www.diariocritico.com
Malestar en Ciudadanos con el PP por relegarles en la negociación sobre los presupuestos
(Foto: Europa Press)

Malestar en Ciudadanos con el PP por relegarles en la negociación sobre los presupuestos

> Albert Rivera ha asegurado que se han enterado por la prensa de la subida de impuestos especiales

jueves 01 de diciembre de 2016, 13:03h
Las negociaciones entre PP y Ciudadanos sobre los presupuestos no acaban de llegar a buen puerto. Las conversaciones continúan, pero el Gobierno ya adelantado ciertos aspectos pactados con el PSOE y ha reiterado la intención de subir impuesto especiales, como los que afectan al tabaco o al alcohol. Albert Rivera ha asegurado que se ha enterado de esta subida por la prensa y ha criticado que el Gobierno no esté planteando otras medidas de ahorro, como la eliminación de duplicidades, para que el presupuesto incluya las medidas pactadas con ellos.

Ciudadanos ha lamentado la forma en la que se están desarrollando las negociaciones con el PP sobre el techo de gasto y los presupuestos. La formación de Albert Rivera no ha tomado aún una decisión sobre su postura acerca del límite de gasto permitido a las administraciones porque aún no hay acuerdos concretos con el PP. La falta de coordinación en el Ejecutivo y las conversaciones paralelas con el PSOE sobre la subida de impuestos especiales han causado malestar en las filas de Ciudadanos.

"Seguimos negociando respecto a la cifra de gasto y sobre la inclusión de nuestras políticas para no subir impuestos", ha explicado el diputado Francisco de la Torre, que forma parte del equipo económico que está negociando con el Gobierno.

El parlamentario ha confirmado que el Ejecutivo no les está informando de todo lo que se está planteando y ha asegurado que aún no tienen una propuesta de gasto definitiva, algo que consideran imprescindible para determinar si es posible dotar económicamente a las reformas del acuerdo.

El borrador del Gobierno

El Gobierno ya ha adelantado la posibilidad de aumentar el techo de gasto de las comunidades autónomas, como había exigido el PSOE. El aumento que se plantea es de un 0,6%, una décima más que el límite actual, para dar algo de margen al gasto de las comunidades.

Los socialistas habían accedido a negociar sobre el techo de gasto y los objetivos de déficit destacando la importancia de llegar a una decisión que pudiese beneficiar a las comunidades autónomas. Otra de las exigencias que ha puesto sobre la mesa el PSOE ha sido la subida de un 8% del salario mínimo interprofesional, como ha confirmado este jueves el portavoz en el Congreso Antonio Hernando.

Pero además, según ha podido saber 'Europa Press', el Ejecutivo de Mariano Rajoy plantea una subida de impuestos especiales, que afectarán al tabaco, a las bebidas alcohólicas de alta graduación y a las bebidas azucaradas.

Por otra parte, el Gobierno contempla incluir en el borrador que enviará a Bruselas la limitación de los pagos en efectivo y la obligación por parte de las empresas de enviar las facturas del IVA en tiempo real. Una medida que se plantea con el objetivo de luchar contra el fraude fiscal. En total, el Gobierno espera recaudar con todas estas medidas unos 8.000 millones de euros.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha evitado valorar en detalle estas medidas y se ha limitado a señalar que las negociaciones siguen en marcha. "Estamos negociando con el Gobierno para ver si caben las medidas de Ciudadanos. Si caben las medidas podemos apoyar el techo de gasto y si no, no lo apoyaremos", ha comentado el dirigente en los pasillos del Congreso de los Diputados.

Lo que Rivera sí ha confirmado este jueves es que se han enterado de la subida de impuestos especiales por la prensa. En este sentido, ha criticado que se esté planteando esta medida antes de abordar, por ejemplo, la supresión de duplicidades administrativas, que sí estaba contemplada en el acuerdo.

Francisco de la Torre ha considerado que es una noticia positiva que el PSOE esté dialogando con el PP sobre este asunto, pero ha criticado que los socialistas estén dispuestos a facilitar una propuesta para subir los impuestos. En cualquier caso, como ha recordado el diputado, los límites para Ciudadanos están en que no se suba ni el IVA general ni el IRPF.

Las complicaciones en el diálogo

Las negociaciones sobre el techo de gasto y los presupuestos ya comenzaron con una derrota simbólica de Ciudadanos, que no logró imponer el formato que querían para las conversaciones. Así, la formación naranja se tuvo que contentar con negociaciones individuales realizadas normalmente por vía telemáticas en vez de mediante reuniones formales con un equipo especialmente designado.

Ciudadanos llegó a plantear una queja formal por la descoordinación que veían entre los diferentes ministerios, especialmente entre el de Economía y el de Hacienda. El malestar aumentó después de que el Gobierno les trasladara el compromiso de aumentar el techo de gasto, algo que el ministro Cristobal Montoro negó inmediatamente después.

El segundo gran obstáculo para Ciudadanos en las negociaciones ha sido la actitud del Gobierno hacia la amnistía fiscal. Según el partido de Rivera, este miércoles 30 de noviembre se cumplía el límite para poder demandar a los defraudadores que se acogieron a la amnistía de 2012 que tributaran al 10%, en vez de al 3%.

Ciudadanos ha anunciado ya que pedirán al Gobierno que explique cómo piensan cumplir ahora ese compromiso y que aporten una prueba jurídica de que, como dijo el ministro Montoro, la amnisitía no prescribe.

Sin embargo, la formación naranja contaba con que se cumpliera ya este punto para incluirlo en las previsiones de ingresos de las cuentas de 2017. El pacto entre PP y Ciudadanos contemplaba una recaudación de 1.000 millones de euros para el próximo año en concepto de "recuperación de la amnistía fiscal" pero también de otras medidas contra el fraude fiscal.

Además, el Gobierno ha filtrado la posible subida de impuestos especiales antes de comunicarselo al equipo económico de Ciudadanos. La formación naranja se mostró prudente, pero señalaron que el Ejecutivo podía ser más ambicioso en otras medidas para lograr ingresos, como la lucha contra el fraude fiscal, para evitar tocar impuestos, más allá de la modificación ya pactada del de Sociedades.

El partido de Albert Rivera ha advertido que su principal objetivo en la negociación de presupuestos es el de incluir las medidas pactadas antes de la investidura y que, sin esto, contemplarían votar en contra. El acuerdo firmado con los populares contempla una partida de 5.000 millones de euros en 2017 sólo para el bloque de reformas pactadas, entre las que se incluye el complemento salarial, el plan contra la pobreza infantil o la ampliación y equiparación de los permisos de paternidad y maternidad.

Según los cálculos del PP, el techo de gasto se podría debatir en el Congreso a mediados de diciembre, mientras que los presupuestos podrían llegar a la Cámara en el mes de marzo.

Lea también:

- Ciudadanos rebaja su exigencia al PP sobre la devolución del dinero de la amnistía fiscal

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios