www.diariocritico.com
Rajoy y Rivera abren una línea de diálogo pero no para negociar la investidura
(Foto: Ciudadanos)

Rajoy y Rivera abren una línea de diálogo pero no para negociar la investidura

> Rajoy se muestra optimista por haber dado un "primer paso" aunque pide más compromiso a PSOE y C's
> Rivera discrepa: "Rajoy ya sabe que no le vamos a apoyar"

miércoles 03 de agosto de 2016, 11:42h

Mariano Rajoy ha asegurado que la reunión de este miércoles con Albert Rivera ha supuesto "el primer paso de una larga caminata". Los dos dirigentes han acordado mantener abierta una vía de diálogo para tratar temas económicos y otras materias urgentes, pero discrepan sobre el significado que puede tener ese gesto. Según el dirigente de Ciudadanos, ellos se mantienen en la abstención y no están dispuestos a negociar un cambio de postura, aunque sí quieren dialogar con el presidente una vez arranque la legislatura. Por su parte, el líder del PP ha pedido un compromiso más activo a la formación naranja para dar estabilidad a un Gobierno, a la espera de que el PSOE modifique su negativa, pero considera que ya puede "empezar a negociar algo" con Rivera.

La segunda reunión entre Mariano Rajoy y Albert Rivera ha seguido el guión previsto. El líder de Ciudadanos ha vuelto a reiterar su decisión de abstenerse en el debate de investidura y se ha negado a abrir una negociación bilateral para tratar un cambio de posición de voto. Sin embargo, el PP ha querido reflejar la disposición al diálogo como una pequeña victoria.

En el plano aritmético, el encuentro entre Rajoy y Rivera -tres semanas después de su primera reunión- ha constadado de nuevo el bloqueo ante la investidura del presidente en funciones. Si este martes Pedro Sánchez animaba al dirigente popular a centrarse en "las derechas", Rivera ha vuelto a insistir a Rajoy en que busque la abstención de los socialistas.

No obstante, el presidente en funciones ha salido del encuentro con bastante optimismo. "Hoy hemos dado un primer paso de una larga caminata", ha señalado en una comparencia de prensa desde el Congreso.

Según han contado ambos dirigentes, ha habido un acuerdo explícito para mantener una vía de diálogo directo con el objetivo de tratar los temas más urgentes de la política nacional, como la deuda pública y los objetivos de déficit o los presupuestos generales del Estado. Además, Rajoy ha accedido a la petición de Rivera de mantenerle informado de los avances en la negociación de investidura.

La discrepancia se produce en cuanto al significado de este acuerdo. Para Rajoy, la vía de diálogo supone que puede empezar a "negociar algo". Rivera ha especificado que la negociación no es de equipos, que no servirá para cambiar su postura en la investidura y que, de hecho, ese diálogo debería esperar a que se desbloquee la investidura.

El encuentro de esta miércoles tampoco ha servido para despejar la incógnita de la fecha de la investidura o de si Rajoy podría intentar librarse del debate en el Congreso en el caso de que no consiga apoyos. "Lo importante no es el debate de investidura, lo importante es que haya Gobierno", ha dicho Rajoy, que ha asegurado que no tiene sentido ir a una votación si no hay números para facilitar la formación de Gobierno, pero que si ha aceptado el encargo del monarca es porque ve posibilidades.

El compromiso de Ciudadanos

Otra diferencia entre las versiones de Rajoy y Rivera se ha producido al referirse al peso de Ciudadanos para solventar el bloqueo en la investidura. Si bien el presidente en funciones ha vuelto a destacar -como ya lo hizo tras su reunión con Sánchez- que sin el PSOE no habría posibilidad de que se conforme un Gobierno, este miércoles ha añadido que la "aportacion" de Ciudadanos también es "imprescindible".

"Sin algún compromiso de Ciudadanos no habría posibilidad de Gobierno", ha asegurado Rajoy.

No obstante, Rivera ha interpretado la primera frase del presidente en funciones en el sentido de que el PP ya es consciente de que debe centrarse en el PSOE y que va a dejar de presionarles para ver si un apoyo de la formación naranja puede forzar un cambio en el PSOE. "Rajoy ya sabe que no le vamos a apoyar", ha aseverado de forma tajante el líder de Ciudadanos.

De hecho, Rivera ha destacado que la reunión se ha destacado por un "respeto mutuo" a las respectivas posiciones de cada partido y ha contado que el presidente en funciones ni siquiera les ha pedido explícitamente que cambien su posición al 'sí' a la investidura.

"El señor Rajoy ya sabe que no vamos a votar que no y que no somos el problema", ha señalado Rivera. A su vez, el dirigente de Ciudadanos ha vuelto a manifestar su resignación por el hecho de que la única opción de sacar adelante un Gobierno pasa por una investidura de Rajoy, más ahora que ha sido propuesto oficialmente por el Rey, y no ha exigido que el presidente en funciones de un paso al lado para lograr el apoyo de Ciudadanos.

Los acercamientos

Donde sí ha habido acercamiento de posturas ha sido en la urgencia de afrontar los debates econónomicos, los compromisos con Bruselas y el reto independentista del Parlament de Cataluña.

En este sentido, Rivera también le ha propuesto a Rajoy un pacto por la unidad de España, que también le trasladará próximamamente a Pedro Sánchez, y que ya había puesto sobre la mesa en octubre. En esta ocasión, el dirigente popular sí se ha comprometido a apoyar este acuerdo, con el que los partidos se comprometerán a respetar la unidad territorial y a no hacer referéndums separatistas gobierne quien gobierne.

La oferta del PP se ha materializado en un documento que reflejaba las coincidencias entre las propuestas de los populares y lo pactado por PSOE y Ciudadanos en la anterior legislatura, un esquema de 10 grandes objetivos programáticos que determinarían la agenda del Gobierno y una propuesta para abrir cuatro grupos de trabajo para desarrollar este acuerdo sobre la acción del Ejecutivo.

A pesar del optimismo de Rajoy, Rivera ha asegurado que no van a entrar en una negociación sobre el acuerdo de Gobierno porque ni van a entrar en el Ejecutivo de Rajoy ni lo van a apoyar. El dirigente catalán ha vuelto a insistir en que ellos se ofrecen para ayudar si el PP o el PSOE consideran que son necesarios para mediar entre ellos.

Aunque Rajoy se muestra confiado en que podrá seguir dialogando especialmente con Ciudadanos, pero también con el PSOE, la verdad que no está claro cuáles son los siguientes pasos en la negociación por la investidura. El presidente en funciones ha confirmado que abrirá la ronda de contactos a otros partidos -sin especificar cuáles, aunque de momento no se vislumbra la posibilidad de que se abran mesas negociadoras para pactar una hoja de ruta del Gobierno, que es el objetivo del PP para asegurarse al mismo tiempo los apoyos y la estabilidad del Ejecutivo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios