www.diariocritico.com
Pablo Iglesias, tenso porque su estrategia no le funciona: Podemos no despega en las encuestas y baja o se estanca
Ampliar
(Foto: Podemos Andalucia)

Pablo Iglesias, tenso porque su estrategia no le funciona: Podemos no despega en las encuestas y baja o se estanca

martes 09 de junio de 2020, 08:09h

Algunos en Podemos creyeron que todo estaba ya hecho con entrar en el Gobierno. Tras años de continuos descensos en las urnas, sus 35 escaños actuales en el Congreso permitieron a los de Pablo Iglesias ser decisivos por fin para formar un Ejecutivo de coalición, el primero de nuestra reciente democracia. Sin embargo, nada mejora para los morados: las encuestas de los últimos meses no les permiten despegar.

Desde 2015 no han hecho sino bajar. Desde sus 69 diputados de finales de ese año en solitario (pero sumando a sus confluencias regionales) a los 71 conseguidos con IU en la repetición electoral de 2016 no hubo daños. Pero desde entonces todo ha sido una caída libre. En las generales de abril de 2019 obtuvieron 42 y en las de noviembre 35, tras escindirse el ala moderada y 'errejonista' del partido.

Actualmente, las encuestas, tanto las del CIS como los sondeos de institutos privados, no dejan un mejor panorama para los de Iglesias. Se sabía que habría un pequeño abandono o castigo por formar parte del Gobierno y adherirse a políticas y decisiones más moderadas y con sentido de Estado, alejadas ya de posiciones más radicales que desde al oposición se podían defender. Pero también se creyó que ocupar una vicepresidencia y hasta 4 ministerios más servirían para catapultar del todo a este joven partido que comenzó en 2014 su andadura.

Los cálculos no salen y la tensión se nota a la hora de enfrentarse a sus adversarios ideológicos, como PP y Vox. A Iglesias, eso sí, le van bien las cosas en lo referente a intereses particulares: renovó sin problemas recientemente y sin ruido alguno su liderazgo en Podemos, colocando a todos sus afines y sin problemas de divergentes. Se fue Errejón y se fueron los anticapitalistas, así que no tiene oposición interna y no debe favores ni gestos a nadie. También está satisfecho con su cargo de vicepresidente segundo en el área de los derechos sociales, y sin duda ha colmado, si no todas, sí gran parte de sus aspiraciones y ambiciones políticas.

Pero el futuro está en entredicho. Sólo tiene asegurados, si es que finaliza la legislatura, los próximos 3 años y medio, pero si Podemos, en su coalicón con IU y Equo, no consigue retener una parte importante de esos 35 escaños del Congreso, difícilmente será determinante para futuros pactos de gobierno. En el PSOE, no lo dicen ya abiertamente, están deseosos de volver a tiempos pasados, en los que gobernaban sin rendir cuentas a nadie salvo a nivel parlamentario ante la oposición, pero sin socios de gabinete. Eso se notará tras el próximo paso por las urnas, que podría ser antes de tiempo: corresponde a finales de 2023.

Pocos creen en las encuestas del CIS, controlado por el PSOE, pero si en algo aciertan esos cálculos, los socialistas salen de momento indemnes de la crisis sanitaria y podrían repetir o incluso mejorar sus cifras electorales, con lo que su preocupación vuelve a ser el PP y ver si suma con Vox, partido que, por cierto, también ve como Podemos bajar sus expectativas. Los extremos a izquierda y derecha van perdiendo fuelle.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios