www.diariocritico.com

Objetivo post-Vistalegre: Podemos fía su futuro al día después de la Asamblea

> La configuración de mayorías convierte la elección del Consejo Ciudadano en elemento clave

jueves 09 de febrero de 2017, 11:00h
Pase lo que pase en la segunda Asamblea Ciudadana de Podemos, el día después será un verdadero reto para el partido. La tensión y el cruce de reproches de la campaña interna complican un post-Vistalegre al que se había relegado la gran mayoría de los acuerdos que no pudieron hacerse antes. La foto final de la Asamblea dependerá especialmente de la configuración del Consejo Ciudadano de Podemos. Pablo Iglesias ha vaticinado que el resultado será "inequívoco", mientras que Íñigo Errejón ha pedido que se eviten las declaraciones que compliquen la previsible diversidad del día después.
Objetivo post-Vistalegre: Podemos fía su futuro al día después de la Asamblea
Ampliar
(Foto: Dani Gago/Podemos)

Últimos días de la campaña interna de Podemos. Este sábado se cierran las votaciones sobre los documentos y los órganos del partido, lo que implica que durante la última jornada de Vistalegre los resultados ya estarán decididos, aunque no será hasta el domingo cuando se den a conocer.

Podemos llega más dividido y tensionado que nunca a su segunda Asamblea Ciudadana, una cita que decidirá el rumbo del partido, pero también el futuro concreto de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. La clave para la formación no estará sólo en el anuncio de los resultados sino también en el día después.

El secretario general de Podemos ha condicionado su continuidad a que ganen, al menos, sus documentos político y organizativo y a que su lista logre salir vencedora. Iglesias ha reconocido que la votación más importante es la del Consejo Ciudadano, el máximo órgano de dirección política cuando no está convocada la Asamblea Ciudadana, es decir, el conjunto de inscritos. Es este órgano el que tiene que nombrar a la ejecutiva del partido, ratificar la dirección del grupo parlamentario y el que concrete las principales líneas de actuación en base a lo documentos elegidos.

El sistema de votación que se ha implementado en este proceso posibilita la inclusión de varias listas en el Consejo, a diferencia del modelo de 'lista plancha' que se utilizó en el primer Vistalegre. Se da por descontado, por tanto, que habrá representación de pablistas, errejonistas y anticapitalistas, ya que cualquier lista que supere el 5% de los votos tendrá como mínimo dos puestos en el órgano.

Al equilibrio entre los puestos electos hay que añadir la presencia de los secretarios generales autonómicos -que son miembros natos- y a la inclusión por primera vez de cuatro representantes de círculos que se eligen de forma separada.

Resultado "inequívoco"

Iglesias ya ha anunciado que consideraría una victoria el sacar un consejero más que los errejonistas. Un empate o un resultado inferior supondría que tendría que cumplir su promesa de dar un paso al lado como líder del partido.

"Una persona que está en minoría no puede liderar el partido. Eso no funciona", ha vuelto a destacar Iglesias este jueves en una entrevista en 'Telecinco'. El secretario general quiere evitar a toda costa el convertirse en un 'secretario florero', como considera que le ocurrió a Pedro Sánchez en el PSOE.

Sin embargo, según sus declaraciones públicas, Iglesias afronta esta Asamblea sin temor, ya que cree que su equipo ganará de forma "inequívoca".

En ese caso, el papel que estaría en cuestión es el del número dos, Íñigo Errejón. El líder de Podemos ya ha asegurado que le gustaría tener una ejecutiva integradora en la que se incluye a gente que piense diferente y que considera que Errejón debería estar en un rol tan relevante como el de ahora.

Iglesias nunca especifica si ese papel será el de secretario político o el de portavoz en el Congreso escudándose en que eso será una decisión del Consejo Ciudadano. Por su parte, el número dos de Podemos sigue repitiendo que es plenamente consciente de que confrontarse con Iglesias puede suponer un cambio en sus cargos.

La apuesta del equipo del número dos es que se de un respaldo mayortirario a su documento político o lograr una representación suficiente en el Consejo Ciudadano para que sus tesis no sean abandonadas. La baza de los errejonistas también pasa por un resultado ajustado, como el que sucedió en la consulta sobre el modelo de votación, para mostrar fuerza y conseguir la legitimidad de las bases a su corriente frente a los futuros planes del entorno de Iglesias.

Salir vivos

Pero Podemos no sólo tendrá que resolver el reparto de cargos en el post-Vistalegre II. Los llamamientos a desdramatizar el proceso de primarias y la seguridad en la fortaleza del proyecto están contrastando estos días con el aumento de tensión y de reproches que están protagonizando la campaña interna.

Desde el equipo pablista se critica a Errejón por plantear una confrontación sin atreverse a presentarse como líder. A su vez, han denunciado una "campaña orquestada" en referencia a las acusaciones directas hacia el entorno de Iglesias hechas con mucha dureza por Luis Alegre o Carlos Fernández Liria.

Las discrepancias también se dan -de manera menos espectacularizada- en el terreno político, al menos en lo que se refiere a las diferente estrategias. Errejón desconfía del proyecto del entorno de Iglesias porque dice que se basa en atrincherar el partido, desaprovechar el momento político y convertirse en una fuerza de protesta minoritaria.

Por su parte, Iglesias ha advertido de forma más o menos velada que la estrategia errejonista sólo conseguiría asemejar Podemos a un partido traidicional, teniendo en mente sobre todo al PSOE.

La actitud de los dos bandos hacia el proyecto ganador y la superación o el estancamiento en los reproches personales será también fundamental para determinar el daño que ha hecho la división en el partido.

En este sentido, Errejón ha hecho un llamamiento a la tranquilidad, sobre todo de cara a las bases del partido. "No estamos discutiendo si seguimos juntos. El lunes seguimos cada uno en su puesto y juntos. Lo que estamos discutiendo es cuáles son las mejores ideas para construir una fuerza política ganadora", ha valorado este jueves desde Sevilla.

Al mismo tiempo, el secretario político de Podemos ha lanzado una advertencia ante la escalada de tensión entre los dirigentes y ha pedido que se eviten las declaraciones que dificulten que al día siguiente puedan seguir trabajando unidos.

El reto que supone este llamamiento era resumido también en las palabras de otro intelectual muy próximo a Podemos, el filósofo Santiago Alba Rico, que escribía un artículo en 'Público' a modo casi de ruego.

"Vamos a llegar divididos y acabar divididos; casi todos, incluso aquellos cuya lista gane, saldremos ceñudos, malhumorados, desilusionados. Eso no tiene remedio y de nada vale engañarse. La única sorpresa que podemos dar, el único éxito ya posible no es que nos abracemos, nos reconciliemos, pactemos: es que no nos matemos", escribía.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios