www.diariocritico.com
     28 de mayo de 2022

Madrid

Las últimas encuestas conceden al PSOE una ligera subida en intención de voto en la capital y Mar Espinar se marca el reto de que un año electoral sea suficiente para remontar el “problema de credibilidad” que arrastran. Defiende su modelo de reequilibrio territorial frente a la “ciudad sin alcalde” de José Luis Martínez-Almeida, pero reconoce que la guerra interna de la izquierda debilita la alternativa progresista. Cuando asumió la portavocía del Grupo Municipal Socialista advirtió de que con ella al mando empezaba “la segunda parte del partido” y 8 meses después cree que su nueva forma de escuchar las demandas de la calle “está funcionando”. Puede que sea su legado, pues ya asume que “lo que cuenta es el proyecto" y "no quien encabece” la candidatura a los próximos comicios.

Una sentencia judicial que ordenaba su disolución, una guerrilla tuitera en su contra y una Rita Maestre momentáneamente triunfal. Son los tres ingredientes del cóctel que envenenó al Grupo Mixto contra Más Madrid la noche del lunes. Empachados de acusaciones de transfuguismo, el martes devolvieron el ataque a sus excompañeros atribuyéndoles dos presuntos delitos de falsedad documental y financiación ilegal. José Manuel Calvo asegura guardar documentación que prueba ambos y anuncia que presentarán la demanda la próxima semana. Callaron dos años "para no perjudicar las opciones de la izquierda" y el alcalde los señala como encubridores. No se reconocen en ese rol. Creen poder convencer a la Justicia de que son los afectados.