www.diariocritico.com
España llega tarde con el Ingreso Mínimo Vital, una realidad en la Unión Europea desde hace años
Ampliar
(Foto: EP)

España llega tarde con el Ingreso Mínimo Vital, una realidad en la Unión Europea desde hace años

miércoles 10 de junio de 2020, 08:10h

Nuestro país ha debatido este miércoles la aprobación parlamentaria del llamado 'Ingreso Mínimo Vital', una especie de renta básica universal que ya es una realidad socio-económica en los países vecinos de la Unión Europea desde hace años.

Llegamos tarde e incluso parte de la oposición lo considera un invento forzado del Gobierno de coalición progresista, a modo de "paguita" para comprar votos en sectores menos favorecidos económicamente, como lo considera Vox. A pesar de las críticas, la medida ha logrado el respaldo de todos los partidos políticos en el Congreso, a excepción de Vox, que si bien ha declinado votar en contra, ha optado por la abstención.

El Ingreso Mínimo Vital (IMV) será una prestación económica garantizada por la Seguridad Social en su modalidad no contributiva y se define como un "derecho subjetivo". Tiene el objetivo prevenir el riesgo de pobreza y la exclusión social de las personas que vivan solas o integradas en una unidad de convivencia, cuando se encuentren en una situación de vulnerabilidad por carecer de recursos económicos suficientes para sus necesidades básicas.

La prestación oscilará entre los 461,5 y los 1.015 euros y costará a las arcas públicas unos 3.000 millones al año, llegando a unos 850.000 hogares.

Sin embargo, ayudas como ésta, llamadas de esta manera o como "renta básica universal", ya existen en varios países de primer orden en la Unión Europea. El Foro Económico Mundial de Davos o el Papa Francisco ya han hecho declaraciones públicas a favor de instaurarlo.

El ingreso mínimo, en la UE

En cuanto a países vecinos, Francia tiene una paga similar para personas mayores de 25 años en riesgo de exclusión, recibiendo 550 euros mensuales, aunque esta cifra se incrementa en caso de tener personas a su cargo.

Países Bajos tiene la mayor renta mínima de la UE, pagando un máximo de 1.635 euros a personas adultas con residencia legalm y puede ver ampliada o reducida esta cuantía en función de su situación familiar.

Alemania lo delega a los landers o regiones, como ocurrirá en España con las comunidades autónomas. Allí se paga como una especie de subsidio para personas sin empleo y que han agotado esta prestación mientras siguen buscando trabajo. Allí esta paga es más baja, partiendo de 382 euros por persona, el doble si es una pareja y añadiendo entre 245 y 302 euros por cada hijo.

Italia paga este ingreso si la persona busca empleo y es para nacionales o extranjeros que lleven 10 años o más en el país. El importe es de 780 euros.

Portugal también lo condiciona a la búsqueda activa de trabajo y paga 300 euros por adulto siempre que tenga al menos un hijo a su cargo, y sólo durante un año.

Finlandia fue pionera en 2015 en aprobar una renta básica universal, la inició en 2017 pero la suspendió en 2019. No se considera tanto un fracaso sino como el final de un experimento social que acabó sin conclusiones firmes. Uno de sus errores es que no se fijó en las rentas de los beneficiados, sino que estaban desempleados, únicamente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios