www.diariocritico.com

La falta de consenso entre los partidos enfría el debate sobre la reforma de la Constitución

> La discusión sobre si es posible una reforma amplia de la Carta Magna se acentúa en su 38º aniversario

martes 06 de diciembre de 2016, 12:39h
El 38º aniversario de la Constitución Española ha vuelto a convertirse en un debate sobre su reforma. Representantes de los principales partidos políticos han acudido al acto de celebración en el Congreso de los Diputados, donde una de las palabras más repetidas ha sido 'consenso'. O más bien la falta de él. Mariano Rajoy ha asegurado que sólo se podrá iniciar este debate si hay acuerdo previo sobre para qué se quiere cambiar la Carta Magna. La cuestión territorial se ha convertido en uno de los principales puntos de divergencia entre los partidos.
La falta de consenso entre los partidos enfría el debate sobre la reforma de la Constitución
(Foto: Europa Press)

Como viene siendo ya tradicional, los actos del día de la Constitución en el Congreso de los Diputados han servido más para demandar una reforma que para celebrar su nacimiento. 38 años después de la aprobación de la Carta Magna, todos los partidos reconocen la necesidad de introducir modificaciones, aunque el PP se muestra prudente y reacio a llevar la iniciativa.

La jornada de este martes ha mostrado diferencias relevantes respecto al acto del año pasado, y no sólo porque esta vez no haya coincidido con una campaña electoral. Si en 2015 parecía irremediable avanzar hacia una reforma constitucional, ahora que ha comenzado la legislatura, este debate todavía parece lejano.

El mayor punto de prudencia lo ha puesto el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que ha destacado que lo primero es saber para qué se quiere reformar la Carta Magna y cuál debe ser la conclusón de este debate.

"Se puede hablar, pero hay que ser prudentes. No es un asunto para ocurrencias ni para frivolidades", ha expresado Rajoy antes de entrar al Congreso.

Lo que el presidente del Gobierno sí que tiene claro es que hay puntos que no se pueden modificar, pero que también es necesario un acuerdo previo para saber lo que hay que preservar. Entre estos elementos, Rajoy ha mencionado la unidad de España, la igualdad de todos los españoles, la pertenencia a Europa y los pilares de la sanidad o la educación.

Modelo territorial

Sin embargo, este año se ha visto también que la cuestión territorial sigue siendo uno de los principales obstáculos para lograr el consenso entre los partidos. Es un punto en el que cuesta incluso encontrar un concenso claro de forma interna en el caso de, por ejemplo, el PSOE.

En representanción de los socialistas ha acudido al evento el presidente de la gestora, Javier Fernández, que ha reconocido que necesitan consenso y contar con otros actores políticos, aunque ellos estén a favor de plantear ya una reforma constitucional.

Fernández ha rechazado la propuesta del PSC de introducir el concepto de "nación de naciones" para redefinir el encaje de Cataluña. El dirigente ha asegurado que jurídicamente la palabra 'nación' sólo tiene un significado y que no se proponen cambiarlo, aunque "sentimentalmente" haya personas que le den otro sentido a la palabra.

Sin embargo, Fernández sí ha apostado por profundizar en un sistema federal -que, según él, no se diferencia tanto del sistema de autonomías- y adaptar la Constitución a esta realidad, por ejemplo mediante la aclaración de competencias.

Por su parte, Podemos sigue defendiendo el derecho de autodeterminación de cara a una reforma de la Constitución. Así lo ha vuelto han manifestar Pablo Echenique y Carolina Bescansa, que han acudido al acto en representación de su grupo.

El secretario de organización de Podemos ha demandado además un mayor respeto a la Carta Magna por parte de quienes la celebran pero luego "violan diariamente" sus artículos. Pero además, ha señalado la necesidad de modificarla para adaptarla a a nueva sociedad.

Albert Rivera se ha manifestado en la misma línea que Rajoy y se ha adelantado a la petición de Podemos. "No vamos a reformar la Constitución para romperla", ha manifestado el presidente de la formación naranja, que se ha mostrado convencido de la posibilidad de consenso.

El dirigente catalán también ha apuntado que es necesaria una mesa de diálogo que incluya el debate territorial, aunque ha apuntado que el objetivo no debe ser en ningún caso el de contentar a los independentistas.

A la hora de los corrillos, los partidos han reconocido que en los próximos meses se puede empezar, al menos, a dialogar sobre esta reforma que, incluso el PP reconoce que tiene que ir más allá del entendimiento entre ellos, PSOE y Ciudadanos. El diálogo se hará a través de una subcomisión, aunque existen otros mecanismos para forzar un debate y la iniciativa puede partir de los grupos de la oposición. Lo que sí está claro es que el Gobierno no tiene prisa en abrir este debate, aunque Rajoy ha asegurado que escuchará propuestas siempre que sean razonables.

La recepción

La celebración del Día de la Constitución ha vuelto a engalanar el Congreso de los Diputados, donde se ha situado una carpa y una alfombra roja que conectaba la calle con el interior del Palacio. Los dirigentes políticos y los invitados han ido desfilando delante de los medios de comunicación, aunque sólo los líderes se han parado a hacer una declaración. La excepción en el PSOE ha sido el extremeño Guillermo Fernández Vara que antes de que llegara el presidente de la gestora se ha parado ante el micrófono para defender que la reforma constitucional no parta de líneas rojas ni "apriorismos".

Tampoco han hablado los máximos líderes de Unidos Podemos, ya que tanto Pablo Iglesias, como Íñigo Errejón y Alberto Garzón han declinado acudir a los actos en el Congreso, a diferencia del año pasado. Quien sí ha repetido ha sido el ex Jefe del Estado Mayor, Julio Rodríguez, que ha acompañado a Echenique y Bescansa como ya lo hiciera con Iglesias. Los dirigentes de Podemos se han quedado a escuchar el discurso de Ana Pastor, pero apenas han estado unos minutos más antes de marcharse a la zona de despachos.

Si alguien ha protagonizado el momento del cóctel de después han sido los miembros del Gobierno. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha aprovechado para hacer varios corrillos con los periodistas que estaban en el Salón de los Pasos Perdidos, donde ha transcurrido toda la celebración. Incluso el presidente Mariano Rajoy y el ministro Cristóbal Monotoro se han prodigado con la prensa entre bandejas de canapés y copas.

Al acto en la Cámara Baja también han acudido otros invitados políticos, como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y otras caras conocidas como la ex vicepresidenta del Gobierno con el PSOE, Elena Salgado. En total, el Congreso ha albergado a más de 500 invitados, según cifras de la propia Cámara Baja.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.