www.diariocritico.com
Sin divisiones internas: Iglesias ata de cerca a Garzón y otros socios de Unidas Podemos para forzar al PSOE
Ampliar
(Foto: Congreso de los Diputados)

Sin divisiones internas: Iglesias ata de cerca a Garzón y otros socios de Unidas Podemos para forzar al PSOE

jueves 22 de agosto de 2019, 08:08h

Esta vez no permitirá divisiones internas ni opiniones divergentes: Pablo Iglesias ha conseguido el compromiso de Alberto Garzón (IU) y de otros socios de Unidas Podemos como Equo para forzar al PSOE a una única vía de negociación: aceptar un gobierno de coalición.

Iglesias no quiere que, a última hora de una posible negociación, como pasó en julio, sus socios se ofrezcan a apoyar la investidura de Pedro Sánchez a cambio sólo de un acuerdo programático, pero sin la entrada de ministros en el Ejecutivo de la nación. Podemos ha hecho durante el verano un frente cerrado en este sentido y están dispuestos a llevar a los españoles a las urnas en otoño sólo porque no aceptarán en ningún caso las 'lentejas' del PSOE: o gobierno monocolor o nada.

Por eso las propuestas de esta semana estuvieron firmadas por la marca Unidas Podemos, en representación de la coalicón completa, donde Podemos es el claro líder, pero debe contar con Izquierda Unida, Equo, los comunes catalanes y los miembros de Podemos en Galicia, ahora llamados 'Galicia en Común' tras el fallido experiento de las Mareas gallegas.

De hecho, IU y Equo hicieron a sus bases su propia consulta. En el primer caso también querían coalición, pero Garzón no la vio vinculante, y Equo aprobó apoyar al PSOE incluso sin entrada en el Gobierno. Por eso Iglesias se puso manos a la obra y ha conseguido que sus socios de marca electoral se comprometan a no ofrecer disensiones en este aspecto: los socialistas no encontrarán apoyos puntuales en las filas de los 42 diputados de Unidas Podemos. Serán 42 votos a favor o 42 abstenciones, pero siempre a cambio de entrar en el Ejecutivo.

Otras visiones internas

Desde Unidas Podemos se reconoce, con la boca pequeña, que hay otras opiniones, que van desde aceptar menos ministerios o incluso no entrar en un gobierno de coalición sólo para evitar la repetición electoral y un avance -o incluso victoria- del frente del centro-derecha, comandado por PP, Ciudadanos, Vox y UPN, puede que también con el apoyo de Coalición Canaria, Foro Asturias...

Sin embargo en el PSOE no mueven ficha: esta ofensiva común de la izquierda no le da miedo y no se mueven en su posición: tras el 25 de julio se acabó la oferta de los ministerios y sólo ponen sobre la mesa un programa común que apoyar y un Ejecutivo socialista, quizás con la entrada de independientes ajenos al PSOE, como única concesión a los de Pablo Iglesias.

Además, los socialistas no quieren entenderse con los emisarios de Podemos: ni Pablo Echenique, ni el propio Iglesias ni tampoco Ione Belarra satisfacen al PSOE como negociadores, y sin embargo aceptan a Garzón como interlocutor más apropiado.

Por parte de Podemos piensan lo mismo: no están nada contentos con las mediaciones de Carmen Calvo, a quien consideran intratable, soberbia e incluso tergiversadora, como ocurrió con el incidente del famoso documento alterado que salió supuestamente de Vicepresidencia durante las pasadas negociaciones. Reclaman a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, o si acaso a la portavoz parlamentaria Adriana Lastra, como mediadoras más adecuadas.

No es un secreto que en las anteriores negociaciones, Montero y Garzón, ambos andaluces, fueron los que dieron un paso adelante a última hora para intentar lograr un acuerdo, pero ninguno será principal en estas nuevas mediaciones.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.