente la gestión, ya de por sí condicionada cuando se está en minoría en el Congreso. Cualquier iniciativa que pretenda sacar adelante exigirá auténticos equilibrios en el fino alambre de las mayorías imposibles.

En lo que respecta a Sánchez, el clamoroso silencio de Susana Díaz y su cohorte de barones no está pasando desapercibido, a la espera de que el secretario general del PSOE despeje su propia margarita de un segundo intento de investidura. El empeño de Ferraz en el ‘no’ a Rajoy les está dejando sin opciones para justificar una hipotética abstención, mientras ven horrorizados cómo el propio PP ha abierto las puertas a, al menos, hablar con catalanes y vascos.

Díaz y compañía saben, además, que Pedro Sánchez no se siente condicionado en este punto por la prohibición que le impusieron los barones de negociar con quienes pongan en peligro la unidad de España. Lo demostró con su 'discreta' reunión con Oriol Junqueras de ERC.

Ministros y encuestas

El ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García Margallo, ha sido el primero en abrir fuego desde las páginas de ABC -junto a la inevitable y previsible encuesta de El País 'recomendando' la abstención del PSOE- con un objetivo claro e indisimulado: descartar a Sánchez. O Rajoy o terceras elecciones.

Para formar Gobierno "es obvio que es necesario que haya cooperación de los dos partidos constitucionalistas: PSOE y Ciudadanos.Y comparecer en las Cortes para una investidura fallida sólo tendría sentido para poner en marcha el reloj de la democracia. No parece que tenga mucho sentido ir al Congreso para decir que no estás en condiciones de cumplir el mandato que te ha hecho el Rey".

Al ser preguntado sobre la posibilidad de que, al no haber investidura de Mariano Rajoy, no hubiera fecha para la celebración de nuevas elecciones, el titular de la cartera de Asuntos Exteriores ha explicado que, en ese caso, "bastaría con una declaración del Parlamento, que es el soberano, diciendo que no hay nadie que forme Gobierno y que, en ese momento, quedan disueltas las Cortes".

"O lo que es más probable, que empiezan a correr los dos meses para que se disuelva el Legislativo", ha remachado.

En este sentido, García-Margallo ha señalado que existe un precedente, que es el que se usó en el llamado 'Tamayazo' en la Asamblea de Madrid. "Y el informe del Consejo de Estado decía que esa solución es perfectamente posible", ha insistido el ministro, al tiempo que ha avisado de que el Ejecutivo de Rajoy no puede "estar en funciones hasta 2030".

[A última hora del domingo, desde Argentina Felipe González se sumaba al frente pro-abstención porque, según el expresidente, la "mayoría alternativa" no es posible.]

¿Pero realmente hay algún indicio de esas negociaciones ocultas a los oídos y las cámaras de los medios de comunicación? El ciudadanos Juan Carlos Girauta, una de las manos derechas de Rivera, se ha estado quejando de que Rajoy no les ha llamado, aunque en el PP, el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, ha explicado que de producirse, serán al “máximo nivel y ni siquiera nos enteraremos nosotros”. Toda una pista.

Como lo es también el comentario de Pablo Iglesias tras entrevistarse con el Rey, confirmando dos canales de comunicación más o menos permanentes entre PSOE y Podemos. Por un lado, Antonio Hernando e Íñigo Errejón y, por otro, sus equipos de Comunicación. Algo es algo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios