www.diariocritico.com
Esperanza Aguirre, en la pradera de San Isidr
Esperanza Aguirre, en la pradera de San Isidr (Foto: Kike Rincón)

Aguirre, la mujer que dimitió tres veces

lunes 24 de abril de 2017, 18:33h
Esperanza Aguirre, que ha dimitido este lunes como concejal y portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, ha sido ministra de Educación y Cultura (1996-1999), presidenta de la Comunidad de Madrid (2003-2012), presidenta del PP de Madrid (2004-2016) y la primera mujer presidenta del Senado en España. Ésta sería la tercera vez que Aguirre dimite, ya lo hizo por primera vez en 2012, por segunda vez en 2016 y ésta sería su retirada "definitiva" de la política.

Esperanza Aguirre y Gil de Biedma (Madrid, 1952), ha sido presidenta de la Comunidad de Madrid desde 2003 hasta el 2012. En política, antes había ostentado los cargos de presidenta del Senado (1999-2002), ministra de Educación durante el primer mandato de Aznar (1996-1999) y concejala del Ayuntamiento de la capital (1983-1996). Antes, Aguirre había ocupado varios cargos administrativos, pues aprobó la oposición al Cuerpo de Técnicos de Información y Turismo en 1976. Es licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid.

Esperanza Aguirre presidía el Partido Popular desde 2004 hasta el 2016, organización a la que pertenecía desde 1987, cuando aún se llamaba Alianza Popular. Sus últimos nueve años al frente del Gobierno de la Comunidad de Madrid, cargo al que llegó después del famosos 'tamayazo' —Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez, del PSOE, hicieron de tránsfugas y hubo que repetir las elecciones, que concluyeron con una victoria por mayoría absoluta del PP—. Aguirre revalidó su cargo en 2007 y en 2011. En estos últimos comicios, la 'lideresa' alcanzó un apoyo popular histórico, siendo la presidenta con más respaldo electoral de la historia de la Comunidad de Madrid, revalidando por tercera vez su cargo y aumentando la mayoría absoluta de su partido, que pasó de 67 a 72 escaños en la Asamblea.

El 21 de febrero de 2011, anunció que padecía un tumor cancerígeno en un pecho, que le fue extirpado al día siguiente, lo que le apartó durante unas semanas de la actividad pública. Restablecida, repitió candidatura a la Presidencia en las elecciones autonómicas de mayo de 2011, que ganó con mayoría absoluta. Permaneció en el cargo hasta el 17 de septiembre de 2012, cuando anunció su dimisión y su retirada de la primera línea política, alegando motivos personales, entre ellos su enfermedad.

Fue sustituida en el cargo por el hasta entonces vicepresidente del Ejecutivo y uno de sus más fieles colaboradores, Ignacio González, que el 26 de septiembre fue investido presidente de Madrid y que la pasada semana ingresó en prisión en el marco de la operación Lezo, donde se investigan irregularidades en la gestión del Canal de Isabel II. Tras su abandono de la política se incorporó brevemente a la secretaría de Estado de Turismo, aunque tres meses después solicitó la excedencia tras ser fichada por la firma de "cazatalentos" Seeliger y Conde.

Sonadas fueron su reclamaciones acerca del "caso Carromero", relativo al dirigente de Nuevas Generaciones Ángel Carromero, condenado en Cuba, por su responsabilidad en la muerte del líder disidente Oswaldo Payá, y al que fue a visitar en prisión y posteriormente pidió su indulto. Famoso fue también el agrio choque, en pleno Comité de Dirección del PP de Madrid, que tuvo con la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, cuando criticó la gestión del caso Madrid Arena por parte de esta, así como la del caso Gürtel contra parte de la cúpula nacional del PP. Por este último caso fue citada como testigo, en noviembre de 2013, para aclarar su papel en la contratación de la entidad Easy Concept, empresa vinculada a la trama liderada por Francisco Correa. Aguirre, que se acogió entonces a declarar por escrito, aseguró que no sabía quien era Correa hasta que estalló el caso.

Volvió a la política como candidata a la Alcaldía de Madrid, en las municipales del 24 de mayo de 2015, en las que el PP fue la formación más votada pero sin capacidad para poder llegar a acuerdos de gobierno, lo que la relegó a los bancos de la oposición.

El 14 de febrero de 2016, Aguirre anunció su dimisión como presidenta del PP de Madrid por "responsabilidad política". La renuncia se producía apenas unos días después del registro en la sede del PP de Madrid ordenado por el juez Eloy Velasco para investigar si los pagos de la trama Púnica sirvieron para financiar ilegalmente la formación.

El 20 de abril de 2017, compareció como testigo ante el tribunal que juzgada el caso Gürtel, donde afirmó que desconocía la trama de Francisco Correa y que gracias a sus gestiones se destapó el caso. A la salida, se confesó "triste" y "conmocionada" con el arresto de su sucesor, Ignacio González, llevado a cabo un día antes con motivo de un presunto caso de corrupción destapado en el canal de Isabel II, y a punto estuvo de derramar algunas lágrimas.



Esperanza Aguirre nunca ha pasado desapercibida. Sus declaraciones han dejado huella a los largo de los años. Combativa, 'peleona' y "muy retrógrada" en opinión de la izquierda, sus declaraciones han provocado odios y simpatías viscerales. Y es que su trayectoria política se caracteriza por su defensa de las posiciones liberales (de hecho, fue la Unión Liberal la formación que le abrió las puertas de la política en 1983). Siempre ha participado activamente en las visitas oficiales. Los madrileños le han visto vestida de chulapa, de torera, con la camiseta del Real Madrid y con la del Atlético, de tenista, subida en andamios, bailando, montando en bicicleta... En su carrera ha tenido que enfrentarse a varios percances. Desde un accidente de helicóptero hasta un atentado en La India. Otro momento en el que se vio implicada fue en un incidente en la Gran Vía madrileña en 2014 con un agente de movilidad, que la recriminó por haber estacionado mal su vehículo, y contra cuya moto colisionó al marcharse de la zona. El caso fue sin embargo provisionalmente sobreseído, al considerar el juez que no quedó probado que desobedeciera a los agentes ni que lesionara a uno de ellos con su vehículo.

En abril del año pasado, Aguirre presentó su libro "Yo no me callo", en el que criticaba la "indefinición ideológica" del presidente Rajoy y la falta de renovación interna del partido, a lo que achacaba la caída de votos.

Esperanza Aguirre está casada desde 1974 con Fernando Ramírez de Haro y Valdés, conde de Murillo y grande de España, terrateniente y empresario ganadero. Tiene dos hijos: Álvaro y Fernando.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.