www.diariocritico.com

Qué hay de cierto en el supuesto "éxodo sanitario" desde Madrid a Castilla-La Mancha: ¿es madrileñofobia?

Ayuso, a la derecha, en una reunión que mantuvo en 2020 con Page y también el presidente de Castilla y León (en el centro)
Ampliar
Ayuso, a la derecha, en una reunión que mantuvo en 2020 con Page y también el presidente de Castilla y León (en el centro) (Foto: Comunidad de Madrid)
miércoles 03 de febrero de 2021, 09:37h

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, señaló este lunes a los medios de comunicación que “no sirve de mucho que unos pongamos medidas restrictivas si otros en España presumen de hacerlo menos”, una crítica velada a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Desde Cataluña, donde la mandataria regional participa en diferentes actos de cara a la campaña electoral autonómica de dicho territorio, Ayuso ha indicado que "los cierres masivos sin estrategia, sin estudio, no están sirviendo para nada" y además, ha añadido que "supone un delito con el clima que tenéis tenerlo todo cerrado y decir que así se sortea una pandemia".

Además, Ayuso avanzó que la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid decretará este viernes hacer obligatorio el uso de la mascarilla en el interior de los restaurantes y ampliará a seis las personas que pueden sentarse en una misma semana en terrazas. Estas dos medidas se enmarcan en la visión “quirúrgica” que desde el Ejecutivo madrileño están promoviendo para gestionar la pandemia del coronavirus y que se basa en aunar la seguridad sanitaria y la económica, algo que no todos los presidentes autonómicos comparten.

Así, Ayuso señaló que su intención está centrada en intentar "compensar las horas perdidas por el adelanto del toque de queda", que actualmente en la región madrileña comienza a las 22.00 horas y que obliga al cierre de todos los comercios a las 21.00 horas. Sin embargo, de manera simultánea, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, solicitó a las Comunidades Autónomas que amplíen las medidas contra la tercera ola de la pandemia de Covid-19 "todo lo posible", siempre que se encuentren dentro del marco del actual estado de alarma y de la estrategia consensuada entre el Ministerio y las autonomías.

Más allá de la crítica, García-Page ha reiterado que la región vecina sufre el “efecto de la sexta provincia”, es decir, que Castilla-La Mancha se ha convertido en la sexta provincia madrileña. “Hay más de 100.000 personas que se han venido a vivir en una especie de emigración sanitaria, gente que se ha venido a vivir porque aquí tiene Sanidad, Educación y servicios sociales de otra manera", señaló el presidente con rotundidad.

Asimismo, añadió que lo mismo "le está pasando al Levante, de ahí la cifras que tienen, y a Extremadura, que tiene 35.000 empadronados nuevos. Es evidente que la gente se mueve a sitios que ofrecen más garantía, pero hace que las estadísticas engañen mucho". Dicho esto, aseguraba que en Castilla-La Mancha se han emitido 1,2 millones de recetas a ciudadanos con tarjetas sanitarias de Madrid.

"Hablamos de una sexta provincia que vive en nuestra tierra, y no tengo ningún reproche que hacer, es un problema que hay que arreglar entre todos, pero no hay que ocultarlo", añadió. Por estos motivos, al mandatario le parece “obsceno” que se haya visto obligado a firmar "decretos exigiendo responsabilidad y decisiones duras para la gente, que ha tenido que echar el cierre", mientras en algunas regiones "van presumiendo con no sé qué recortes". Según sentenció: “Lo terminamos pagando el resto”.

En función de estas declaraciones, Madridiario se ha puesto en contacto con la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para solicitar los datos relativos a la atención y prescripción médica por parte de personal sanitario del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) a ciudadanos desplazados en la región, lo cual responde a motivos académicos, laborales o de otro tipo. Tal y como rige el Ministerio de Sanidad, si se encuentra en una Comunidad Autónoma ajena a la que corresponde con la tarjeta sanitaria de manera temporal, para la atención médica no urgente se debe obtener el Documento de Asistencia a Desplazados (DAD). Desde el área de Salud regional no han facilitado los datos solicitados por el diario digital.

Aumento y disminución de datos

A través de la comprobación censal de personas empadronadas y residentes en la Comunidad de Madrid registradas en el Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid -en base a los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE)-, se ha podido comprobar que en estos términos no se registra una salida de ciudadanos madrileños hacia Castilla-La Mancha en los últimos dos años. De hecho, se aprecia un aumento de la misma en la región madrileña y una disminución en la comunidad vecina.

España ha registrado en el año 2020 un total de 47.450.795 habitantes, mientras que el año anterior la cifra fue de 47.026.208 habitantes. En la Comunidad de Madrid, por su parte, mientras que en el año 2019 (cuando la pandemia aún no había golpeado al país) se registraban 6.663.394 habitantes, 85.315 personas más que en 2018, siguiendo una serie creciente desde el año 2015. En 2020, por su parte, la región madrileña albergó, según las mismas estadísticas, 6.779.888 habitantes, por tanto 116.494 personas más, lo que representa un ascenso de un 1’74 por ciento.

Por otro lado, en Castilla-La Macha, en el año 2019 se registraron 2.399.548 habitantes, mientras que en 2020 hubo 2.394.918 censados. Si bien se trata de una reducción muy leve, de 4.630 personas (un 0’19 por ciento menos), se puede comprobar que con los datos relativos a 2020, año de la pandemia, comparados con los de 2019, cuando aún no se habían diagnosticado apenas casos, y a falta de lo relativo al mes de enero de 2021, la afirmación de García Page no se cumple en términos de empadronados.

Sin embargo, realizando una comparativa similar entre los censados en Madrid capital y los de las dos ciudades de Castilla-La Mancha más cercanas a la región madrileña, Guadalajara y Toledo, los datos del INE señalan que estas dos capitales de provincia sí registran un ascenso en sus cifras de población, al tiempo que la capital madrileña también lo hace.

En 2019, la capital de España acogió, a 1 de enero, 3.266.126 personas, mientras que en la misma fecha en 2020 el número asciende a 3.334.730 (un 2,1 por ciento más) los que vivían en Madrid ciudad. Por su parte, en Guadalajara, a 1 de enero de 2019 residían 85.871 habitantes, mientras que en la misma fecha en 2020 eran 87.484 residentes (un 1’84 por ciento más). En Toledo, siguiendo las mismas pautas temporales, se registra un ascenso de la población de un 1,28 por ciento.

En la misma línea, incluyendo en la búsqueda la variable de nacimiento en otra comunidad autónoma y la residencia en estas dos mismas ciudades, se obtiene que en 2019 en Guadalajara había 1.266 personas menos que en la misma fecha que en 2020, mientras que en el caso de Toledo, la cifra es de 2.909 personas más en 2020. En base a este hecho, puede afirmarse que ha habido un mayor número de personas nacidas en las dos ciudades de Castilla-La Mancha más cercanas a la Comunidad de Madrid, pero no que estas sean madrileñas.

"Madrileñofobia"

La presidenta de la Comunidad de Madrid, por su parte, contestó este martes a las declaraciones de Emiliano García-Page subrayando que no cree que los 100.000 madrileños que viven en su región sean "apestados" sino que son españoles que viven ahí y le ha recordado que "el movimiento entre provincias es lo normal", dejando de lado la posibilidad de que se tratase, como indicó García Page, de “una especie de fuga sanitaria, de emigración sanitaria".

Asimismo, la mandataria regional se mostraba "sorprendida" de que el presidente vecino hiciera por "tercera vez" a lo largo de la crisis sanitaria "declaraciones del mismo tipo", y recalcó que si se ve la hemeroteca jamás la verán a ella cuestionando o criticando a algún presidente autonómico ni a ninguna comunidad por las estrategias que están poniendo en marcha.

"No lo he hecho en ningún momento porque las autonomías no están para eso pero sí que es cierto que lo del éxodo sanitario, lo del turismo sanitario, cuanto menos a mí me sorprende", repetía la presidenta al tiempo que defendía que la sanidad madrileña cuenta con seis de los diez mejores hospitales del país por lo que no cree que esto suceda.

Por su parte, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, se ha referido a Emiliano García-Page para indicarle que “debería centrarse en los problemas" de su Comunidad y ha añadido que no veía "justas" sus palabras sobre la pandemia en Madrid. El también portavoz del PP ha manifestado que "hay que tener especial cuidado para no enfrentar territorios", asegurando que Madrid "no es el causante de la situación en Castilla-La Mancha", por lo que sus declaraciones no son "justas".

"Debería centrarse en resolver los problemas de Castilla-La Mancha, que estoy seguro que es su principal interés. Le diría que desde las instituciones seamos prudentes, que no nos aboquemos al enfrentamiento", ha explicado Martínez-Almeida, apuntando que "Madrid va en el mismo sentido que el resto de comunidades autónomas" ya que "no hay un solo presidente de Comunidad que tome una medida pensando que perjudica la salud de los ciudadanos".

Similares a estas declaraciones fueron las de la secretaria general del Partido Popular de Castilla-La Mancha, Carolina Agudo, quien poco después de las declaraciones del presidente castellanomanchego acusó a este de llevar a cabo un nuevo ataque de “madrileñofobia” para esconder “su incapacidad de gestión, el descontrol absoluto del virus en Castilla-La Mancha y el afán autoritario que ha demostrado al prohibir a los hosteleros ganarse la vida sin darles una alternativa u ofrecerles las ayudas directas con una cantidad digna”.

Carolina Agudo acusó al presidente regional de "señalar" al sector "cerrándolo por completo, algo que no ha ocurrido en Madrid", y señaló que desde el partido están “seguros de que los hosteleros de la región sienten envidia sana de sus vecinos de la Comunidad de Madrid ya que pueden seguir ganándose la vida con sus negocios abiertos”.

La secretaria general del PP-CLM ha aprovechado para poner el foco sobre la “desidia y el escándalo” que supone que Page mantenga cerrado y casi sin servicio el mayor hospital de Europa, como es el nuevo Hospital de Toledo; todo ello mientras "el vetusto" Virgen de la Salud “se cae a trozos” y el servicio sanitario sale adelante “gracias a la gran profesionalidad y entrega de los profesionales del área sanitaria de Toledo”, que "están demostrando, como hacen siempre, que son el alma de esta región".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios