www.diariocritico.com
La campaña se desliza por el acto institucional del Dos de Mayo
(Foto: Comunidad de Madrid)

La campaña se desliza por el acto institucional del Dos de Mayo

domingo 02 de mayo de 2021, 17:55h

Aunque hoy era un día para los madrileños, la política y la recta final de la campaña electoral han copado una parte importante de la celebración del Dos de Mayo. Mientras los representantes de los partidos políticos con representación en la Asamblea de Madrid que han acudido al acto llamaban a los ciudadanos a que acudieran a las urnas el próximo martes, la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, hacía continuas referencias a la libertad, su lema de campaña electoral.

Poco antes de las 10.00 de la mañana, la Puerta del Sol comenzaba a tomar el tradicional ambiente de la festividad que homenajea y recuerda a los héroes del Dos de Mayo, aquellos que se levantaron contra las tropas de Napoleón en 1808 y que marcaron con su hazaña el inicio de la Guerra de la Independencia. Sin embargo, la unidad por el pueblo madrileño que se escenificó este mismo día el pasado año, cuando los españoles permanecían confinados y representantes de los servicios esenciales fueron los protagonistas, este año ya se ha esfumado.

La Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional, ha vuelto a recuperar buena parte de la grandeza que se espera de esta jornada. Aunque las medidas de seguridad han estado presentes y han obligado a que el número de invitados, por ejemplo, fuera mucho menor que el de otros años, el ambiente y la organización han recordado más que nunca a la era pre-pandémica, aunque sin cóctel.

En torno a media hora antes de que se diera inicio al acto cívico militar que ha tenido lugar a las puertas de Presidencia, los invitados iban llegando poco a poco y se arremolinaban en torno a sus posiciones. Los expresidentes Cristina Cifuentes, Ángel Garrido, Esperanza Aguirre, Alberto Ruiz Gallardón y Joaquín Leguina -salvo Ignacio González, Ayuso ha logrado reunir por primera vez a todos los exmandatarios de la región-, el alcalde y la vicealcaldesa de la capital, José Luís Martínez Almeida y Begoña Villacís, así como el resto de candidatos a las elecciones del 4 de mayo, menos Pablo Iglesias, han permanecido junto al resto del Gobierno regional -a excepción de Enrique López, quien se encontraba como representante en los actos de Móstoles- mientras tenía lugar la tradicional parada militar.

Mientras todos las autoridades e invitados permanecían en sus posiciones y los miembros de la formación militar, que junto al Cuerpo Nacional de Policía y operadores del 112, Protección Civil, Bomberos y Agentes Forestales, en representación de la Comunidad de Madrid, copaban todo lo largo de la calle, el líder del Partido Popular, Pablo Casado, irrumpía. Parece ser que a Casado se le había hecho tarde y, ya comenzado el acto, tomaba posición a la carrera.

Aunque a la carrera también se iba Mónica García, candidata de Más Madrid, quien una vez que la Escuadra de Batidores del Regimiento de Artillería Antiaérea 71 ha realizado las salvas y encaminaba su paso al interior de la Real Casa de Correos, sus asistentes de prensa han anunciado su retirada. Como han señalado posteriormente desde la formación, han acudido a la primera parte "como correspondía en un acto institucional que representa a todos los madrileños y madrileñas", pero han declinado participar porque "no queríamos ver la imposición de una medalla a Cristina Cifuentes".

También han alegado que "no estamos de acuerdo en cómo se ha organizado la cobertura del acto, quitando a la televisión pública madrileña para dar un contrato a una empresa privada". Pero lejos de ser la única anécdota con tintes políticos de la jornada, este domingo también se han constatado las desavenencias entre el Partido Socialistas y Vox.

Mientras el candidato socialista a los comicios, Ángel Gabilondo, daba declaraciones a los medios de comunicación a su llegada, la líder de Vox, Rocío Monasterio, llegaba al lugar. Tras saludarse momentáneamente, Monasterio ha comenzado a recriminar ante algunos medios de comunicación al socialista por no condenar que dos guardaespaldas del candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, fueran partícipes de los actos violentos que ocurrieron en el primer acto de campaña en Vallecas.

A pesar de que se ha tratado de una conversación con poca trascendencia en un primer momento, a la salida de la Real Casa de Correos al finalizar los actos, Gabilondo ha encontrado a varios simpatizantes de Vox esperándole para abuchearle públicamente al grito de “fuera”, “hay que votar a Vox, hay que votar a Vox” y “Rocío, echa al coletas”. Guardando la calma, como siempre, el del PSOE ha apostado ante la prensa por “trabajar para que no haya odio, no haya descalificaciones" con quienes no piensen de igual modo. "Somos ciudadanos de una misma Comunidad", ha apelado.

Pero el momento más esperado era el encuentro entre la presidenta regional y el exvicepresidente de la Comunidad de Madrid de Ciudadanos, Ignacio Aguado. Tanto él como el resto de exconsejeros naranjas estaban invitados al acto, y todos ellos han estado presentes, pero las reticencias a saludarse entre unos y otros se han podido comprobar. De hecho, Ayuso y Aguado no se han dirigido la palabra en todo el acto ni se han saludado, algo que tampoco ha ocurrido entre Ayuso y Ángel Garrido.

Una vez dentro de la sede del Gobierno regional, la mandataria ha saludado a todos los exconsejeros con un abrazo, a excepción de a Garrido, a quien sin embargo posteriormente ha condecorado con la Medalla de Oro de la Comunidad de Madrid. Sobre el escenario, el expresidente ha recibido la insignia de manos de Ayuso, a quien se intuía que estaba dirigiendo algunas palabras tras su mascarilla mientras esta la abrochaba. A pesar de que no se sabe qué ha podido decirle el expresidente a la actual presidenta, la cara de esta no mostraba total relajación en este momento.

Sin embargo, al premiar asimismo con la Medalla de Oro de la Comunidad de Madrid a la expresidenta Cristina Cifuentes, ambas se han visto emocionadas. Quien precisamente interrumpiera la tradición de condecorar a los dirigentes autonómicos con la distinción tras la imputación de Ignacio González en el caso Lezo, agradecía al borde de las lágrimas poder volver a la que fue su casa durante tres año y, sobre todo, hacerlo "después de que la Justicia haya hablado tras un largo calvario". Ambas populares se han fundido en un abrazo sobre el escenario, algo que la presidenta no ha hecho con nadie más.

Aunque si algo ha destacado de esta entrega de medallas, ha sido cuando el músico Nacho Cano, quien este domingo ha recibido la Gran Cruz del 2 de Mayo, ha revertido la distinción para otorgársela a la propia presidenta, quien pasmada permanecía sobre el escenario muy emocionada. “Yo... que me encanta esta Medalla, porque en el colegio no me daban... La medalla del arte y cultura de este año, por mantener teatros abiertos, por ser tan valiente, te la mereces tú", ha dicho Cano a Ayuso al tiempo que le entregaba la banda que ella le había colocado con anterioridad.

Durante su discurso, con el que se ha cerrado el acto, la presidenta regional ha ensalzado que “la libertad fue una de las razones por las que los madrileños se alzaron hace 213 años” y, citando los Episodios Nacionales de Galdós, ha asegurado que “en Madrid viviremos tranquilos… porque allí la Libertad no hace daño a nadie”. Así, a pesar de que ha señalado a los medios de comunicación que “la libertad siempre ha sido la base de la celebración del Dos de Mayo”, la mandataria regional ha hecho un guiño a su campaña, que lleva como lema 'Comunismo o Libertad', citando a la historiadora Carmen Iglesias y a Benito Pérez Galdós.

Claro que antes, todos los candidatos y portavoces parlamentarios que han hecho declaraciones a los medios de comunicación han llamado a los madrileños a las urnas. En este momento, sin embargo, pocos madrileños estaban presentes salvo los autorizados a entrar en el entorno del acto y algunos que, desde el otro lado de la plaza de la Puerta del Sol -vallada por completo- se paraban a mirar qué es lo que ocurría, algo que pasadas las 13 horas, cuando la mandataria regional salía de la sede del Gobierno, cambiaba por completo. Ayuso saludaba al más de un centenar de personas que permanecían apostados frente a las puertas de la Real Casa de Correos, y con esto cambiaba el 'chip' de mandataria a candidata.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios